Categoría: Un mundo por ver

Catalunya, hora cero (11 de noviembre de 2017)

A día de 11 de noviembre de 1918 se hizo efectivo el armisticio de la Primera Guerra Mundial en Europa. Un armisticio que no significó el final de las hostilidades y que mal gestionado llevó al Tratado de Versalles (y a otros menores), a un periodo hoy conocido como de entreguerras y a una versión corregida y aumentada de los horrores. Era esto inevitable? Por supuesto que no. Las cosas fluyen por influencia de la gente, de los seres humanos que tomamos, en la medida de nuestro ámbito, decisiones que marcan un futuro que no está escrito y que se puede cambiar. Es como un paìs desconocido, ese futuro, que toca explorar un poco cada día. Y no sólo les pasa a España y Catalunya, pero también. Son momentos históricos, aunque cabe relativizar, pues en la historia se han vivido multitud de circunstancias, y la historia está para aprender de ella, y no servir de justificación para el presente o futuro, es el principio democrático lo que debe regir el destino de los que hoy viven, y no las pasadas generaciones, que supongan un lastre de peso muerto. Es clave, incluso ante el muro de ladrillos que puede ser el 21D, un muro tras el cual sólo espera lo desconocido. Sigue leyendo

Anuncios

Quo Vadis? Del desafío del artículo 155 a la construcción de una República

(Catalunya a España, 28 de Octubre de 2017)

Asumamos que una patria es como un piso. Depende de muchos factores el que sea seguro y estable. Pongamos como ejemplo que se está produciendo una transferencia de propiedad, bien por compra/venta o que el antiguo propietario (dueño del bloque o de varias viviendas en el barrio) formaliza la transmisión (pudiendo no haber visitado el piso más que en revisiones ocasionales, pudiendo igualmente ser un pariente del posible futuro titular, padre o tío, por ejemplo) del inmueble. A poco que el inquilino, que, pongamos, lleva años de convivencia y ha puesto el local a su gusto (a semejanza de las señales de tráfico en todo el mundo, los lugares comunes en un hogar son reconocibles) se haya separado del cauce común, tendrá códigos propios sólo reconocibles por sí mismo. Y es así que si en un momento de duda o de retractamiento en el trato, entra (por la fuerza?) y quiere retornar a la “normalidad” de un piso normal de ese bloque o barrio, necesariamente deberá contar con la colaboración del inquilino para activar los resortes que sólo el conoce … pero, y si se niega? Como conseguirá entonces el sobrevenido ocupante lograr sus “pacíficos” objetivos? Sigue leyendo

Venceréis, pero no convenceréis (Catalunya a España, 21 de Octubre de 2017)

<<Cuando en el curso de los acontecimientos humanos se hace necesario para un pueblo disolver los vínculos políticos que lo han ligado a otro y tomar entre las naciones de la tierra el puesto separado e igual a que las leyes de la naturaleza y el Dios de esa naturaleza le dan derecho, un justo respeto al juicio de la humanidad exige que declare las causas que lo impulsan a la separación. Sostenemos como evidentes estas verdades: que todos los hombres son creados iguales; que son dotados por su Creador de ciertos derechos inalienables; que entre éstos están la vida, la libertad y la búsqueda de la felicidad; que para garantizar estos derechos se instituyen entre los hombres los gobiernos, que derivan sus poderes legítimos del consentimiento de los gobernados; que cuando quiera que una forma de gobierno se haga destructora de estos principios, el pueblo tiene el derecho a reformarla o abolirla e instituir un nuevo gobierno que se funde en dichos principios, y a organizar sus poderes en la forma que a su juicio ofrecerá las mayores probabilidades de alcanzar su seguridad y felicidad. […] En cada etapa de estas opresiones, hemos pedido justicia en los términos más humildes: a nuestras repetidas peticiones se ha contestado solamente con repetidos agravios. Un príncipe, cuyo carácter está así señalado con cada uno de los actos que pueden definir a un tirano, no es digno de ser el gobernante de un pueblo libre.>> Sigue leyendo

Antipolítica: del Puerto de Barcelona a los montes de Galiza

A cosas como esta se ha llegado por negar la política, el diálogo y la resolución de los problemas en lugar de dejarlos pudrir

Seguramente el fenómeno contracultural sea una constante en la historia, si bien vestida, en cada momento de una forma distinta. Es decir, adaptándose a los tiempos. Jugar a la antipolítica es una de las formas en que se viste. El recién galardonado premio Planeta 2017 (que empezó su carrera junto a Jiménez del Oso y casos como el de Rosswell y el área 51) ha dicho que el hablará de política cuando en los parlamentos se hable de literatura. Algo que podría inhabilitar de extenderse a profesiones como la de astrofísico u otras. Y no, la política lo es todo, y todos sómos políticos, lo queramos o no, dados nuestros derechos de ciudadanía, nuestros derechos consagrados en la constitución de cada país, como reflejo de tratados internacionales que se asumen como parte del ordenamiento interno, y que nos faculta a la oportunidad de participar en lo que nos es común, lo que nos pertenece a todos. Sigue leyendo

Una unión para Europa: un lento paso, pero seguro

Seguramente haya muchas maneras de estructurar un continente. Una de ellas es priorizar la economía sobre la polìtica. Aunque, claro, debería pensarse, con cabeza y corazón, que política lo es todo. Política es el derecho y el deber de una conciencia crítica. Derechos civiles, sociales y económicos. Derecho al sufragio activo y pasivo. Derecho a la libertad de expresión e impresión. Derecho a participar de los procesos de toma de decisiones. Y eso se ha ido produciendo progresivamente a lo largo de la construcción de una Europa mejor y más justa. Aunque, claro, todos queremos más. Mucho más. El problema estriba en que aquellos que con más vehemencia piden más participación son de aquellos cuyos modelos ideales, sea por la extrema derecha o por la extrema izquierda, han restringido los cauces de participación y defendido los privilegiados de la Nomenklatura. Europa se construye paso a paso. Y avanzar es un imperativo moral. Sin olvidar el camino recorrido … Sigue leyendo

Santoña, el Dunkerque fallido vasco

Asumimos a través de la gran pantalla ese reclamo de que cuando un grupo expedicionario británico se quedó atrapado entre las terribles fuerzas del Tercer Reich y el mar del Canal Inglés, cuando no pudieron regresar al país, fue el propio país el que acudió en su rescate. Emoción a raudales. Ciertamente no se cuenta que no sólo hubo yates y barcos de recreo sino que se movilizó a la flota pesquera para el fin de, como en una carrera de relevos, del más pequeño, y por tanto accesible a las playas, a los grandes buques, en pocos días, proceder al rescate de soldados británicos y algún francés. Ah, claro, ahora no resultará risible recordar la Marina Auxiliar de Euzkadi, basada en buques pesqueros artillados. Si los ingleses lo usan, bien. Si lo hacen los vascos, bueno… Y es que los ingleses saben vender su historia. Bien lo sabe Blas de Lezo y la batalla de Cartagena de Indias, pero esa es otra historia. La cuestión a recordar el 24 de agosto de 2017 es el 80 aniversario de uno de los tristes gloriosos momentos de la historia vasca: la rendición en Santoña. Sigue leyendo

¿Son comparables el 16 de Julio de la oposición de Venezuela y el 1 de Octubre del Govern de Catalunya?

¿Que tienen en común los referéndums ilegales e inconstitucionales de 16 de julio de la oposición de Venezuela y el del Govern de Catalunya de 1 de octubre de este año 2017? Ya llegaremos a eso. Antes de eso es interesante hablar de que el verdadero debate debiera ser el de la propia participación, pues ambas constituciones, en articulados primordiales y relevantes, hablan de ser un estado social y de derecho, con la participación de la sociedad. Y el asunto está en el que la democracia participativa, que debiera ser el mejor complemento de la representativa, muchas veces, como la otra, se usa de manera interesada y no porque se crea en ella. Y es que, hay un problema supremo en ello. Para poder ser útil, la ciudadanía ha de ser plenamente consciente del poder del voto. Es por ello que el mejor ejemplo es … Suiza. Aunque, en puridad, consultas y referéndums, es habitual en Canadá, Estados Unidos, Italia, Irlanda … y muchos más países del ámbito occidental. Australia votó monarquía o república y Nueva Zelanda si querían cambiar de bandera. En ambos casos se pone en cuestión el instrumento, y no el contenido. ¿Porqué? También llegaremos a eso. De mientras, la receta, el principio activo, será el mismo. Pero como todo, cada caso es un mundo, y la solución, deberá ser particularizada. Sigue leyendo

Canarias sin Marea

A los alegres plurinacionales amigos de la paz, la justicia y la democracia del clan de somosaguas, posteriormente denominado “Podemos” les ha funcionado como a la mayor parte de los movimientos autodenominados de izquierdas en otras partes del mundo. Aquello de juntar diferentes agrupaciones, asociaciones y partidos en pos de aquello que en tiempos se decía el bloque histórico. Ellos eran el pueblo, la vanguardia de la revolución, los listos y preparados, la punta de lanza. Claro que, ahora, se necesitan votos, y se necesita juntar lo máximo posible, aunque tengan diferencias insoportables. Claro que el asunto está en que, en casos como el actual, a buena parte del pueblo, al menos durante un tiempo, los líos internos, no importan, la gente emite su voto. Durante un tiempo al menos. Y, dicho se de paso, conviene contar las historias con memoria íntegra, porque sino, no es tal cosa. A las confluencias y mareas, hay que evidenciar la negativa a País Vasco. Y, también, a Canarias. ¿Si se puede? No, no se puede. Pablo dixit.
Sigue leyendo

España a Eurovisión ¿Y si fuera un caso de autosabotaje?

Seguramente pueda parecer un poco conspiranoico el título y la propuesta para el debate y la reflexión, pero inidicios, como las meigas, haberlos, háilos. Y es que, aunque Eurovisión sea una plataforma ideal, un concurso visto por millones de personas en Europa y fuera de ella, y que puede pronto tener un hermano gemelo en Asia-Pacífico, a los españoles, ya, no les convence. Y además, están los asuntos económicos y políticos que vienen ligados tanto al riesgo de una victoria como de una derrota. Como es bien sabido, los eventos de masas son ocasiones ideales para cualquier tipo de “exposición” pública de planteamientos políticos. Y ese podría ser el caso. Así pues, España … prefiere dejarse llevar. Total, para lo que sirve … Sigue leyendo

Euzkadi Primero: un buen acuerdo, cumplir el programa

Dicen en los tiempos presentes que la política es para los políticos, y que se nutren única y exclusívamente para ellos y para sus amigotes. Y que eso del bien común como que no va con ellos. Claro que, esto, el asunto importante, está en aquello de no reconocer al contrario bondad alguna, porque eso, se supone, perjudica seriamente al propio proyecto. Al otro, ni agua. Partidismo a tope. Lo mío es cojonudo, lo del de enfrente, basura. Y claro, en ese clima tan majo, amable, cuando llega alguien que coje y dice que el acuerdo es lo importante, que lo fundamental es lo que se firma y no tanto con quien se hace, puede molestar, estorbar y sobrar en los planes de la confrontación previamente delineados. Se acuerda cuando se puede y con quien se puede. Para cumplir con ese contrato social con los electores llamado programa electoral. Y eso es lo que ha hecho EAJ-PNV. Sigue leyendo