Categoría: Cantabria

Samuin en Cantabria

14805549_10211026461241129_1263168172_nDicen que lo que está de moda ahora es celebrar el Halloween, que no deja de ser la derivación comercial de la histórica y tradicional celebración céltica que lo comparte todo en esencia con el día de los muertos, es decir, el castizo día de todos los santos, que lo es porque la fecha pagana tenía su éxito en el pasado. Éxito que la santa madre iglesia fue capaz de captar antes de entrar en declive al poco de nacer. Ahora lo popular es lo venido de los Estados Unidos y el pequeño y fragil Samuin lucha por permanecer en escena, por ser conocido y reconocido. Una lucha que debe ser trasladada a otros ámbitos, en días como los presentes de zozobra de lo político en el estado español. Sigue leyendo

Anuncios

Orujera Mayor 2016 Edurne Pasaban – entrevista exclusiva

edurne_pasaban_cumbre_la2_javier_sierra_entrevista_reto_aventura_superacion_caminoLa alpinista Edurne Pasaban, la primera mujer en alcanzar la cima de los catorce ochomiles, será la Orujera Mayor de la vigésimo quinta edición de las Fiestas del Orujo de Potes. La deportista se une de esta manera a una larga lista de personalidades del mundo de la comunicación, de la cultura, del deporte, de las artes o de la música, que la han precedido en esta distinción, que el pasado año recibió la actriz cántabra Marta Hazas.

1) Sorprende un poco a primera vista que una Gipuzkoana sea nombrada Orujera mayor en Potes, como fue el momento en que la comunicaron su nombramiento?

La verdad que si es una sorpresa , no me lo esperaba. Conocía la fiesta del Orujo por amigos que tienen mucha relación con Liebana, pero nunca me imagine que me nombrarían y menos viendo a los galardonados anterior. Sigue leyendo

Cantabria no es España

5 cantabria cc aa banderas sin no cantabrosCuando se habla de España y sus problemas se habla de problema vasco o catalán. O problema canario, gallego o valenciano. Y no, el problema es de España, con este, ese u otro caso. El problema no es del administrado, sino del administrador. Y en como se administra. Y en, más que administrar, gobernar, que sería lo justo y necesario. Asumir la realidad, una realidad democrática, asumir la constitución y las leyes, en global, no sólo lo que gusta. Porque, y es verdad, si partimos del hecho de que las fuentes de la Constitución española de 1978 son la italiana, alemana y francesa, de postguerra, que surgen de un antifascismo reconstructor que en España no se dió, se dan normas escritas sin raíces en la historia general de España. Castillos en el aire. Sigue leyendo

Entrevista exclusiva de la Presidenta del Parlamento de Cantabria

  • DSC_1391¿Que le parece los resultados que hubo en Cantabria en las pasadas elecciones municipales y autonómicas de mayo de 2015? ¿Estaba tan claro lo que iba a salir? ¿Se lo esperaba?

Cuando te presentas a las elecciones siempre esperas ganar pero son los ciudadanos quienes deciden qué es lo que quieren para su futuro, quién les merece más o menos confianza o en quién se quieren apoyar. Por tanto, me pregunta si me esperaba el resultado del PSOE, pues le diría que no, por convencimiento hay que respetar el deseo de los ciudadanos .

Sigue leyendo

Ecos del euskara: Reinosa (Jon Nikolas López de Ituiño)

img_1819ESTUDIO DE UNA COMARCA. Texto extractado del libro UNA GEOGRAFÍA PROPIA DEL EUSKARA, Jon Nikolas Lz de Ituiño (Arabera, 2014)

Los textos antiguos, al establecer líneas divisorias de unos pueblos oscuros han servido de base para la delimitación del territorio de los Pueblos Vascos reflejado en los mapas que elaboró P. Bosch Gimpera (RIEV. Tomo XXIII, 1932). La cuenca del IBAIBEHERA responde al declive y pendiente del graderío por donde discurren los cursos fluviales que riegan tierras fértiles desde la implantación de la agricultura. En la parte inferior de la margen derecha se situaban los berones, las gentes de Herri-bera, la «tierra baja», cuya geografía es transparente a través del propio euskara. En la parte superior se localizaban en territorios de ambas márgenes los que han sido llamados autrigones, entre el tramo que va desde las Conchas de Haro hasta las fuentes de donde surge el río. La potente resurgencia del curso subterráneo que origina la corriente fluvial es el resultado de la acumulación de las aguas de lluvias y nieve en las oquedades del terreno kárstico de la cordillera Cantábrica. En su inicio el río corre por la altiplanicie de Reinosa situada a unos 850 metros de altitud; al cauce se le incorpora, de más lejos, las aguas de las vertientes de alta montaña con el curso del Hijar (*HIKAR<HIKA AR, relación aislada, *IXAR, *IZAR; a poca distancia de Reinosa llega por la derecha el IZARILLA que riega las localidades de Suano e IZARA. Sigue leyendo

Entrevista fallida con el alcalde de Vega de Liebana del 14 de Febrero de 2015

fotonoticia_20100810145959_800Es una pena. Confieso que lo he intentado. Y al final de todo el proceso las puertas se han ido cerrando, aún con el recurso a cierta amenaza hoy, 6 meses después, cumplida, de dar cuenta a las y los lectores de Liebanizate del proceso que ha llevado a la no entrevista que presentamos hoy. Desde Liebanizate ha habido la oportunidad de hacer acercamientos entre un vasco y un lebaniego desde la base de que tanto el diario montañés como el correo, ambos de vocento, desinformaban a conciencia a ambas comunidades, siendo del mismo grupo de comunicación. En la creencia, fundada, de que la mejor comunicación es la directa, Liebanizate ha tenido a gala publicar todo y a todos, por ello, aunque originado en Liebana, Liebanizate es, desde Liebana, para todo el mundo. Y precisamente, por ello, no era sólo entrevistar a Miguel Ángel Revilla o a Jose María Fuentes Pila, colocar textos o reflexiones cantabristas o regionalistas, sino implicar a personas del propio PRC de Liebana en este proyecto, ya que gente de otras formaciones en Liebana han hecho parte de este proyecto. Este empeño personal ha tocado con una piedra. Y es fruto de ello el documento de hoy. Sigue leyendo

Fiesta del Sagrado Corazón en el Pico San Carlos

PRESENTACIÓN Y JUSTIFICACIÓN POR LA PUBLICACIÓN DE ESTE TEXTO

A través de un enlace de Facebook del 26 de julio, leía un magnífico trabajo publicado en VALLEDELIEBANA.INFO  http://www.valledeliebana.info/historias/sagrado-corazon.html sobre la “Romería del Sagrado Corazón en el Pico San Carlos”. Su historia me entusiasmó y llevada por mi cariño hacia Liébana, he creído, que tal festividad, su historia, sus orígenes, bien merecen un espacio en la página Web de Liebanizate y que sirva de homenaje a los protagonistas que desde 1900 han hecho posible siga vigente este acontecimiento. Gracias a la Revista digital del Valle de Liébana en Cantabria y espero lo entiendan, no como una intromisión, es público y por lo tanto me uno a todos aquellos que estén dispuestos a difundir la belleza de esta Tierra, sus costumbres, su arte y sus viejas tradiciones y a todos los que con su esfuerzo hacen de Liébana una de los lugares más hermosos de Cantabria.

A partir de estas líneas, reproduzco el artículo tal y como aparece en VALLEDELIEBANA.INFO.

Fiesta del Sagrado Corazón en el Picos San Carlos

26/2015
Sus orígenes sagrado-corazon1

Todo comienza en 1900 porque “La piedad del señor Don Tomás Barrio y González, vecino de Madrid y natural de Buenavista, diócesis de León, le inspiró la grandiosa idea de colocar una imagen del Sacratísimo Corazón de Jesús en los renombrados Picos de Europa, comunicando su pensamiento al señor Don Tomás del Corral, Arcipreste de Liébana y Párroco de Dobres, quien se asoció para realizar el concebido proyecto de los señores sacerdotes don Tiburcio Gutiérrez, Párroco de Ojedo; don Isidoro del Campillo, Párroco de Baró; don Eulogio Orejas, Párroco de Espinama; don Juan del Campillo, párroco de Lerones; don José de Cabo, Coadjutor de Potes; de los señores Alcaldes del Partido, que lo son: de Potes, don Manuel de las Cuevas; de Cillorigo, don Juan Reda; de Cabezón, don Cesáreo Camacho; de Pesaguero, don Julián Martínez; de Vega, don Miguel Torre; de Camaleño, don Mateo Gómez; y de Tresviso, don Juan Campillo, y de los señores propietarios, don Eduardo Jusué y don Sergio Ibáñez, vecinos de Potes”. Así lo dice el acta otorgada el 18/9/1900.

¿Quién eligió el lugar?

Según informaciones de aquellos días, fueron los ingenieros de minas Benigno Arce y Agustín Mazarrasa quienes buscaron el lugar más adecuado para la instalación de la imagen, decantándose finalmente por la cumbre de Silla Caballo, nombre dado por los mineros de Ándara, o Pico San Carlos, como era conocido en Liébana.

¿Quién hizo la estatua?

La imagen del Sagrado Corazón que se instaló en 1900 en el Pico San Carlos fue realizada por la Casa Meneses. Se instaló sobre “un pedestal de mampostería en forma de cono truncado de dos metros cincuenta centímetros de alto, cuyo diámetro mayor es de un metro y cincuenta centímetros, y el de menor de un metro, sobre el cual descansa una columna de hierro fundido de un metro de alta; procedióse a colocar encima la bendita imagen fabricada de cobre y también de un metro de alta; afirmándolo todo a la roca viva por medio de una gruesa barra de hierro de cinco metros de longitud, y quedando orientada al E. con bastante inclinación hacia Liébana”.

“Una placa de hierro con la siguiente inscripción: Homenaje de Liébana al Sagrado Corazón, año de mil novecientos, incrustada en el pedestal recordará tan solemne acto a las generaciones posteriores”.

¿Cuándo se estrenó?

La “inauguración” de la imagen tuvo lugar el 18 de septiembre de 1900, día para el que se organizó una gran peregrinación hasta el Pico San Carlos a la que asistieron «cerca de 2.000 personas” (según algunas fuentes, había un folleto conmemorativo en el que aparecían los nombres de más de 1.500 asistentes).

Previamente, el 3 de septiembre, en una reunión entre el clero y representantes de los pueblos de Liébana, se decidieron detalles de los actos a celebrar (invitaciones a obispos, gobernador civil y párrocos de zonas limítrofes; pedir a los directores de las minas que permitieran a los mineros asistir; nombrar una comisión ejecutiva; celebrar un aniversario cada diez años en el lugar donde se coloque la imagen…).

La peregrinación fue acompañada de un Tríduo de preparación los tres días anteriores, realizado por el jesuíta lebaniego Marcelino de la Paz, que, por aquellos años, tenía un gran predicamento en su tierra. El día 14 de septiembre, coincidiendo con la fiesta de La Cruz, tuvo lugar en el monasterio de Santo Toribio, mientras el 15 y el de 16 fue en Potes. El día 17 se dejó para que fueran peregrinando al lugar elegido y para la colocación de la imagen. “Estos actos preparatorios, y la excitación del P. Jesuíta, y la alta significación del suceso, hizo que, venciendo dificultades inmensas, ascendieran a aquellas cumbres cerca de 30 sacerdotes; ancianos y ancianas de 70, 76 y 80 años; y madres de familia con sus niños hasta de pecho; y un concurso que, sin exajeración [sic] y bien contado, pasó de 1.500 personas.”

¿Cómo fue el acto del 18 de septiembre de 1900?

