Un nuevo cuento y a dormir #releasetherussocut

Emoción. Esa es la palabra para definir EndGame. La última película de los hermanos Russo, que ya trajeron Capitán América Soldado de Invierno y Capitán América Guerra Civil. Básicamente es el cierre de un arco de películas que comienzan en 2008 con Iron Man y Hulk y cierra con Hulk e Iron Man en el final de EndGame, la última de los vengadores, segunda parte de la guerra del infinito, InfinityWar. Y que tiene mucho que ver con el arco argumental de la malograda Liga de la Justicia de Zack Snyder. No sólo está interconectado el mundo Marvel sino entre sí con otros universos. Generando una guerra que se traslada en el plano dimensional entre fans y detractores de EndGame como si fuera el terreno de batalla de una épica lucha sobre quien tiene razón, sin atender a que lo importante es el disfrute, y este traspira por la piel en forma de emoción, y sólo se puede construir a partir de la empatía con los personajes, creíbles, conocidos y reconocibles, y que estos cuando marchen, que lo harán, su pérdida sea sentida, por lo menos, en la misma cuantía que su presencia en pantalla. Empatía y emoción. Y Acción.

Es realmente curioso que la película entre directamente, con la familia de ojo de halcón, sobre todo cuando te han metido un cuarto de hora largo de promociones, trailers y demás cosas. Pero es una forma diferente, y te mete de lleno en el vacío existencial que surge del chasquido de dedos de Thanos del final de InfinityWar, donde se produce la mayor masacre, no ya de la historia del cine, sino de cualquier cosa imaginada o real, pues en un segundo, desaparece medio universo. Y eso tiene reflejo en realidades a pequeña escala, en la unidad familiar, en cada casa, en cada hogar. Intentan ir a por Thanos para recuperar la gente que ya no está, en un postrer intento de recuperar una batalla que ya se perdió, pero que no lo saben. Thanos está jubilado con su huerto y sus cosas. Y ha acabado con las gemas del infinito. Por lo que es un callejón sin salida, fin. Thor le corta la cabeza, a diferencia de en InfinityWar. Y se acabó la historia.

Cinco años más tarde el mundo no es lo mismo que era. Es evidente. Un elemento de esos de contraste es que vemos en el parque de al lado del Golden Gate en San Francisco un monumento en piedra con los nombres de los cáidos, que inmediatamente remite al monumento de los cáidos de la batalla entre Superman y el General Zod al final de Man of Steel. Y que vemos más en el inicio de Batman Vs. Superman. Desde el ángulo de los humanos, con otro punto de vista. Que es interesante, porque posteriormente los vengadores volverán a entrar en películas de la saga, de estas últimas 22 películas del universo marvelita, pero desde otro punto de vista, tercero, externo. Un ratón saca a AntMan de su fragoneta de kinwis, seguramente el ratón Mickey, obviamente, el jefe de fox, de lucasfilms y de marvel, y de más cosas, desde su puesto de CEO en la sombra de Disney. Capi, Capitán América, hace de coach, en una sesión de autoayuda. Es difícil superar eso. Y hay que digerirlo. Y exponer en pantalla el paso entre la desaparición de medio universo, en seres vivos, y buscar una forma, la que sea, de revertir ese auténtico drama. Por muy difícil que sea. Cueste lo que cueste.

Cuenta la película como Iron Man tiene una hija. Esta con la señorita Potts en una casa cerca de un lago, en una posición idílica. Como Thanos, pero mejor, porque Tony Stark tiene una familia. Su familia. Pero, y volviendo a no sólo InfinityWar, sino a Homecoming y a Civil War, Iron Man siente que tiene una obligación para con Peter Parker, porque, a fin de cuentas, el, Tony, fue el que le va a buscar y le recluta para estas aventuras. Y desapareció en sus brazos. Siente una responsabilidad como si fuera el hijo (varón) que nunca tuvo. Se ve reflejado a sí mismo en el. Y debe hacer lo que (cree que) su padre nunca hizo por el. Rescatarle. Y se suma al equipo. Por otro lado y probablemente porque en Marvel gustó mucho Aquaman, Thor vive en un pueblo pesquero costero llamado “Nuevo Asgard”. O tal vez sea simplemente porque lo único que se conoce de los nórdicos es que viven al lado de la mar, que son buenos marinos, y todo eso. En cualquier caso, realmente no remitiría a la película Aquaman, sino a la aparición de Arthur Curry en el comienzo de la Liga de la Justicia, cuando Bruce Wayne va a buscarle. Obviamente. Tenemos momentos en los que los personajes son vistos en sus trasfondos de dolor y sufrimiento, que los humaniza y los acerca a un espectador que debe querer algo más que pelea, pelea, pelea, refresco, pelea, chiste, pelea, pelea, frase épica, fin. Obviamente no hay que detallar el plan hasta sus últimas consecuencias porque en buena medida está fragmentariamente explicado en otras películas. El puzzle llega a su fin.

Si ha habido un hilo conductor que ha introducido personajes en unas películas y en otras y en un universo interconectado, que no es ni siquiera el caso de una saga como es la de James Bond, con un personaje que protagoniza todas las películas, es inevitable dar cosas por explicadas, pero corres el riesgo de que haya quien no lo vaya a entender en tanto que pueden no haber visto esa película. Que se le va a hacer. Son guiños. Es impresionante como Ojo de Halcón se convierte en un alocado asesino a sueldo de su moral y ética de renegado derrotado por la pérdida de su familia, contra un cártel mexicano o la yakuza en Tokyo. Que podría haber servido para una película propia. Ciertamente. Pero es que su personaje necesitaba esta despiadada ira homicida como representante de todos esos hombres y mujeres normales que ante la pérdida de todo lo que aman no tienen más horizonte que la autodestrucción y la autocompasión, en este caso, exteriorizada en la búsqueda de venganza. Que a fin de cuenta es el lema de los propios avengers, si no podemos proteger la tierra la vengaremos. Durante o a posteriori. Y eso hacen.

Resulta sorprendente ver cosas que muy poca gente va a comprender, si no son frikis, lectores de comics y así, como es la presencia de Profesor Hulk, como mezcla entre Bruce Banner y Hulk, como punto intermedio entre ese Doctor Jeckyll y Mr Hyde, que existe en el mundo fungible del cómic. Lo mismo que el capitán américa, steve rogers, ha tenido que luchar consigo mismo en el cómic. Pero parece que hay que argumentar lo que sea, como sea, y cuando sea. Cosas del momento. O de ser humano, más bien. Deciden el salto cuántico, manipulando el tiempo y el espacio, para coger puntualmente las gemas en el pasado, usarlas en el presente, y variar el futuro, recuperando lo que se perdió. Un plan ambicioso, en una película, que sin duda lo es, amalgamando drama, comedia, épica, lucha y … En un momento dado hay tres gemas en la ciudad de Nueva York. El desearcto, la lanza de Loki y la de los magos. Y eso nos hace volver a Vengadores, la primera, a soldado de invierno y a Doctor Strange. La anciana acaba convencida de que es lo correcto. Cuesta más las otras dos. Deben pelear en medio de las luchas pasadas, viéndose los unos con sus otros yo. Trazas los planes y los imprevistos te llevan por otros derroteros. Deben volver a 1970.

Camp Lehigh. Bunker. Curiosamente por la zona está ya Michael Douglas, que luego vendrá de la mano de Ant Man. Pero en este elemento va a desarrollarse una parte sustancial de la trama con Tony Stark. Y su padre. Y porque, como en buena medida ya se había avanzado en InfinityWar y otras, tendrá que sacrificarse por el equipo y el bien común. Por su propia historia y arco argumental que lo lleve a ello. Un personaje que recupera las esencias del primer IronMan para darlo todo, incluso su vida. Pero en 1970 sólo quiere la gema, que la obtiene, viendo a su padre y a Jarvis, el chofer de su padre. Muerto, técnicamente, en la era de ultrón. Como todo el mundo sabe. El capi, Rogers, ve por un cristal a su novia de juventud. Tan cerca y tan lejos. Deben volver al presente. Rocket y Thor logran otra piedra en Asgard, donde Thor debe enfrentarse a su propio pasado. Es un poco como la Liga de la Justicia. En un primer escalón están Batman y Superman, aquí Capitán América e IronMan, en un segundo WonderWoman y Aquaman, es decir, Thor y Hulk, y luego todo lo demás. En DC, lamentablemente, pocos. En Marvel unos cuantos. Durante el visionado de la película te das cuenta de que cuentan con lo contado en otras películas para ir al final de una época, con épica, pero desde el realismo y el drama. Sin valle no hay cima.

Viuda negra se sacrifica en Vormir porque sabe que su relación con Hulk es imposible. Y que Ojo de Halcón tiene una familia que recuperar. Es un tira y afloja en el que, todo el mundo sabe, alguien ha de caer por el hueco del ascensor, y cae ella. Voluntariamente. Sacrificándose. Ya no volverá. En el futuro. Lo cual no significa que no vaya a aparecer. El cine es el escenario de las maravillas and the land of make beleive. Crear y creer. Y hacerlo de otra manera y con otro punto de vista. Como volver al inicio de Guardianes de la Galaxia, con StarLord, Peter Quill, haciendo el friki-ridículo con el WalkMan, desafinando, como sólo lo puede hacer tu padre en su karaoke particular. Thanos ve su futuro y le gusta. Hay un intercambio de personalidades. Ya no es Gamora la que convence sino Nebula la que la convence de que su “padre” es malvado. Un intercambio de nebulas hará que la nave de Thanos se cuele al presente. Y luche contra la trinidad, Capitán América, IronMan y Thor. Que serán los sacrificados que tendrán que hacer frente a la amenaza. Espectacular cuando Rogers coge el martillo de Thor. Ya en la era de Ultrón lo movió un poquito. El capi es digno. Es puro de corazón. Pero no es suficiente, frente a todo el ejército, se necesita más contra Thanos.

Doctor Strange una vez recuperado, recoge los vengadores perdidos, y los ejércitos perdidos de Asgard y Wakanda y los trasporta a la batalla. Explosión de emoción y aplausos al verlos entrar en la pantalla. Y una lucha épica, en la que sólo sobra ese momento de “pelea de chicas”, quizás en un preludio de una película de vengadores femenina. Ya verán en Marvel. Obviamente Capitana Marvel no puede usar el guantelete porque no tiene ni idea de lo que pasa. Aparece al inicio, trayendo la nave donde está IronMan a la tierra, y después va a hacer sus cosas por el universo. Es una chica muy apañada y resuelta, y parece ser que no es profeta en su tierra, la Tierra, y oferta sus servicios más allá de Orion y las puertas de Tanhausser. Vuelve para hacer pedazos la nave de Thanos, que dispara indiscriminadamente cuando se da cuenta que la cosa pinta chungo para sus fuerzas. Y le da igual acabar con ellas si acaba con los vengadores. Se pasan el guantelete de unos a otros. El original no, claro. El que hizo Tony Stark y que Hulk chasqueó para traer a la gente de vuelta. Y que Thanos quiere para destruir el universo y hacer uno nuevo. Quiere ser Dios. Sin parihuelas. Y en un golpe de mano final Strange le recuerda que el único plan posible para sobrevivir es este, y el secreto final, que debe sacrificarse. Coge las gemas un segundo antes de que Thanos chasquee sus dedos, y lo hace el, porque si Thanos es inevitable, el es IronMan. Los últimos chasqueadores son Hulk, segunda película de la franquicia, y luego IronMan, primera película. Cerrando el círculo. De la vida.

IronMan muere. Capitán América retorna las gemas a su lugar para cumplir con la continuidad del espacio tiempo, prometido por Bruce Banner a la anciana en el templo de Nueva York. Pero aprovecha y se queda en el pasado con el amor de su vida. Lo cual es como una muerte. Pero el capi no puede morir. No en pantalla. Por lo que aparece viejuco y entrega su escudo a Falcon. Y no a Buccky. Nadie se fía de Buccky. Ya fueron a la guerra, tras Winter Soldier, Capi y Iron Man, en Civil War, en parte, por ello. Y ahora Rogers ha aprendido la lección. Y si, aparece en los cómics. Y sí, tras la compra de Marvel por Disney. Por lo que, es complicado. La cuestión está en que la esencia se transmita a los “herederos”, que es lo importante. Es la despedida de una época, de una saga. Es la cima de la montaña, con altos y bajos, valles y cimas, donde reir y llorar, transformar personajes, ha sido una realidad, y por eso, duele y afecta al espectador todo lo vivido junto a ellos, en el momento en el que se van. Con un cierre a lo Star Trek VI, donde los principales actores firman en pantalla el cierre. Sorprende que nadie se haya dado cuenta, siendo el mundo de los frikis, integrado también por los fans no sólo de los superhéroes de Marvel o DC, sino también de Star Wars o Star Trek, como se refleja perfectamente en The Big Bang Theory.

Hemos de comprender ahora que haya gente que a esta película no le caiga en gracia. Es plausible. Lo que no puede ser es que se haga en base a memoria fake, falsificada, y diciendo mentiras. No es admisible. Hay que acordarse de todo. Y saber diferenciar y distinguir. Por partes. Hay cosas que vienen de películas pasadas, como este Thor, que viene de Ragnarok. Y tantas otras circunstancias. El problema estriba en que aparentemente Marvel ha hecho unas películas con un tono y una línea, y DC lo intentó con otro. DC fracasó, y, además, no le dejaron. Por un lado porque desde Warner no se tuvieron cojones, perdón, ovarios, para llevar adelante su universo expandido, tal y como estaba planteado, que por otra parte, era intentar correr sin apenas saber andar. Y por otro porque a Zack Snyder le cortaron las alas y los sobaquillos. En la Liga de la Justicia a dos películas había un esquema de derrota en el primer tramo, con pérdida de Lois Lane para la segunda en tanto que Superman se dejaba ir, uniéndose a los inhumanos, teniendo que volver flash al pasado para salvar a Lois, que, como reconoció era el mundo de Clark Kent. Y a partir de ahí tratar de derrotar no a StepenWolf, sino al equivalente de Thanos, que no apareció, y era Darkseid, que tuvo su actor, que lo interpretaba, en la versión de 3 horas y media, el corte de Zack Snyder, que existe y si Warner quiere, algún día veremos, no sabemos donde ni cuando, pero que tiene que salir. Cueste lo que cueste.

Aquellos amantes de Man of Steel, Batman vs. Superman y la Liga de la Justicia pueden ver una reivindicación de su tono y su historia. La que Zack Snyder quiso para su universo expandido. Y verán con buenos ojos esta superproducción. Ya hay quien ha llegado a decir que no es admisible que Marvel haya cerrado su arco con una película del estilo de Warner. No hay para tanto, pero algo sí. Los hay que creen que es malo hacer películas con contenido, con drama, humanizando y dotando de contenido a la historia de los superhéroes. InfinityWar apenas tiene guión, pero funciona, como espectáculo. Es gloriosa y épica, pero tiene “agujeros de guión” a patadas. No conviene olvidarlo, a la hora de juzgar esta Endgame. Y que están concebidas como una unidad, siendo del todo complementarias. Los que esperan un calco de InfinityWar en EndGame se encontrarán con una decepción. No hay que repetir esquemas, como se ha dicho respecto no sólo al episodio VIII, sino también con el VII, alabando Rogue One y Han Solo en lo que valen, como algo distinto y fresco. Es, pues, importante saber donde uno está, y dejarse de bajas pasiones, porque hay una lucha importante, más que nada en redes sociales. Y los papeles parecen haberse inverdido. Marvelitas de toda la vida defenestrando EndGame y Deceítas defendiendo la película. Como medio para defender su propio sueño, truncado y frustrado. Lástima.

Y como todo tiene su espejo, y a pesar de que lo que tuvimos en la Liga de la Justicia, en vez de lo previsto, que era como Avengers InfinityWar con EndGame, se tuvo la primera de Avengers, la de Josh Weadon, dicen que en vez del corte origial de los hermanos Russo tenemos otra cosa. No sé bien el qué, porque si a la Liga de la Justicia la obligaron a pasar de 3 horas y media a 121 minutos porque literalmente decían que no había nadie que aguantara todo aquello en cine, los Russo presentan un producto de tres horas, donde hay quien dice que sobra hasta dos horas. Decir es grátis. Gente que estuvo contra DC, lo dice. Y ahora, sintiéndose dueños del interpretómetro de marvelita de honor, los hay quien dicen que este EndGame no es digno, y debe rehacerse, y lanzan el hashtag no de #releasetheweadoncut que tendría irónico sentido, sino el de #releasetherussocut no queriendo entender nada. Están dolidos, no saben lo que quieren, pero lo quieren ya. Y no saber lo que te pasa es lo que te pasa. Diagnóstico. Y ahí empieza la curación, que es, precísamente, lo que se observa en el primer tramo de EndGame, una catarsis frente a la catástrofe. Y es, EndGame, un peliculón, irrepetible, y la puñetera cima del universo Marvel. El problema es que todo final obliga a un nuevo comienzo. Y el universo aborrece el vacío, como le dijo el Sr Spock en Star Trek VI a su presunta sucesora. Hay que seguir adelante, y la fase 4 está en marcha. Es una oportunidad y un reto, tanto para Marvel como para el propio DC, que, se diga lo que se diga, mantiene, aún soterrado, el hilo tras el esquema de su forma de hacer películas. Deben potenciarlo. Y hacer películas, ambos, con el afan de contar historias, no de agradar. De hacer felices al espectador, no dándole lo que quiere, sino lo que puede adorar, con estilo propio, con un guión, con algo que transmitir, y que, de alguna manera, le marque, y quede impresionado, y, porqué no, emocionado. Y para eso, para ese fin han hecho, de manera valiente, atrevida, sólida y creíble esa maravilla denominada EndGame. Hay relevo, ya se verá. No será fácil. Y los fans no son precísamente fáciles. Que no deben caer en ser Haters, sino razonar, y salir de la trinchera de marvelitas y deceitas. La guerra terminó. Y ganamos todos. Disfrutemos juntos del espectáculo del buen cine. De InfinityWar, de EndGame, y, cuando a Warner le salga de las narices y por fin la podamos disfrutar, porqué no, también, del corte Zack Snyder de la Liga de la Justicia. #releasetheSnyderCut. Thanks.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.