Etiquetado: desarrollo sostenible

LA ECOIGNORANCIA URBANA Y LOS ECOPOLÍTICOS RURALES

La Ecoignorancia urbana y los Ecopoliticos rurales

-“Hoy en defensa de los ganaderos y ganaderas de esta comarca dejo estas críticas y reflexiones, ya que es una vergüenza que cada vez que algún ganadero pretenda mover una piedra para  trabajar mejor, salga el ecologista de turno y , para remate,  el alcalde les apoye”.
-Artículo de opinión de ECG

 

 

la roble

 

“ Qué bonitos son los pueblos cántabros, ¿verdad?  ¿A quién  no le gusta  salir los viernes para ir o viajar a algún rincón rural de Cantabria?.     Qué bonito es el Valle de Liébana,  ¿verdad?,  seguramente de las mayores bellezas paisajísticas de Europa. A quién no le gusta  escaparse los fines de semana a algún pueblo lebaniego, donde sus aldeanos, siempre tan hospitalarios y, con la sencillez e inteligencia propia que les caracteriza, te hacen sentir como en casa. Con esas verdes praderías limpias, segadas, esas tierras aradas, sus huertas sembradas de frescas hortalizas, vacas y corderos paciendo….

 En esto, seguramente, estaremos todos de acuerdo, ¿no? Ya que es indiscutible…. Pero, os invito a que hagamos una reflexión, entre todos, un poco  más profunda del medio rural, ya que no todo es tan romántico ni bucólico!          Os habéis parado a pensar, ¿quién hace posible esto?  ¿Quién sostiene estos medios y permite que se conserve este entorno, paisaje, cultura, tradiciones, gastronomía,…  y este modo de vida que a todos tanto nos gusta disfrutar?   

Como la moneda, todo tiene dos caras,  y hoy  me gustaría hablar de la que no se ve,  la cara oculta de la moneda, la que sólo los aldeanos  conocen y sufren  a diario y, como parte de la idiosincrasia lebaniega, lo hacen casi sin quejarse, en silencio y con amarga resignación…. “

 

Paradójicamente, en septiembre,  inicié con estos mismos párrafos y frases  un artículo pro-defensa de los derechos de dos niños lebaniegos; hoy y, tan solo tres meses después,  casi podría plagiar el artículo completo para defender los derechos de los ganaderos y ganaderas de Liébana, tan menospreciados socialmente dentro de su propia comunidad y, a su vez, tan valiosos para la misma, pues conforman su columna vertebral.

No olvidemos que en primera, segunda o, a la sumo, en tercera generación TODOS descendemos del campo y de la tierra y, las raíces son imprescindibles para nutrir el árbol genealógico al que pertenecemos cada uno de nosotros pues, sin raíces no somos nadie.

Con este preámbulo os invito a hacer una reflexión sobre el ecologismo y la ganadería, algo que parecen antónimos por definición y no debieran de serlo si fuéramos capaces de empatizar un poco, tan sólo un poco, con los demás, y caminar unos días con sus zapatos.

Pues…. ¿Quién es el mayor ecologista más que el ganadero que lleva siglos cuidando del medio del que vive y del que todos  disfrutamos?, tenemos una deuda histórica con ellos puesto que nunca nadie les ha pagado por lo que hacen, ni tan siquiera se lo han agradecido, sino todo lo contrario, en esta absurda sociedad clasista siempre están en el escalafón más bajo, siempre devaluados.

Os habéis parado a pensar qué sería Liébana sin los ganaderos?

Pues…. Es fácil de imaginar!  un lugar inhóspito, sin senderos, ni caminos, ni praderías…  lleno de bardas, ortigas, helechos, matorros y matorrales, más apto para serpientes y jabalíes que para senderistas y paseantes.

Debemos dar gracias de que sigan quedando personas que, no sólo  apuesten por vivir en estos medios  rurales sino,  que lo sigan haciendo  a costa de la ganadería y la agricultura, ya sea porque cuidan del medio haciéndonos de jardineros a todos los demás o, porque nos engrillan a nuestras raíces, para que no esquilemos demasiado alto y la caída sea pequeña. Son nuestras anclas con la tierra, para que nunca olvidemos  de dónde venimos.

Una receta de humildad nos iría a todos muy bien, si no conocéis ninguna os recomiendo que se la pidáis a  algún ganadero, pues ellos son catedráticos en tal materia y , mucho , mucho, mucho….. os pueden enseñar.