“La procesión se organizó desde el llano de San Carlos y la presidió el señor párroco de Bejes, llevando el vistosísimo sagrado-corazon3pendón que se lucía en aquellas montañas, seguido de todo el pueblo de la parroquia. Hay que indicar que desde Bejes al sitio indicado se tarda en subir tres largas horas, siempre arriba, y hora y media por estrecho camino, y la última sin camino por entre guijarros y rocas calcinadas y agudas que destrozan los pies.

El Sr. Arcipreste de Liébana recibió la procesión y procedió enseguida a bendecir la Efígie del Sagrado Corazón de Jesús; ya estaba allí con exactitud matemática aquel ejercicio de valientes campeones de Cristo; el tiempo se nos mostraba amenazador de lluvias, el cielo bastante encapotado, la niebla subía densa por la canal de San Carlos para ocupar el Pico, pero al llegar a la falda una mano invisible le dirigió a la derecha, dejando libre la cumbre y disipándose al poco tiempo; volvía por la otra parte como intentando conquistar la cima, y del mismo modo era rechazada hacia la izquierda corriendo a apoderarse de los Picos inmediatos. Quedaba pues, despejado el Pico de San Carlos y la imagen del Sagrado Corazón y el altar y la muchedumbre apiñada. No obstante para no exponerse a interrumpir la misa ordenó el Sr. Arcipreste que el sermón quedara para el fin; y así se celebró la misa con toda calma, en la cual se cantó una deliciosa obra musical compuesta el día anterior por D. Jesús Monasterio para este acto sobre esta sencilla frase: Christum, Regem seculorum, venite adoremus: es una joya de arte, impregnada de sentimiento cristiano, rebosando la piedad del autor que se inspiró en la comunión y al pie del Crucifijo, siendo un prodigio de armonía religiosa; a tres voces, dirigiendo el mismo autor, que los hizo ensayar con esmero, después de la Consagración se cantó en aquel momento sublime cuando nada turbaba la misteriosa soledad de la naturaleza gigante: ¡qué impresión produjo semejante creación artística…”.

Según el relato, que seguimos, de uno de los asistentes, publicado en el Boletín del Clero de la Diócesis de León, el P. Paz prorrumpió un triple ¡Viva el Sagrado Corazón de Jesús!, respondido por todos. Leyó mensajes de los obispos de Santander, León, Palencia y Oviedo que bendecían la peregrinación y “entró en materia de una manera rápida y concisa”, repartiendo en una hojita el sumario de su sermón. “A continuación recitó con el auditorio las Alabanzas a Cristo Rey, concluyendo con el Acto de consagración de León XIII al Sagrado Corazón de Jesús, vivas, y el cántico Corazón Santo, que fueron cantando mientras la veneración a la Efigie, cuyo pedestal besaban al retirarse los peregrinos”.

Pero el tiempo no aguantó. “Cuando concluyó de predicar, se condensaron las nubes y principió a lloviznar, terminada la veneración de la Imagen granizaba fuerte, poco después llovía mucho, luego más y más, un chubasco pertinaz que no cesó en mucho tiempo sin que aquellos pacientes peregrinos tuvieran otro medio de defensa que sus paraguas que eran insuficientes, algún hueco en los peñascos y sobre todo mucha alegría y mucha satisfacción, con lo cual lloviendo, y todo, se formaron ranchos y comían en paz y compaña, para emprender después la retirada, que se verificó con rapidez y cánticos de gozo”, sin que hubiera que lamentar ningún accidente en la bajada.

