Etiquetado: paganismo

La Cuarta Rama del Gobierno es la Gente (=el pueblo).

NOTA: Esto se puede aplicar tanto a EEUU, como a España, como a cualquier otra ´Corporacion democrática´ es decir, estados, gobernados de forma ´democrática´ a traves de una constitucion, que indica la soberania del pueblo, el cual es sustituido por las personas, ciudadanos o ciudadanía, que son ficciones legales; el Estado solo tiene jurisdicción sobre las ficciones legales, pero nunca sobre el hombre. En españa viene en la propia constitución, el artículo 10.1 y el 23.

Lo que no te dijeron en la escuela:


En la escuela se le enseñó que el Gobierno tiene tres ramas, el Poder Legislativo, el Poder Ejecutivo y el Poder Judicial. El Poder Legislativo es el Congreso y hacen las leyes. El Poder Ejecutivo es el Presidente, que dirige el negocio diario del gobierno. El Poder Judicial son los Tribunales que interpretan la ley y determinan que las leyes son constitucionales. Estas son las tres ramas de gobierno que se le enseñaron en las escuelas controladas por el gobierno. Pero hay una cuarta rama del gobierno, y esa es la gente (=el pueblo).


Algunos argumentarían que el Pueblo no es una rama del Gobierno. Argumentarían que tenemos un gobierno que es del pueblo, del pueblo y del pueblo. Argumentarían que a través de la votación el Gobierno representa al Pueblo y que el Gobierno es el Pueblo. En teoría, y en un mundo ideal, esto sería cierto. Y en su mayor parte es cierto. Pero hay tiempo en que el Gobierno no representa al Pueblo y que los intereses del Gobierno no son los intereses del Pueblo. Hay momentos en que el Pueblo tiene que afirmar su voluntad directamente y derrocar al Gobierno y afirmar la supremacía de la voluntad del Pueblo sobre la voluntad del Gobierno.

El Gobierno existe para el único propósito de servir al pueblo, no para gobernar al pueblo

 

La supremacía del Pueblo se conserva a través de todos los documentos y documentos utilizados en la formación del Gobierno por el Pueblo. El preámbulo de la Constitución de los Estados Unidos dice: “Nosotros el pueblo de los Estados Unidos, para formar una unión más perfecta, establecer la justicia, asegurar la tranquilidad doméstica, proveer la defensa común, promover el bienestar general y asegurar las bendiciones de Libertad para nosotros y nuestra posteridad, ordenamos y establecemos esta Constitución para los Estados Unidos de América”. Claramente la Constitución fue creada para formar un gobierno cuyo único propósito era servir al Pueblo y para ningún otro propósito. Los padres fundadores se esforzaron por asegurar, a través de la separación de poderes y el equilibrio de poder, que ninguna rama del gobierno llegaría a dominar y convertirse en una fuerza que gobierna al Pueblo en lugar de servir al Pueblo.

La Historia de la Democracia:

América era originalmente una colonia de Inglaterra, que era una monarquía controlada por el rey. Aunque Inglaterra es todavía una monarquía técnicamente, la reina es poco más que una atracción turística y sirve meramente para alimentar a la industria de la prensa sensacionalista. Pero hace 250 años el rey era muy poderoso y Estados Unidos estaba asentado por gente que trataba de poner distancia entre ellos y el rey y su iglesia de Inglaterra. América fue establecida por personas que buscaban libertad y libertad. Nos convertimos en un Pueblo y nos molestaba ser subordinado al Gobierno y al Rey y soñábamos con una América donde el Pueblo fuera el Rey.

El 4 de julio de 1776, el Segundo Congreso Continental, en representación de los 13 estados, emitió por unanimidad la Declaración de Independencia. Este documento era el aviso oficial dado al rey de Inglaterra que los 13 estados se separaban de la corona para formar un gobierno del pueblo. La Declaración de Independencia es un documento importante y en muchos aspectos es tan importante como la Constitución. La Constitución es el documento que establece un gobierno del Pueblo por el Pueblo, y para el Pueblo. La Declaración de Independencia es el documento que establece la supremacía del Pueblo sobre el Gobierno y establece el Derecho y el Deber del Pueblo de “deshacerse de tal Gobierno y proporcionar nuevas Guardias para su futura Seguridad”.

La Declaración de Independencia establece la supremacía del pueblo y el derecho y el deber de defender los derechos del pueblo sobre las leyes del Gobierno.

Nuestra Constitución prevé tantas protecciones como sea posible para asegurar que el Gobierno esté subordinado al Pueblo y sólo existe con el propósito de servir al Pueblo. Sin embargo, si estas protecciones fallan, corresponde al pueblo levantarse contra el Gobierno y poner al Gobierno de nuevo en su lugar. En esta capacidad, el Pueblo actúa como la cuarta rama del gobierno para tomar el control y anular sus decisiones que violan los Derechos Fundamentales del Pueblo a la Vida, la Libertad y la Búsqueda de la Felicidad.

¿Con qué medios el pueblo ejerce su autoridad sobre el gobierno? Eso depende de la resistencia del Gobierno a cumplir con la voluntad del pueblo. En el caso de la Declaración de Independencia, significaba declarar la guerra al Gobierno y derrocarlas. Éste es obviamente un último recurso después de tomar otras medidas menos ásperas. Pero claramente el derecho y el deber de derrocar al gobierno para restaurar a los Estados Unidos como un gobierno para servir al pueblo está claramente establecido en precedentes históricos.

El pueblo ejerce sus poderes:

Hay varios ejemplos en los que el Pueblo se ha levantado contra el Gobierno para restablecer la supremacía de la Voluntad del Pueblo sobre los intereses del Gobierno. El acontecimiento más memorable de la historia reciente es la guerra de Vietnam. El Gobierno nos involucró en una guerra inútil y se quedó allí. Fue una guerra claramente errónea, el pueblo no apoyó la guerra y el gobierno se negó a servir a los intereses del pueblo y se dejó controlar por los intereses de quienes se beneficiaban de la guerra. En la justicia, había un factor de orgullo nacional también. América no estaba lista para admitir que estábamos equivocados y para ocultar la verdad del Pueblo. Era un tiempo en que el Gobierno servía sus propios intereses y los intereses de las personas que ponían sus ganancias personales por delante del bien del pueblo.

En este caso, el pueblo se levantó contra el Gobierno y luchamos contra ellos. Protestamos, nos revoltamos, rompimos las leyes y forzamos al Gobierno a ser subordinado al pueblo ya salir de Vietnam. Ponemos al Gobierno de nuevo en su lugar para servirnos, y no para gobernarnos. Hemos dejado que el Gobierno sepa que no pueden ordenarnos en la batalla para morir contra nuestra voluntad de luchar una guerra que no servía a ningún propósito público.

 Cuando el Gobierno viola la Constitución, es deber del pueblo levantarse contra el Gobierno para que el Gobierno cumpla con la Constitución.

A nivel local, aquí en Springfield, Missouri, el Ayuntamiento decidió tomar la granja de una familia de agricultores, que tenía una granja lechera bien administrada, con el propósito de construir un parque industrial. La ubicación del parque fue elegido para estar dentro de los límites de la ciudad para que las escuelas de Springfield recibieran los impuestos en lugar de las escuelas de Strafford. Legalmente, la Ciudad tenía los poderes del Dominio Eminente para tomar la tierra. No había ningún procedimiento para detener a la Ciudad de dirigir a los agricultores de esta granja familiar de 100 años de antigüedad. Pero el Pueblo se levantó contra el Ayuntamiento y, a través de la fuerza de cizalla de voluntad, el Pueblo dejó que el Ayuntamiento de Springfield Missouri supiera que el Pueblo, actuando como la cuarta rama del Gobierno, iba a impedir que sucediera.