Como decía Elbert Hubbard (1856-1915) Ensayista estadounidense: “ Las inteligencias poco capaces se interesan en lo extraordinario; las inteligencias poderosas en las cosas ordinarias.”

.           Hoy decido escribir estas frases para apoyar este colectivo de hombres y mujeres que nunca se quejan, que siempre tienen “ quéhacer “, que no tienen domingos ni fiestas de guardar y que , encima, desde hace unos pocos de años, aguantan con paciencia y una sonrisa a  los ignorantes de los turistas que, año tras año, les preguntan las mismas cosas, ya que nunca han visto ordeñar, ni parir una vaca, ni arar la tierra…. Aunque, eso si !! , SON ECOLOGISTAS , ¿ Como no? y saben todas las leyes verdes habidas y por haber!!.

Hombres y mujeres inteligentes que, decidieron quedarse porque nada se les había perdido fuera!, porque saben que, por mucho que corran los que se van , acabarán volviendo, es sólo cuestión de tiempo; en cuanto se cansen de correr y aprendan , que más no es sinónimo de mejor. ¿ No los veis como huyen de las urbes en cuanto llega el viernes, un puente o las navidades ?.¿Pues entonces? ¿ De qué tanto presumen ?    ¿De vivir hacinados en el metro, ahogados por la hipoteca y tener hijos para no poder verlos? Poca envidia dais!

Pero hoy, los que deciden quedarse para trabajar  y vivir de la ganadería lo quieren hacer con la misma dignidad que los que trabajan en otros lugares y otros negocios, para ello, lógicamente, lo mas imprescindible son sus instalaciones. Necesitan poder construir naves ganaderas adecuadas a sus necesidades, las mini cuadras de sus antepasados se quedan pequeñas y obsoletas y, ASI NO SE PUEDE TRABAJAR.

Hay que darse cuenta que los pocos ganaderos que vayan quedando en los pueblos será a costa de, o bien tener grandes ganaderías, ya que es la única forma de rentabilizar esas empresas o, bien diversificando las actividades.

Por ello no se pueden poner cada día mas trabas desde las administraciones si lo que se pretende es apostar por el desarrollo rural y por que quede gente en los pueblos. El camino a seguir es FACILITAR, AGILIZAR, AYUDAR… y no que se tarde más de un año en obtener una  simple licencia urbanística porque a los ecoignorantes de las urbes no les guste las naves en los pueblos!! Porque, simplemente , en sus fotos no quedan bien!!

Ecoignorantes que sólo vienen a Liébana en primavera y verano – cuando los corderos maman y pacen en las praderías – y, se piensan que aquí siempre es primavera!! Que no existe el blanco invierno!!  Que , en enero,  cuando se está a     -8ºC y medio metro de nieve, los corderos y terneros siguen paciendo, que los animales no cogen pulmonías ni se mueren por el frio y el hambre. ¿Cómo se puede ser tan ignorante ?

Además, ¡ que manía ¡ o ya casi costumbre  tienen los ecos de alquitrán y tacones en querer decirles a los vecinos que viven en los pueblos cómo tienen que vivir, trabajar, comer y hasta procrear si les dejas! Se comprende que en las ciudades se aburren tanto que se dedican a ocupar esos espacios de tiempo en pretender mandar sobre los demás!

Pero, lo peor no son ellos, ya que es sabido, como decía Einstein,  que la estupidez humana es infinita y, como en el mundo de Dios tiene que haber de todo ,pues nada más que dejarlos “ hozar “ hasta que se cansen . Está claro que la palabra empatizar no está en su diccionario y, por ello, no se les puede pedir que sientan o padezcan los problemas ajenos, pues sólo saben mirarse el ombligo.

¡Lo peor, repito, no son ellos! , es , taxativamente mucho peor,  que encuentren ayuntamientos y administraciones que les aplaudan ¡.

Ocurre lo mismo con el lobo, como les gusta ese bicho a los ecos, verdad? Verlo en fotografías y documentales de la dos,  desde el sofá, criando lobeznos, que tierno!  Como decía un amigo octogenario con gran sabiduría, estamos en la era de “ los perros al sofá y los viejos al asilo” y, traduciéndolo a la lengua del país lebaniego: “ se pusieron las vacas delante del carro” , ya que priorizamos los animales por delante de las personas; un ejemplo cercano son los 2 millones de euros que se han destinado a la gallina urogallo en Liébana, QUE VERGÜENZA!!, cuanto más valía que lo hubieran destinado a la formación de los jóvenes, para que tengan más oportunidades.

Y digo yo, si tanto les gusta el can a los ecos, que nos den su dirección y les enviamos unas cuantas docenas a sus casas y jardines para que los alimenten con su dinero y no con el de los ganaderos o,¿ qué se piensan?, que los ganaderos no tienen hijos, que cuando van al super a comprar les regalan los pañales!! Pues no, señores, NO, lo tienen que pagar igual que ustedes.! Nadie les regala nada ¡ y viven de su trabajo como todo ser humano y, encima, les aguantan a ustedes, o van ellos a sus casas a decirles como tienen que vivir?

Y, como el ejemplo vale más que mil palabras,  menos exigir y más poner dinero encima de la mesa para mantener al can, pues son ustedes los que se empeñan en que lo haya.

Seguramente, aquellos que os  hacéis llamar “ Ecologistas “  y os asociáis creando asociaciones bajo tal nombre, vivís todos en zonas urbanas o periurbanas , trabajáis cómodamente en oficinas, despachos, tiendas o aulas  con calefacción  y os desplazáis por buenas autopistas , siguiendo todos o la mayoría un mismo perfil, el del ecoignorante.

Hay un refrán muy castellano que dice: “ la ignorancia es la madre del atrevimiento “ y vosotros sois el vivo ejemplo, puesto que disfrutáis de todas las ventajas y comodidades del siglo XXI pero sin embargo pretendéis negárnoslas a los medios rurales. Si dependiera de vosotros, estoy convencida que  todavía estaríamos con el carro y la pareja de vacas arando, hilando lana y sin carreteras, ni luz, ni agua… para cada 2 o 3 años, cuando os apetezca venir a pasar un domingo o un fin de semana, poder hacer unas fotos desde algún mirador y , os queden perfectas!!

Se comprende de todo ello, que en vuestras casas mandáis muy poco y pretendéis venir a mandar a las casas ajenas!! Grande es vuestra desgracia!

De estos atropellos a los ganaderos hay muchos en Liébana ( Mogrovejo,  Cabezon…) el último en Dobres; donde después de meses esperando los permisos para edificar una nave ganadera y, una vez con ellos en la mano, los ecologistas aparecen en escena y el alcalde de turno, ni corto ni perezoso, le hace repetir todos los permisos urbanísticos al ganadero, amparándose en el “ por si acaso” , un proyecto que cumple la normativa urbanística al 200%, que tiene todos los permisos de la consejería competente y el informe del arquitecto municipal favorable! ¿Increíble no?  Vaya manera de apoyar al sector ganadero! A los emprendedores! A los que generan empleo! La incompetencia humana tampoco tiene límites!

El lobo no es el enemigo del ganadero, lo son los ecopolíticos  que pensábamos que sólo vivían en las urbes y vemos que ahora también gobiernan en los pueblos, pero, eso sí, que no falte  cinismo!!  pues, a la hora de hacerse la foto siempre en primera fila con los ganaderos y en contra del lobo, sobremanera cuando estamos a escasos meses de elecciones, no sea que  pierdan votos y, sin ellos, no hay trono o mejor dicho, no hay sueldo!

Hoy en defensa de los ganaderos y ganaderas de esta comarca dejo estas críticas y reflexiones, ya que es una vergüenza que cada vez que algún ganadero pretenda mover una piedra para  trabajar mejor, salga el ecologista de turno y , para remate,  el alcalde les apoye. A lo único que les abocan es a hacer como hacen ellos, edificar todo ilegal para después legalizarlo!! La famosa ley del embudo, ancho para mi y estrecho para los demás.

Como dice el refranero lebaniego  “ esto no hay por donde apañarlo “, pues…  ¿ cuándo se vio  en ayuntamientos ganaderos alcaldes ecologistas ?  Ver para creer!

Pues bien , esto es lo que hay!! y, si no somos capaces de dar un golpe encima de la mesa y empezar a cambiar, a denunciar los abusos y atropellos con honestidad y sin miedo, así continuará.

 

Y aunque a  veces sentimos que lo que hacemos es tan solo una gota en el mar, no nos damos cuenta que, el mar sería menos si le faltara tu gota. Madre Teresa de Calcuta (1910-1997) Misionera de origen albanés naturalizada india

 

ECG