Siguientes celebracionescartel-sagrado-corazon

Conforme se acordó en aquella reunión del 3 de septiembre de 1900, cada diez años comenzó a celebrarse un aniversario junto a la imagen. Así ocurrió el 18 de agosto de 1910, el 11 de agosto de 1920 (día en que se estrenó un pararrayos y la reforma del pedestal, afectado por los rayos, realizada por cuenta de Agustín Mazarrasa) , el 12 de agosto de 1930… Así siguieron realizándose cada diez años hasta que en 1965 el Ayuntamiento de Cillorigo decidió que se realizara cada cinco, “para colaborar con su acervo tradicional al mejor conocimiento de nuestra Región”, escribían en Luz de Liébana. Aquel año, como consecuencia de las malas condiciones climatológicas del 8 de agosto, día fijado para la celebración, al final hubo doble fiesta ya que el día 8 acudieron “los vecinos de Tresviso y buen número de forasteros”, mientras que el día 12, jueves, lo hicieron “los de Bejes y resto de Liébana”.

Destaquemos, entre todas las posteriores, la fiesta de 1995 por un doble motivo. Por un lado, porque se estrenaba nueva imagen ya que la original, afectada por los rayos, fue sustituida aquel año por otra, de bronce, de la que es autor el escultor Ruiz Lloreda. Por otro, por el accidente mortal que se produjo al despeñarse en el puerto de Trulledes un vehículo que acudía a la celebración, perdiendo la vida dos personas.

Por tanto, desde 1965 la celebración en el Pico San Carlos es cada cinco años, en los que acaban en 0 y 5. Posteriormente, se fijó la fecha de celebración, estableciéndose que sea el primer domingo de agosto. Por ello, este año 2015, que acaba en 5, corresponde la celebración, que fue declarada a fines del pasado siglo como “Fiesta de Interés Turístico Regional”, el día 2 de agosto (Ver el programa.)

Como recuerdo y homenaje a uno de nuestros queridos autores: MANUEL LLANO

(Enviado por Mª Teresa Fuentes Álvarez)

Nota aclaratoria.- Hace tiempo y desde la escuela “Manuel Llano” de Helguera de Reocín, quise publicar el texto “Tía Esperanza” que aparece en el libro Retablo Infantil, cómo homenaje a la memoria de uno de nuestros más queridos y admirados autores, el sarruján de Carmona, Manuel Llano. No pude hacerlo, porque al parecer no había pasado el tiempo que se exige, por derechos de autor para poder disponer de su publicación sin tasas y sin permiso. Hoy puedo hacerlo. Manuel Llano nació en Sopeña de Cabuérniga en 1898 y murió en Santander en 1938. Se cumplen ya más de los 70 años, que deben transcurrir para que no se vulnere para nada “los derechos de autor”. Nunca fue esa mi intención, pero el cariño que despertó entre alumnos, padres y profesora fue motivo suficiente para rendirle este sencillo homenaje con un texto “Tía Esperanza” que recoge todos los rasgos que aparecen de forma constante en los personajes de sus obras: el hambre y la bondad, la miseria y la grandeza de espíritu, la desesperación y el sacrificio, el dolor y la alegría inocente…”Así es Tía Esperanza, el señor Maestru, los alumnos silenciosos y asombrados…

T IA    ESPERANZA

Dígale usté, señor maestru, que yo estoy muy bien; que enciendo la lumbre todos los días; que la oveja negra tuvo un corderu; que los piescos maduros los llevé a la feria de S. Miguel; que vendí la lana por doscientos riales…Dígale que por mí no se apure…Dígale usté, señor maestru, que el aceite no me falta de la aceitera, que la harina no me falta de la talega.

Tia Esperanza iba de vez en cuando a la escuela con su cestito de mimbres amarillos, con su picaya torcida. Tía Esperanza, menuda, flaca, pedía limosna en los pueblos de la comarca, hiciera frío o hiciera calor, y vivía en una casa desbaratada, en la orilla del río, cerca de los álamos del molino. Todas las mañanitas salía tía Esperanza con su cesta y su picaya, santiguándose muchas veces en el portal, mirando hacia la parte de la iglesia. Tenía a su hijo único en La Habana. Pero el hijo, según oía yo en la cocina de mi casa, en el portal de la parroquia, en la mies, en los prados, no mandaba dinero a tía Esperanza porque en La Habana no encontraba yerba que segar, leña que partir, tierra que labrar, ni ovejas de las que ser pastor, ni amo a quien servir…

Tía Esperanza no tenía vacas, no ovejas, ni gallinas, ni lana para vender, ni harina para amasar. Yo no comprendía aquellas mentiras que decía, de vez en cuando, al señor maestro, agachadita, quieta, ante la mesa de la escribanía. El señor maestro decía que no mintiéramos, que fuéramos dóciles, que no levantáramos falsos testimonios, que dejáramos en paz a los pájaros, a los perros, a los árboles. Nos reñía cuando nos descubría alguna mentira, alguna desobediencia, algún robo en los manzanos, en los castaños, en los nogales. Y a mí me extrañaba que no riñera a tía Esperanza cuando le decía aquellas mentiras de los doscientos reales de lana, del cordero de la oveja negra, del aceite de la aceitera.

Dígale usté, señor maestru, que me sobra la leña para la lumbre; que me abunda el maíz en el desván; que tengo güeña harina para todo el añu; que por mí no se apure, que yo estoy muy bien…

El señor maestro se ponía muy triste y escribía lo que le decía tía Esperanza. El invierno nada más que hacía llamar en las ventanas de la escuela con las voces del viento, echando puñados de cellisca en los cristales. Todos estábamos descalzos, encogidos, temblando, en los bancos duros, pensando en la lumbre, en la borona caliente, en las escudillas de leche, en el toque de las campanas al mediodía cuando dejaba de sonar la rueda vieja y grande del alfarero.

La pluma del señor maestro rasgueaba en el papel como cuando nos rompíamos la blusa en una quima de cerezo, en un argoma, en un bardal…Tía Esperanza, agachadita, con la picaya colgada del brazo, mirando cómo corría la pluma, nada más que hacía suspirar como las viejas de la novena. Después volvía a decir más mentiras al señor maestro. Que la miraba con mucha compasión con la pluma en la mano, esperando…

-Dígale usté, señor maestru, que por mi no se apure; que yo estoy muy contenta con las mis gallinas y con las mis ovejas; que en el mes de abril compré veinte celemines de harina blanca de trigu, unas varas de lienzu azul para hacerme una chaqueta y unas sayas; un alfiliteru para las agujas y unos anteojos para poder coser, porque ya la vista se me cansa…Dígale que voy a comprar unas escudillas nuevas, un par de cobertores, dos gallinas pedresas de la mejor casta…

El señor maestro seguía escribiendo. A veces yo veía que se rascaba los párpados y le temblaban los labios como cuando uno va a empezar a llorar. Las avefrías pasaban chillando por encima de la escuela. El viento no paraba de llamar a los cristales. Yo no comprendía aquellas mentiras ni la tristeza del señor maestro. Tía Esperanza no tenía alfilitero nuevo, ni los veinte celemines de harina de trigo, ni unas varas de lienzo azul.Tía Esperanza se había quedado pobre, pedía en los portales, andaba por los pueblos con la su cestita, hiciera frío o hiciera calor. Su picaya llamaba en todas las puertas, su escudilla estaba rota, su gallinero vacío…

-No deje de decirle, señor maestru, por el amor de Dios y de su divina madre, que por mí no tenga pena, que a mí no me falta nada, que todavía me sobra para dar a los probes que llaman a la mi puerta; que ayer compré un pedazo de sayal para hacerme unos escarpines; que compré unas albarcas nuevas; que por mí no tenga pena…

El señor maestro seguía rascándose los párpados y le seguían temblando los labios. Se levantaba de la mesa de la escribanía y se iba unos instantes al cuarto de los libros, de los tinteros, de las pizarras, de los cuadernos. T después volvía con los ojos muy colorados. Tía esperanza esperaba agachadita, mirando los renglones negros, la campanilla de la escribanía, el crucifijo de la pared. Yo no comprendía por qué el maestro volvía del cuarto de los libros con los ojos encarnados.