Poderes y Responsabilidades del Pueblo.

Mantener el Gobierno es como mantener el césped. Aunque las plantas en su patio trasero le traen alegría en su mayor parte, tienen que ser desmalezado y podado para mantenerlos creciendo de la manera que desee. Tratamos de hacer que el Gobierno se auto-poda y se deshierbe a sí mismo, pero el Gobierno no es perfecto y Nosotros, el Pueblo, tenemos tanto el Poder como la Responsabilidad de mantener nuestro gobierno de una manera que mejor sirva al Pueblo en la búsqueda de la Vida, Libertad y Felicidad.

El primer deber de un ciudadano es involucrarse personalmente en el gobierno. Esto significa que la votación es un requisito. Y no sólo votar, sino que va a la molestia de entender los problemas y tomar una decisión bien fundamentada. Conseguir buenas personas en el cargo es el primer paso para proteger los derechos del pueblo. Yo diría que no votar es un pecado contra la Constitución. Si tuviera mi manera, haría una ley que cada votante tenga un recibo para votar y que obtendrá $ 10 de sus impuestos por cada elección que tenga un recibo.

 

No votar es un pecado contra la Constitución

 

Los ciudadanos también tienen el deber de luchar y denunciar la corrupción pública. Esto incluye el deber de asegurar que las instituciones gubernamentales que controlan la corrupción realmente hagan algo cuando se denuncie la corrupción. La corrupción del gobierno no puede ser aceptada porque si usted les deja escapar con ella, entonces se convierte en un patrón y el encubrimiento se convierte en la norma. Cuando el gobierno viola la ley, entonces no hay ley.

El Imperativo de la Integridad Judicial:

En el famoso caso de la Corte Suprema de Elkins Et Al. V. United States, 364 US 206, 80 S. Ct. 1437, 4 L. Ed. 2d 1669 el tribunal al hablar sobre el imperativo de la integridad judicial declaró: “En un gobierno de leyes”, dijo el señor Brandeis, “la existencia del gobierno estará en peligro si no cumple escrupulosamente la ley. , El omnipresente maestro, para bien o para mal, enseña a todo el pueblo con su ejemplo: el delito es contagioso, si el gobierno se convierte en delincuente, engendra desprecio a la ley, invita a cada hombre a convertirse en ley para sí mismo, invita anarquía.”

Aunque estoy de acuerdo con la justicia Brandeis en su mayor parte, no estoy seguro de que el término “invita a la anarquía” es la descripción más precisa de lo que invita la corrupción judicial. Cuando se mira al Pueblo como la cuarta rama del gobierno, entonces es más exacto decir que la corrupción judicial invoca la responsabilidad del Pueblo de tomar las medidas necesarias para poner al Poder Judicial en conformidad con la Ley.

El Sistema Judicial de los Estados Unidos es poco más que un crimen organizado para que los Abogados usen el Poder del Gobierno para oprimir y robar al Pueblo. (y en Espana, tambien).

 

Los Cheques y Balanzas en la Constitución contemplan tres ramas del gobierno con la capacidad de cualquier rama para tener el poder de asegurar que las otras ramas cumplan con la ley y que el Gobierno sirve al Pueblo. Desafortunadamente, el Poder Judicial del Gobierno ha optado por el sistema de cheques y saldos para ser auto-regulador. Esto claramente no está funcionando. Aunque mantiene la independencia del Poder Judicial, también pone a los abogados y jueces por encima de la ley. O los tribunales ya no son nuestros tribunales. Los jueces y los abogados son poco más que una familia de delincuencia organizada que ha invadido nuestros tribunales e imitar a los jueces y crear la mera ilusión de un sistema de justicia que es completamente nulo de todas las formas de integridad judicial.

