Simplemente Navarra

PAMPLONA, 03/12/2016.- La presidenta navarra Uxue Barkos (2d), junto a la presidenta del Parlamento, Ainhoa Aznárez (d), durante el homenaje al Reino de Navarra ante el Archivo General, antiguo palacio real, donde se ha ondeado la bandera de Navarra, se ha descubierto un monolito conmemorativo y realizado una ofenda floral de la que han tomado parte también la presidenta del Parlamento y los alcaldes de las cabeceras de merindad. EFE/Villar López

Si, es cierto. Cuando llegaron los resultados de las elecciones forales (que no autonómicas) de mayo de 2015 en la Comunidad Foral de Navarra muchos se quedaron sorprendidos. Los primeros, los de la UPN, claro está. Pero no en menor medida los directivos de EAJ-PNV y de Zabaltzen, de Geroa Bai, pues se iban a encontrar con el reto de asumir el liderazgo de las instituciones navarras. Y no es menor el reto. Conviene decir que los requete-navarros jamás han tenido la mayoría absoluta, como se vió con el asunto de la expulsión y liquidación de la CDN de Alli o el affaire erótico-festivo con Roberto Jimenez de protagonista, que ha llevado al PSN a las orillas, a los márgenes de la historia. Por ahora, al menos. UPN fagocita a todo el que se acerca a su vera y pretende compartir con ellos el poder. Por eso no deja de producir risa los que aún usan el acrónimo de UPNV. Que salaos. Y es que el asunto no puede ser más complejamente simple. Sólo Navarra, sin aditivos, por favor.

Resultaría cómico si no fuera real que se lamente la pérdida de un Gobierno, el foral, por un puñado de votos … a Ciudadanos. Si, ese simpático partido que odia el régimen foral, que odia el convenio, que quiere mandar competencias a Madrid, con un tal Alberto Rivera de les Corts como presumido Primer Ministro in péctore, lanzado al estrellato. Y es que, dejando eso al lado, que foralismo es ese que asume y hasta jalea sentencias antiforales como las de 2014? Y que foralismo es ese que odia y desconfía del pueblo que quiere urtarle el derecho hipotético a decidir el futuro de su comunidad? El futuro de Navarra debe pasar por las manos de las mujeres y hombres que la conforman, sin ser necesario cortapisas, puesto que tienen derecho a acertar y hasta a equivocarse, claro que si!

Cuando UCD, PSN y UPN negociaron el amejoramiento del fuero incluyeron una adicional, calco, que casualidad, del estatuto (malvado) vascongado … vaya por Freya! Y fueron tan cucos que incluyeron un artículo 54, aún más claro que el artículo 18 y disposición transitoria quinta de … ya saben, el otro. Régimen económico de la Seguridad Social, para Navarra. Lo han reclamado? No! Claro que no. En España están bien seguras las pensiones navarras, como todo el mundo sabe. Y lo de reclamar que la Policía Foral sea una policía integral? Separatismo! Y que el Gobierno de Navarra pague lo justo y necesario por solidaridad en la aportación al estado? Nacionalismo! Claro que, bien que se preocuparon por pedir idéntico plato en 2003 al que los vasquitos habían cogido de Madrid en el año anterior, en la negociación entre Montoro y Zenarruzabeitia. O en 1990 respecto a la negociación de 1981 de Pedro Luis Uriarte con Añoveros, pariente del gran hijo de la Iglesia que mantuvo la dignidad episcopal en momentos de zozobra. Por lo que, que en 2017 Geroa Bai negociara sobre la plantilla vasca no debiera sorprender, conceptualmente. Sólo que … por una vez, se ha podido negociar de tu a tu, sin subordinadas, con la mirada prístina, sin renuncias impuestas por un complejo heredado y rencoroso hacia lo bizkaino. Joaquín Lizarraga Martínez, propietario de FASA fue testigo (y mártir) de esa realidad.

Una Navarra sin prejuicios, esa es la que predica y escribe todos los días este Gobierno. Que no se resigna a mirar a Europa desde Madrid, teniendo la muga tan cerca, y al otro lado, navarros tan orgullosos de serlo como los que tienen DNI español. Una Navarra tan diversa y plural que entiende que hay más de una y de dos identidades compartidas, que hay muchos sentimientos, políticos, religiosos … y todos deben respetarse, dentro de la ley, los derechos humanos, y el bienestar al que tienen derecho. Una Navarra en la que nadie se quede atrás, que redistribuya mejor sus escasos recursos, en la que la economía, al parecer, no se hunde, sino que prospera a toda máquina. Que diversifique su proveniencia de ingresos, sin lastimar ni menospreciar su primus inter pares alemán. Una en que todos los sectores producitivos vean reconocida su labor, y no en la que intereses particulares o familiares vean truncarse nichos tradicionales, como Iván Gimenez explicó en su conocido libro. Que historias, hay. Y ahora, la economía, lejos de hundirse, proporciona un suelo más estable para el bienestar de navarras y navarros, que es lo importante. Una patria de mujeres y hombres libres e iguales. Una Navarra abierta, al progreso y al futuro.

Cifras y datos. Constantes y sonantes. Eso es lo que quieren y observan las ciudadanas y ciudadanos reales de la comunidad foral. Usar la comunidad y a sus habitantes como trinchera, como rompeolas contra el nacionalismo. Vasco, por supuesto. Eso va con UPN. Un falso regionalismo (todo lo contrario del que predica el PRC de Revilla, gran amigo de Urkullu y del PNV) en el que Navarra siempre se ve supeditada al nacionalismo español, y sus necesidades y preocupaciones como dique de contención con una serie de neuras y de obsesiones identitarias, españolas, por supuesto. Que no se han visto por ninguna parte en la realidad. Sólo pueden volver a proponer el mismo material cárnico del programa electoral. Caduco y envejecido, pero que, como se ve, no deja a algunos comerciales a intentar volver a venderlo, y la labor social está, debe estar, en denunciarlo ante la inspección de sanidad electoral. Y no comprarlo, por supuesto.

Navarra tiene futuro porque tiene presente. