A Unai Rementeria y su reforma fiscal #TraerTalento

Es una completa vergüenza los tiempos que corren donde los intereses priman sobre la verdad, donde dar noticias es algo completamente secundario ante un público entregado que dió su cuchara de pensamiento crítico. Que debe empezar a recuperar el sentido común, que debe volver a pensar, a reflexionar y a saber dilucidar donde se encuentra la verdad por sí mismo, sin niñeras, más interesadas en obtener audiencias y dinero en un tiempo donde las nuevas tecnologías han reducido al mínimo las audiencias y los ingresos para los medios tradicionales, primando la emoción a la información, anteponiendo la espuma negando el trasfondo, que se niegan a explicar, por aburrido e inane. Y eso nos pasa, que sin un diagnóstico, no hay pronóstico, y no se puede ir hacia adelante. La sociedad se estanca, como un gato que juega con su ovillo de lana, entretenido, pero sin resultado positivo alguno. Y en esas estamos con lo de la reforma puntual fiscal en Bizkaia.

Los hay que se preocupan sobre el futuro de la gente, el territorio, el pueblo y sus necesidades más allá del mandato que les toca. Esos son los estadistas, como lo es el diputado general de Bizkaia, Unai Rementeria Maiz, pero no el sólo, porque lo individual, por muy valioso que sea, y lo es, no es nada sin grupos de trabajo, que desde los Bengoetxea o Pradales hasta el último juntero hacen grupos y equipos de trabajo, tanto en el ejecutivo foral como en el legislativo foral, las juntas generales, para hacer posible el progreso de Bizkaia. Y es que en este mundo, mundializado para los francófonos, globalizado para los anglofonos, no se juega el partido sólo, los demás también lo hacen, y hemos de, como en la teoría de la Reina Roja, seguir caminando deprisa para poder seguir siendo competitivos. Y, a poder ser, serlo más que nuestros rivales, que los hay, y no son necesariamente los más próximos, porque una región de Suecia o de Japón pueden serlo más incluso que el ámbito mediterráneo de Valencia o Barcelona. Y al fin y al cabo, es de cosas así de lo que se juega, y mucho, un ente tan competente como es la diputació foral de Bizkaia.

Una plantilla impositiva es, necesariamente, para varios años, porque no es una varita mágica que produce efectos inmediatos. Es algo que necesita asentarse, reposar, para poder tener efectos. Muchas cosas en la política, lo son, y por eso se necesitan consensos más amplios que los del propio partido, por más que en Bizkaia el liderazgo del EAJ/PNV sea prácticamente indiscutible. Porque la gente así lo quiere, conste en acta. Y elecciones ha habido muchas. Pero los hay que quieren ganar fuera de las urnas lo que estas no les dan. Ya lo veremos. Y esos consensos necesarios deben existir en cosas como los impuestos o la educación, por ejemplo. Para que puedan dar sus frutos deseados. Cosa que sucede con tiempo y paciencia. Cosa que en los nuevos tiempos no parece estar ni en boga ni de moda, lo cual, en verdad, va contra el interés general y el bienestar del común, aunque no sean conscientes de ello. De que algunos les llevan en dirección contraria, y, en vez de protestar, sueltan unos vivas y juhus por el camino.

Cambiar los parámetros del debate. Una vez un comercial le dijo a su hijo que pensara que en un debate no se está para convencer al de enfrente, sino a los que se encuentran en el entorno. Y lo mejor que puede hacer, en un debate sobre cual helado es mejor, si uno de chocolate o de melón, si el otro empieza a defender el helado de chocolate, cuando termina, lo mejor que puede hacer es defender el derecho del consumidor a elegir el sabor del helado de su gusto. Cambiando el parámetro del debate. Y así no se habla de que helado es mejor, sino de que el consumidor es quien debe imponerle al vendedor cuales son los sabores que debe vender. Aún cuando este sea la voluntad de un sólo elector. Es tirar al extremo, pero puede pasar. Y la medida de la Diputación Foral de Bizkaia ha sido subvertida de manera interesada por los que no tienen interés en contar con ella, les importa un carajo el futuro de Bizkaia y no quieren entrar en el fondo del asunto. Cambias el debate. Y los demás debatirán de eso nuevo, no de lo que estaba en origen.