El cumplimiento de las Normas Judiciales sobre los jueces es imposible bajo nuestro sistema actual. Aunque tienen sus reglas, tienen la capacidad de romper sus propias reglas y no están sujetas a la aplicación. ¿Cómo puede llevar a los jueces a los tribunales cuando los jueces controlan los tribunales? Los jueces saben que pueden salirse con la suya y por lo tanto lo hacen. Y su deshonestidad es contagiosa y el Gobierno ha sido el maestro del Pueblo y ha afectado y socavado la integridad básica de las Personas en la Sociedad. La gente sigue por ejemplo, y un sistema judicial criminal ha llevado a la conducta criminal en el pueblo.

La autorregulación del sistema judicial viola el sistema de cheques y saldos de la Constitución

 

El Poder Judicial ha robado la capacidad de estar seguro dentro de un matrimonio y una familia en América. Nuestros tribunales de divorcio son guaridas de ladrones donde los abogados saquean familias bajo la autoridad de los Tribunales y del Gobierno. Los abogados persiguen a las familias como depredadores en busca de una oportunidad para moverse y destruir las vidas de la gente con fines de lucro y usar la autoridad del Gobierno para robar al pueblo y hacer que renuncien a sus bienes a los abogados para proteger a sus hijos del gobierno .

Estos abusos del Poder Judicial son tan serios que llegan al nivel de Traición a la Constitución e invocan el deber de todo ciudadano de hacer lo que sea necesario para librar a nuestro gobierno de esta fuerza que ha invadido nuestro Sistema Judicial para librarnos De este enemigo desde adentro y restaurar el Estado de Derecho a nuestros tribunales que están aquí para servir al Pueblo y no al interés personal del Bar o del Gobierno.

Fuente: http://www.perkel.com/politics/issues/fourth.htm

Anuncios

El Camino de la Bruja V. Danzando con Ishtar.

image

Hace poco organicé una despedida de soltera pagana. No sé si se han hecho más, no tengo noticia de ello, así que cuando la novia, H, (una de mis mejores amigas desde hace muchos años y pagana también) me lo pidió dudé por unos momentos. No me gustan las despedidas de solteros, ni masculinas ni femeninas. Es una opinión personal, claro.
Pero H me explicó que no quería nada de lo habitual, no quería una gran juerga con alcohol, ni temática sexual, ni streapper, ni nada de lo que se suele hacer. Por eso me lo pedía a mí. Quería una despedida que significara algo, un rito de paso, algo espiritual que le preparase para el gran paso que iba a dar.   Emocionada, dije que sí.

Y me puse a prepararla. Hablé con mi amiga, para que fuera exactamente lo que ella quería y acordamos que sería una celebración del amor. No se despedía de la soltería, de la libertad, de un tipo de vida que se acaba… En estos tiempos ya no tiene sentido. Convivimos (la mayoría) con nuestras parejas durante un tiempo antes del matrimonio y muchos ya ni siquiera se casan. Ya vivimos como matrimonios, nuestra vida no cambia, por lo que no nos despedimos de nada. El matrimonio es una confirmación de esa vida, un sello de ratificación para quién lo desee. Así que llegamos a la conclusión de que la ceremonia giraría en torno a la celebración del encuentro del Amor. Se despedía, sí, pero de la soledad, de caminar sola, de ser una frente a todo. Celebraba que había encontrado a su compañero, que seguiría caminando su propia vida, independiente y única, pero compartiéndola con otra persona que caminaría a su lado, de su mano, siendo su apoyo, su confidente, su cómplice, su amante y su amigo.

Tardé un tiempo en organizar mis ideas. En el grupo de mujeres, y un hombre, que nos acompañaría, el número de no paganas era mayoría. De 9, sólo tres seguimos el camino de la Diosa. Tenía que hacer algo que ellas comprendieran para poder integrarse en la ceremonia, y como a casi todos nos gustan las historias, decidí hacer exactamente eso. Contarles una historia. Y bailar. Nada te hace conectar contigo misma y con la energía femenina tanto como bailar.

Alquilamos una casa rural para el fin de semana (preciosa, Navalespino, Santa María de la Alameda, muy cerquita del Escorial) y para allá nos fuimos las 9, más Camila, la perra más entrañable del mundo. Los primeros momentos las fui observando, la mayoría me conocían de antes, otras no. Pero todas me miraban con expectación. Sabían que harían algo nuevo, que lo que iban a vivir no lo habían vivido antes y esas experiencias vendrían de mi mano, creo que me miraban como a algo nuevo, aunque fuese la de siempre. Yo también estaba algo nerviosa, dirigir un ritual conlleva bastante responsabilidad cuando se hace con otros paganos, así que en este entorno era aún más complicado. Por supuesto tenía dudas: ¿Sería capaz de integrarlas en la ceremonia? ¿Comprenderían la trascendencia del momento? Todo iba a ser muy sencillo y nada elaborado, aunque ¿Y si no había acertado con lo que tenía preparado? Pero ya era tarde para pensarlo más, dejé las dudas a un lado y me lancé.

Hay muchas mitologías en el mundo, muchos mitos relacionados con la Diosa y el Amor, pero fue Ishtar quien vino a mí y, aunque no es una diosa del matrimonio, me pidió que contara su historia.  Ishtar es la Diosa mesopotámica del Amor, la Guerra, la Vida y la Fertilidad entre otros atributos, y tenía una hermana, Ereskigal, Diosa del Inframundo y la Muerte. Cuando Tammuz, esposo de Ishtar, muere, ella va en su busca para arrebatarle a su hermana sus poderes sobre la Vida y la Muerte y devolverle la vida, pero cuando llena de orgullo pretende entrar en el Inframundo descubre que allí no puede llevar nada del mundo superior, por lo que debe desnudarse. Ishtar debe atravesar 7 puertas para llegar hasta su Amor, por lo que se va deshaciendo de sus joyas y ropajes, dejando una prenda en cada una de ellas. Finalmente consiguió llegar hasta Ereskigal, pero despojada de todos sus poderes y atributos, de toda su majestad y divinidad, por lo que su hermana la mata. Pero sin ella, la tierra languidece, y los Dioses crean a un ser capaz de entrar y salir del reino de la oscuridad a su antojo, que baja a rescatarla y consigue llevarla a la vida de nuevo, a la luz, reunida con su esposo.

Primero les conté la historia, y después les expliqué la metáfora que se esconde tras el cuento y el por qué de recordarlo en una despedida. Todas tenemos una parte de nosotras mismas que guardamos en nuestro interior. La Sombra, todo aquello que no nos gusta, nuestros rasgos menos “luminosos”, defectos, secretos, experiencias que queremos olvidar, pensamientos que nos avergüenzan y que mantenemos escondidos de los demás, y de nosotras mismas. Pero tan parte nuestra como todo lo que nos agrada y mostramos de frente. Somos quienes somos debido a la unión de ambas partes. Ishtar y su hermana Ereskigal son dos caras de la misma Diosa, una luminosa y creadora y otra oscura y aterradora. Pero ambas la misma mujer.

Tammuz es la parte masculina que todas tenemos, arrebatada por la Sombra ya que siempre se nos ha dicho que los rasgos que representa no son propios de la mujer. La valentía, el coraje, la independencia, la fortaleza, la sed de conocimiento, la seguridad en uno mismo… Son  rasgos que la Sombra considera varoniles y los mantiene escondidos. Históricamente a la mujer se le ha educado para ser dulce, sensible, frágil, amorosa y dependiente, y cualquier rasgo de rebeldía ha sido duramente censurado y la mujer que presentaba estos rasgos acusada de hombruna o marimacho. Pero todas sabemos que la mujeres no somos frágiles, no somos dependientes por naturaleza. De hecho las mujeres somos seres muy fuertes, muy valientes e inquisitivas. Interesadas en el conocimiento y el saber. Por eso Ishtar, para estar completa, debe recuperar estos aspectos de la personalidad enfrentándose a su hermana, su  Sombra. Recuperando su totalidad conociendo y aceptando su oscuridad como algo inherente a ella, solo de esa forma puede la mujer compartir su vida con otra persona, conociéndose totalmente para ofrecer al otro todas sus partes, unidas.

Pero para conocernos realmente a nosotras mismas, debemos hacerlo despojadas de las mascaras con las que nos cubrimos para ocultar la verdad. Desnudas. Por eso Ishtar, para entrar en el Inframundo (su propio mundo interior) debe desnudarse. Las mascaras no sirven de nada allí ya que nos enfrentamos a nuestro verdadero yo, a quien ha creado esas mascaras y sabe que son falsas, y lo más importante, sabe lo que realmente se esconde debajo. Y ese ser capaz de moverse entre los mundos, entre la luz y la oscuridad, es la mujer nueva y completa que resulta de unir todas las partes que nos conforman.

Dicen que esta leyenda es el origen de la famosa Danza de los 7 Velos, así que tras contarles esta historia donde les guié a su interior, pedí ayuda a V. que tiene conocimientos de Danza del Vientre, y aunque no es exactamente lo mismo, puse a las chicas a bailar envueltas en la esencia de Ishtar. Les hice conectar con sus caderas, con la sensualidad de los movimientos de su cuerpo, las hice cerrar los ojos y dejarse llevar por la música. Envueltas en largas faldas y pañuelos anudados a las caderas, giramos por la sala moviéndonos al son que nos marcaban nuestros propios ritmos internos. La atmosfera se fue cargando de la energía creada entre todas, y poco a poco el baile fue incrementando el ritmo y la intensidad, por lo que evolucionó de danzas orientales a ritmos celtas, que provocaron las risas, la euforia y la alegría. Incluso en uno de los giros, al volverme, descubrí a Camila de pié sobre sus patas traseras, con las delanteras en las manos de su dueño, J, bailando y girando como una más de nosotras. Me reí alto y fuerte. Feliz. Nos reímos todas.

Después tuvo lugar el corazón del ritual, que mantengo en secreto entre H y yo, ya que fue algo muy íntimo y muy profundo, transformador. Y creo que le pertenece solo a ella. Un instante en el que comprendió cómo y por qué había llegado a ese momento siendo quién era, y lo que había aprendido en el camino.

Las chicas, mientras, fueron tejiendo el cordón nupcial con el que yo misma ataría las manos de los novios, ya que también oficié el matrimonio. Y al día siguiente, realizamos otra ceremonia donde, entre todas, cosimos al cordón amuletos, colgantes y pequeños objetos personales que para cada una de nosotras simbolizaban el Amor, y fuimos explicando la historia de esos objetos, su significado y su importancia. También le explicamos a H que se los regalábamos porque queríamos que todo ese Amor formara parte de su vida.  Entre lágrimas de emoción, finalizamos con una ronda de cartas del Oráculo de las Diosas, que nos provocó aún más lágrimas de emoción, tristeza, reconocimiento, confirmación… y un sentimiento de unidad que aún perdura.

Eva Hyedra López
Hyedra de Trivia

El camino de la bruja IV. Un poco de magia

Phonto-tmp

-Por Hyedra de Trivia (Eva Hyedra López)

Llego tarde al Sabat. Lo reconozco, soy una bruja impuntual, y cuando llego, mis compañeros ya me están esperando. Afortunadamente ésta vez podemos celebrar el ritual al aire libre, junto a un río, en un pequeño claro del bosque.

La oscuridad es total, justo como debe ser ya que hoy vamos a celebrar un ceremonia de destierro. Es Luna Oscura, el momento anterior a la Luna nueva y el bosque es un conjunto de sombras, pero no tengo miedo. ¿Cómo voy a tenerlo? Es a mí y a otras como yo a quienes se ha temido siempre. Somos nosotras quienes habitamos la oscuridad del bosque. Somos las brujas quienes conocemos los secretos de la Oscuridad. En realidad nunca hubo nada que temer, fueron la ignorancia y los prejuicios los que convirtieron el bosque, la noche y la oscuridad en algo maligno, algo poblado por monstruos, peligros y brujas. Las brujas no son peligrosas, nunca he visto monstruos, y el único miedo que he sentido en los bosques, ha venido de la mano de otras personas.

