Categoría: Arte

VINCENT VAN GOGH

Mª TERESA FUENTES ALVAREZ

 

Fiel seguidora de las corrientes plásticas Impresionismo y Posimpresionismo y llegado el momento, tuve el placer de contemplar algunas de las obras expuestas en museos como la National Galery en Londres; el Musée d´Orsay en París, Amsterdam, algunas en el Prado pero sin embardo quedé atrapada y sorprendida por la exposición que en 2013 y de forma temporal,  nos brindó el Museo Thyssen en Madrid y que tituló “Impresionismo y aire libre”.

Conocí a través del Thyssen una parte del grupo de pintores que iniciaron en los siglos XIX y XX, un giro en la pintura, configurando ya un panorama decisivo para la aparición del arte contemporáneo, con figuras tales como Monet, Cézanne, Más, Matisse… y para mí y de forma personal VINCENT VAN GOGH, al que considero el pintor que más hondo ha calado en mi encuentro con la pintura y en cuya vida, aunque conocida por todo el mundo, me propuse profundizar, quizás, para conocer e interpretar mejor su obra.

vincent_van_gogh_portrait_de_lartiste_0Pocas vidas tan apasionadas como la de este holandés nacido en Zundert en 1853, que como personaje de tragedia rusa, busca presuroso el sentido de su existencia. Su vida y obra siguen envueltas en su mito de mártir del arte moderno y modelo de artista difundido por el Romanticismo.

Vincent van Gogh, nació el 30 de marzo de 1853, recibiendo los mismos nombres que sus padres impusieran a un hermano mayor que nació muerto, justo un año antes y en el mismo día de su nacimiento, como si fuera un presagio de lo que había de ser su original y atormentada existencia. Vino al mundo en Zundert (Paises Bajos), pueblo donde su padre oficiaba de pastor protestante y si bien no se conoce la íntima relación que pudo tener con su familia, no fue así con su hermano Theo, cuatro años menor que él y cuya abnegación y ayuda hacia Vincent fue determinante y decisiva para que éste hiciera posible su corta pero intensa vida artística.

Detalle de un Autorretrato (1890, Museo de Orsay, París)

 

Intenta seguir la carrera religiosa de su padre. Siente el ardor de una vocación que le hace leer la Biblia, estudiar Teología y llevado por un humanitarismo descontrolado, trabaja y entra en contacto, en labor misional, con unos mineros de una galería de carbón, Bélgica, cuyas condiciones de vida extraordinariamente duras le impresionan y a quienes entrega su mísera pero íntegra aportación económica al ser despedido.

De forma imprevista vuelve a Etten, hogar paterno, en 1880 decide dedicarse a la pintura. gogh_noche_estrellada_2Ya por entonces recibe de su hermano Theo los únicos ingresos que habría de tener el resto de su vida con quien había iniciado ya su famosa correspondencia. Vuelve con sus padres a Nuenen y es allí donde cobra vida su primera obra maestra “Los comedores de patatas”. Comienza un peregrinaje por pueblos y ciudades en busca de ese sosiego espiritual que le atormenta: Londres, Francia, La Haya, Bélgica y termina de nuevo en París viviendo con su hermano en el apartamento que éste tenía en Montmartre y durante dos años entró en contacto con pintores impresionistas y posimpresionistas; conoció el arte japonés y su hermano le  hizo conocer  algunos de los artistas que ya tenían prestigio en las nuevas corrientes artísticas en París: Pissarro, Bernard y especialmente Paul Gauguin…y otros más y, junto a ellos va encontrando la definición de su pintura.

Noche estrellada (1889)

No se adaptó a la vida parisina y su hermano le aconsejó se trasladara a ARLÉS, en la soleada Provenza. Allí alquila la famosa “Casa Amarilla”, donde dispone por primera vez de una vivienda que puede llamar suya. La soledad se le hace insoportable y comienza a soñar con la creación de un taller con otros pintores. A instancias suyas P. Gauguin se trasladó a “La Casa Amarilla”. Viven juntos pero la relación entre ambos se va haciendo insoportable debido al fuerte temperamento de los dos. Enfados, discusiones, amenazas, hasta un día que van Gogh intenta agredir a Gauguin con una navaja. Arrepentido de aquel arranque de locura se autolesiona cortándose el lóbulo de su propia oreja. Hay dos autorretratos del pintor con la oreja vendada. Este hecho no está del todo clarificado.

Paul Gauguin se marchó huyendo de aquel “loco peligroso”. La paranoia del pintor y su excentricidad son cada vez peor vistas por los vecinos de Arlés. En 1889 ingresa voluntariamente en el asilo de Sint-Remy donde pinta algunos de sus mejores y más famosos lienzos: “Los cipreses” y especialmente “Noche Estrellada”, considerada su obra maestra. Visión apocalíptica de nebulosas, estrellas, sol que parece arrastrado por un pavoroso frenesí. Theo selecciona 10 de sus cuadros que se exponen en el Salón de los Independientes, en París y a pesar de que se va reconociendo su obra, Vincent se siente fracasado, sufre ataques epilépticos cada vez más frecuentes. Se instala en Auvers-sur-Oise, dónde se ofrece a cuidarle un médico de pintores, Gachet, naciendo entre ellos una amistad tan intensa como efímera, cuya ruptura ahondó más la desesperación del pintor. El 27 de julio se dispara en el pecho muriendo a los dos días en presencia de Theo que había acudido junto a él. Tan sólo le sobreviviría seis meses.

VanGogh--Bedroom--1889--MuseedOrsayParis--1400Su arte venció a la locura. Si contemplamos el cuadro de su habitación nada presagia su trágico final. Todo es orden con cierto tono de serenidad. Su Pintura es admirable ejemplo de coherencia y precisamente sus últimos cuadros anunciaban el final de las crisis mentales que casi durante toda su vida padeció EL PINTOR.

La habitación de Van Gogh en Arlés (1889)

Anuncios