Puigdemont cobarde, gallina, capitán de las sardinas

Carles Puigdemont es un traidor. Un botifler. Y ese es su trabajo. Su función. Como lo sabemos? Pues verán. La fecha de autos, en donde se decidió expurgar de las listas a Jordi Xuclá, Carles Campuzano o Marta Pascal, esa reunión, se convocó, directamente, desde Waterloo, con 12 horas de antelación. Acudieron únicamente 138 personas de un quorum de 440 personas. Y que supuso la imposición de unos candidatos que no podrán serlo, en la práctica. Y lo saben. Por más que, en efecto, sean inocentes. Pero, ojo, eso no es precísamente bueno, sino todo lo contrario. Y en esa reunión no se dijo nada de la candidatura europea, que el propio Puigdemont anunció en sus redes sociales 10 minutos después. Polonia le retrató revisando una escena de “Los intocables de Elliot Ness”, maravillosamente plástica. Y es que lo suyo es mandar. Y sacrificar Catalunya y todo lo que haga falta en el altar de Baal para mantener… la desestructuración del nacionalismo democrático. Mandando el. Sin oposición. Por Catalunya, sin Catalunya.

Si este Puigdemont acusaba en 1995 al nacionalismo catalán de indecisión, este infiltrado desde ámbitos cercanos a las CUP ha hecho realidad esa indecisión. Ha vaciado el contenido de un nacionalismo que en el espacio tradicional de CIU ha ido deconstruyendo un proyecto hasta convertirlo, aparentemente en binario. Independencia si o no. Cuando Artur Mas entra en el Govern en 2010 la idea básica era solucionar el tema económico, que el tripartito de PSC, ERC (si, ellos) y Iniciativa (hoy engrossando las filas dirigentes de Podemos-En Comú Podem), pero esto fue cambiado. Como? Porque los infiltrados en CDC fueron transformando las bases en independentistas, superando, hoy, a las filas de la propia esquerra. A nadie le importa hoy la sanidad, la educación, las infraestructuras, las políticas de diário para la gente en Catalunya. Ser coherente, que menos que pedir eso.

Puigdemont llamó personalmente a todos y cada uno de los candidatos a la alcaldía del PdeCat para las proximas elecciones municipales de 26 de mayo de 2019. Se montó su Crida para hacer una nueva Convergencia sin convergentes. Quería sumar algo así como un SNP escocés, pero desde un espacio que tenía a CIU y ERC con otras cosas pequeñas, inviable, en la práctica. Por lo que, el asunto, era cooptar todo en su beneficio. Personal. Romper el espinazo de un Pdecat independiente. Y para ello empezó con la constitución de la marca Junts Per Cat. Pero esa marca es propiedad del Pdecat. Por lo que necesita el mando del partido. Ya hizo que quitaran de en medio a Artur Mas y Neus Munté. Recordemos que son los héroes del 9 de noviembre de 2014. Antes del 1 de octubre ya hubo un referéndum. Y tras el están hablando de un (nuevo) referéndum legal y pactado. Una vez más. Y se cargaron a Marta Pascal. Pero, aún así, todavía, el PdeCat se le resiste a Puigdemont. Aún con Bonheví. Y tras el chantaje emocional de “o vienes de candidato a la crida, o a una suma conjunta o te pongo un candidato mío enfrente” (como ha pasado con Ferran Mascarell en Barcelona, finalmente integrado con el Pdecat) el asunto se centra, sin duda, en una nueva convocatoria a elecciones catalanas en octubre de 2019.

Está bien claro que Puigdemont, que reconoce que su DNI (español) caduda en febrero de 2020, y un año y medio más tarde, su pasaporte, se ha quedado en Waterloo para incubar el huevo, hasta que, o bien el presunto delito prescriba, o bien hasta que le libren (otros, siempre otros) de los cargos y/o de las consecuencias derivadas de ese, si, juicio político, contra los “políticos” catalanes. Que son inocentes. Y porque son inocentes? Porque ni siquiera arriaron la bandera de españa. Ni del Palau de la Generalitat ni del Parlament. Porque el procés escondía una filfa, teatro, un tira y afloja que esperaba traer al Gobierno de España a una negociación, pero estaban sobre aviso de que todo eso que estaban haciando las élites independentistas era simplemente una prueba de fuerza. Y por eso hubo declaraciones, pero nunca independencia, nunca república, nunca nada de nada. Por eso Puigdemont es un traidor. A la gente, a su gente, que quería la independencia y que fueron engañados. Y el procés se convirtió en una religión, que no se puede cuestionar, a pesar de la completa disociación entre la teoría y la práctica, del todo punto ausente. Se ha vendido humo. Y es humo lo que está consumiendo el pueblo catalán.

Puigdemont evidentmente fue una imposición. De quien? De las CUP. Porque? Porque cuando hubo elecciones en septiembre de 2015 con Junts Pel Sí no llegaron a la mayoría absoluta y necesitaron de las CUP. Que impuso que JpSí expurgara al President Mas de candidato. Sin atender a las causas estructurales. Y aceptaron. Y pusieron al candidato “bonito” de las CUP, críado en la desconfianza y el ataque al nacionalismo de CIU desde dentro. Como demuestran sus columnas dominicales en los años 90. Destilando bilis contra los que luego fueron compañeros suyos como pueden ser Rull o Turull. En prisión preventiva. Y candidatos en las generales única y exclusivamente porque, enfrente, van presos en listas. La traición a Catalunya se sustenta de huír de la política real y avanzar en los pájaros y flores. Le dolió mucho a Puigdemont el apoyo de la moción de censura a Rajoy, porque fue el único momento en el que el grupo parlametario le desobedeció. Y Puigdemont es fan de Vox y Abascal. Y es fan de un 155 permanente. Porque cuanto peor mejor. Como el anuncio de las CUP de la furgoneta, que la despeñaban por el barranco. Ese era el procés. Para ellos. Un vehículo para que empiece el mambo. Revolucionario. Y Puigdemont al mando. Como los anarquistas tomaron al President como mando tras el 18 de julio a pesar de que ERC dominaba 8 unidades y los anarquistas más de 40. Un mando personal y personalista que le salva el prurito a pesar de que su suelo es prestado. Y por tanto, está, en el fondo, a su servicio.

Puigdemont aspira a desbancar a su máximo rival. Esquerra. Y Junqueras. Ese es su objetivo vital. Ser el líder supremo. El comandante en jefe. Liderar, y vivir bien, desde el exilio, hasta que le hagan la república o lo que sea. Como se ha dicho. Donde estuvo la república? En ningún lado. Y los planes estaban y las propuestas se hicieron. Pero se improvisó. Por voluntad de improvisar. Por voluntad expresa de no romper la cuerda, sino tensarla. Nunca hubo vocación de salir de la caja, ser algo fuera de España. Y esa es la verdad profunda de las cosas, para quienes se sienten frustrados y no se culpan a sí mismos (por creer en el crecepelo de Puigdemont o Junqueras) o a sus líderes, sino a los demás. Convirtiendo el asunto en una secta, en una religión sectárea en la que hay que apoyar al líder mesiánico que todo lo sabe, todo lo hace posible. Salvo lo importante. Y en lo importante debiera estar la gente, porque es su vida lo importante. Y una patria libre sólo se construye desde una ciudadanía libre e igual en derechos y libertades, en obligaciones y en convivencia. Y ante esto sólo cabe decirle al pueblo de Catalunya, ese que nunca, en las elecciones de 2010, 2012, 2015, 2017, o los referéndum de 2009-11, 2014 y 2017, nunca superaron el 50% del censo (como para llegar al 65% que dijo Iceta), le retire su apoyo a Puigdemont y Crida/Pdcat/Junts, se produzca esa escisión que los rumores en Catalunya llevan especulando que sucederá, y desde las pequeñas nuevas realidades como Convergents, Lliures, Units Per Avançar y otros puedan levantar una nueva Convergencia que pueda poner en pie lo que Catalunya necesita, es decir, un modelo EAJ-PNV que maximice las capacidades institucionales para dar solución a los problemas de su gente, y pueda dotar de estructuras de estado a un proyecto nacional realista desde el pragmatismo. Sacar la gangrena que desangra el catalanismo y enrumbar definitivamente hacia un catalanismo constistente, serio y definitivamente que cumpla la palabra dada. Catalunya no te quiere, hazte a un lado. Botifler, Puigemont, Botifler!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.