Antes de comenzar a prepararlo todo cierro los ojos y respiro. Huele a tierra húmeda, a brotes frescos, al perfume de flores nocturnas. El aroma de la noche me envuelve y penetra en mí, me trae el recuerdo de otros bosques, otros ríos, otras magias… fundiéndose con los de esta noche.  Respiro y escucho, oigo el fluir del agua del río, algunos sonidos de ramas mecidas por el viento y pisadas de algún animal nocturno.  Respiro y me siento parte de todo ello, un habitante más del bosque formando parte de un conjunto natural e indisoluble.

Ahora abro los ojos y elevo la mirada, volviendo mi atención hacia arriba. Hacia el cielo cuajado de estrellas, sin luna, hermoso y familiar. Lo he mirado tantas veces… Y recuerdo el lugar que ocupa la Tierra en éste cielo. Tan sólo uno más de los incontables planetas, estrellas y demás objetos cósmicos. Algo tan pequeño… tan perdido en la inmensidad… Pero tan importante a la vez…. Porque nosotros, los seres humanos, vivimos en él. Nosotros estamos aquí. Todas y cada una de las personas que pueblan el globo. Tan pequeñas y perdidas entre millones, tan importantes y únicas sólo por existir…

Mi atención vuelve al bosque, aún conectada a la Tierra bajo mis pies, y al universo sobre mi cabeza. Estoy centrada, entre la tierra y el cosmos. Uniéndolos en mí. Compuesta por los mismos elementos que la tierra y el cielo, parte de ello, pero única como ser.

Es momento de comenzar. Entre todos creamos un altar sobre la tierra y lo cubrimos con velas que darán luz y vida a nuestros propósitos, incienso que elevará nuestras peticiones y nos traerá el recuerdo de otras épocas y lugares, el pentáculo que simboliza el ciclo sin principio ni fin, los cincos elementos que lo componen todo y  otras herramientas de brujas de las que ya os hablaré mas adelante.

Cuando todo está en su lugar, uno de nosotros comienza el ritual creando un círculo alrededor.  Yo me vuelvo hacia el Oeste, como casi siempre, me toca invocar al elemento agua. Para ello imagino un lago tranquilo y sereno bajo cuya superficie duermen secretos, emociones ocultas, sentimientos negados… a continuación una playa a la que llegan calladas olas que recogen lo que deposito en la orilla y se lo llevan, dejándola limpia y nueva. Visualizo ríos que lavan las riveras, glaciares antiguos y pozas de aguas termales, cálidas y sulfurosas.  Invoco al agua para que ésta noche seamos capaces de bucear en nuestras emociones más profundas e identificar cuales son las que nos perjudican, qué barreras mentales nos ponemos a nosotros mismos y nos impiden avanzar. Qué lastres arrastramos y nos mantienen estáticos, tristes, incapaces de vivir hacia adelante.

Una vez mis compañeros han invocado al Este-Aire, Sur-Fuego y Norte-Tierra,  invocamos a la Diosa, ésta vez en su aspecto oscuro, Bruja Sabia que ésta noche nos ayudará a limpiar de nuestra vida todo lo que ya no necesitamos, lo que nos hiere o bloquea el camino. Nos enseñará a dejar ir todo aquello que nos perjudica pero a lo que nos aferramos desesperadamente. Nos enseñará a dejar marchar, a hacer espacio para todo lo que debe venir. También invocamos al Dios, Señor salvaje de la Naturaleza, para que nos ayude con su fuerza y su empuje. Porque dejar marchar cosas, pensamientos, acciones, personas… a veces requiere mucha fuerza y voluntad.

Los invocamos para despertarlos en nuestro interior, ya que nuestros Dioses no habitan un espacio lejano desde el cual nos observan. No. Los Dioses de las brujas viven en nuestro interior, en la Tierra, en el Universo. Ellos mismos son creación y creadores. Y cada ser humano posee una chispa divina. Cada uno de nosotros lleva parte de su espíritu en nuestro interior. Por eso en los rituales nos conectamos con todo y nos volvemos hacia nosotros mismos para honrar a nuestros Dioses.

El fuego arde dentro de un gran caldero en el centro del círculo y  giramos a su alrededor mientras uno de nosotros crea un ritmo constante con el tambor. Miramos las llamas, purificadoras y vivas, que convertirán en ceniza que se llevará el viento todo lo que nos atormenta. Cada uno lleva en las manos una cestita llena de papeles doblados, en los que hemos escrito lo que queremos desterrar. Miedos, inseguridad, dependencia emocional, culpabilidad, pesimismo, pobreza, furia, ira… Según giramos vamos arrojando los papeles al fuego mientras pronunciamos en voz alta el nombre de aquello de lo que nos estamos liberando. Al nombrarlo lo hacemos real, lo reconocemos y nos hacemos conscientes de ello. También lo compartimos con los demás. Lo vemos arder sintiendo cómo nos abandona, visualizando como es nuestra vida sin ello y nos comprometemos a actuar en consecuencia evitando que vuelva. Hay objetivos de todo tipo: dejar de fumar, tener fuerza para alejar a una persona perjudicial, vencer la desesperación de no encontrar un trabajo, dejar de pensar que todo saldrá mal…

Cada vez giramos más y más rápido y cada uno grita sus palabras más alto, quemamos ruda, romero, angélica y otras hierbas que dan fuerza a nuestros propósitos arrojando puñados que las llamas engullen. Y giramos, hasta que en un momento dado el tambor calla, nosotros callamos y dejamos de girar agotados. Hemos entregado a las llamas regenerativas del caldero lo que nos bloquea y ahora agotados y vacíos compartimos comida, bebida, palabras y confesiones.

Muchas veces bromeamos diciendo que, en realidad, los rituales y ceremonias son sólo la excusa para la comida de después, porque a las brujas les gustan los banquetes. Mucho. Cada una lleva algo preparado por ella misma (cuando el tiempo y la economía lo permite), y son alimentos de temporada, naturales, para recordar que la Madre Tierra nos nutre. Mientras comemos compartimos nuestra vida, qué sentimos, cómo nos van las cosas, cuales son nuestros miedos y esperanzas. Creamos unos lazos de confianza y compañerismo muy intensos. A veces lloramos, y nunca oiréis a una bruja decir: no llores… Al contrario, una bruja te dirá: Venga, llora. Porque las lágrimas limpian y curan. Las de alegría, las de tristeza, las de emoción… todas te sanan por dentro.

Cuando terminamos y recogemos, regresamos a casa. A nuestras vidas cotidianas en las que somos estudiantes, bailarines, maestros, abogados, empresarios, teleoperadores, pasteleros, madres, padres, hijos, parejas… Personas reales que caminamos y vivimos a vuestro alrededor, más cerca de lo que pensáis. Pero regresamos a casa sabiendo que trabajamos para ser personas mejores y para tener vidas mejores.

De camino a casa miro al cielo, oscuro hoy. Pero mañana la Luna será nueva, veremos apenas una pequeña parte de ella, pero será un nuevo comienzo. Las mareas lunares traerán un tiempo de inicios, de llegadas, de cosas que empiezan. Porque vivimos en un ciclo eterno, la Rueda nunca deja de girar y se que he elegido vivir mi vida con optimismo, al ser consciente de lo que me perjudica tomo fuerzas para cambiarlo y continuar hacia adelante. Esa es la verdadera magia. Ese es el secreto de las brujas, encontrar la fuerza  dentro de ti para cambiar tu vida.

Porque la magia nunca ha estado en otro sitio.