Estábamos quietos, silenciosos, con los brazos cruzados sobre la cuestecita negra de los pupitres que a mí me parecía un pedacito de varga quemada en el otoño cuando los pastores incendian el bosque. Nada más se oía el viento haciendo tintinear a los cristales rotos, y la voz de tía Esperanza que parecía que estaba rezando:

-Dígale que el invierno es muy fríu; que ya está la nieve en la cotera de los fresnos y en la majada vieja; que la mi lumbre siempre está encendía; que las ovejas tienen yerba bastante en el establu; que yo estoy muy bien; que por mí no se apure ni tenga pena…

Yo no sabía qué pena se había metido de pronto en el alma del señor maestro. Los labios le temblaban más deprisa, abría y cerraba los ojos con presteza, iba agachando la cabeza como si se quedara dormido, poco a poco, al son del viento. Después se le caían unas lágrimas y los labios le tiritaban. Yo no comprendía por qué lloraba el maestro, con la cabeza agachada, con la pluma temblándole en la mano, con la cara descolorida. La pluma seguía rasgueando como cuando un pincho de árgoma, una quima, un bardal, me desgarraba la blusa…

Después tía Esperanza, sin anteojos, sin cordero, sin harina en la masera, sin cobertores, sin gallinas pedresas, se marchaba, con la carta en la mano, encorvadita, dando golpes en la tabla con su picaya de espino. El señor maestro volvía al cuarto de los libros y estaba allí un buen rato. Al salir tenía los ojos muy colorados y estaba todo el día triste, sin enfadarse con nuestros ruidos, sin pegarnos con el puntero, pensativo, paseando de acá para allá, mirando al suelo.

El invierno llamaba en las ventanas con las voces de campanos, de bígaros, de tambores, de silbidos. Y seguía echando puñados y puñados de ventisca en los cristales…

MANUEL  LLANO    de su libro     RETABLO  INFANTIL

A LIEBANIZATE: quiero comprobar si me funciona, el poder publicar de forma directa y entrar en su página sin intermediario y como colaboradora de sus publicaciones, metiendo además un texto diferente, que rompe la línea de tantas y buenas publicaciones de temas actuales y que de forma constante nos bombardean. Recordar a Manuel Llano, su magisterio en Helguera, la emoción sencilla que despierta y el dominio de nuestro dialecto más puro y sensitivo. Así lo reconocieron autores como Gerardo Diego, José Mª de Cossío que fue quien le reconoció como el mejor prosista en dialecto montañés de su época.

Reflexión “en voz alta”: el “enfermo” regionalista cambia de cuenca

DSC_0862Al final del resultado de las elecciones municipales y autonómicas se puede obtener un par de reflexiones, que, con permiso, me atrevo a detallar, sólo para vosotros. Una tiene que ver con los propios resultados, otra con la gestión institucional de esos resultados, luego la relación del arco de la bahia con el resto del partido, luego la situación de la comunidad, y, finalmente, el posible camino hacia el futuro. Sigue leyendo

C’s y la insoportable levedad del ser santanderino

Santander sigue siendo la capital de Cantabria,y sin embargo, el peso político en el marco de la comunidad aún no es el que le corresponde por derecho. Aunque, a pesar de muchas circunstancias de las recientes elecciones municipales y autonómicas, esté más cerca de alcanzarlo. Aún a pesar de la pérdida de la mayoría absoluta del PP, no sólo en Santander, sino en otras partes del árco de la bahía, se asume como verosimiles unas insidiosas declaraciones del todavía alcalde en funciones, Iñigo De la Serna, achacando al principal partido de la oposición, el PRC, de haberle garantizado la continuidad en la alcaldía. Vamos a demostrar en sus exáctos términos quien es el responsable único y exclusivo de esa continuidad: C’s. Y que, donde no está C’s, el cambio, se produce. Y que, C’s, son gente que aterriza como un marciano sobre la tierra, sin conocer las peculiaridades del territorio, y reconociendo recibir órdenes tajantes desde las alturas; justo lo contrario que la democracia que tratan de meter con calzador a los demás. Sigue leyendo