Vamos al asunto. Cuando en los entornos de la nueva economía, que necesariamente debe ir ligada al conocimiento, el valor añadido, competir con los grandes, no sólo con unas buenas infraestructuras, un buen entorno, que sea un buen vivero para las nuevas industrias, para las tecnologías 4.0, donde hay mucho que hacer, y se propone una fiscalidad especial para un reducido grupo de personas, se apuesta por el crecimiento. Sostenible. Por cosas como CIE Automotive, por empresas de sectores que necesitan inventiva, genios como el creador de Sherpa, que se codean con los más grandes, e incentivar de todas las maneras, que ese talento se instale y se mantenga en Bizkaia. En las instituciones forales tenemos la capacidad de usar la fiscalidad en beneficio propio. Y eso ha hecho el equipo de Rementeria, en Bizkaia. El problema está en que, como suele pasar, las medidas no sólo se acaban destinando al usuario original, sino que, pudiera ser, que se incorporen otros colectivos, y un mes después de su incorporación, se dan cuenta que el deporte de élite pudiera estar dentro. Y, por supuesto, no lo usan para, siquiera pensar, que pudiera servir para elevar la categoría de deportes minoritarios a élite, o para igualar al fútbol femenino al masculino, sólo el athletic, en masculino. Y luego el culpable de ser machirulo será el destinatario, sin contar el cómo le llegan las noticias. En fin. Nos meten en una crisis de comunicación, cosa que hemos de evitar con todas nuestras fuerzas, porque es interesada, manipulada y, aparentemente, es algo aséptico y sin nutrientes venenosos. Desenmascarar, hoy, a los falsarios y fariseos nunca fue una necesidad más grande.

Bizkaia hace muy bien, dentro de sus competencias, defender el interés de los bizkainos. Es una vergüenza que, trasmutado el debate, por unos medios de comunicación poco o nada interesados en el futuro de Bizkaia, nos metan en un debate que no es, cambiando los parámetros, en parte, por interés de ciertos partidos que no hacen oposición, sino que son como vikingos versherker con odio en los dientes a lo que huela a jeltzale, y nuestra labor debiera ser explicar porque sino nadie lo hará. Hemos de hacer pedagogía, incluso entre nosotros, porque ya se vé que la diputación foral de araba, con envidia, y la diputación foral de gipuzkoa, con insana indignación, se han dejado llevar por el hombre de paja interesadamente construído. Un hombre de paja es una falacia, donde se construye una realidad alterna, donde alguien dice que es lo que ve, y hace ver que esa es la explicación de la realidad, y que aborrece. Y es a ese relato hacia el que disparan sus salvas y cañones. Y ese hombre de paja se convierte en el centro del debate, desplazando la verdad, que a nadie le importe, interesa. Salvo a quien hizo la norma en primera instancia. Que, por supuesto, es mejorable, y seguramente se puede hacer, próximamente, si se quiere afinar el destinatario, porque como humanos, la perfectibilidad existe, pero no podemos ni debemos arrastrar por los que quieren embarrar el terreno de juego sobre la base de unos ganadores o perdedores, en vez de quienes queremos transformar la sociedad, en dirección a una sociedad más justa, igualitaria, donde es necesario sembrar para cosechar, para tener pan para hoy y pan para mañana. Una sociedad donde es necesaria la empresa, los creadores, los emprendedores y todo lo que contrae, y debemos apoyarlo. Apoyar el talento y traerlo para que germine, en Bizkaia y en Euzkadi. Desde los principios, sólidos, hacia un mañana mejor. Ese es el compromiso, que seguirá dando la Diputación Foral, seguro. Y, de mientras, la sociedad debe aprender a discernir. Porque ni todo es blanco ni negro, hay muchos colores en medio, y no existe la prístina vocación de informar. Debemos tomar el protagonismo en esa tarea. Y no dejar que nos conduzcan, sino ser nosotros quienes lo hagamos. Para ser justos con quien se lo merece y para ser, a fin de cuentas mejores personas. Personas libres de una patria libre, como nos legaron los infanzones de obanos hace mucho tiempo. Vascas y vascos libres en una patria libre llamada Euzkadi.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .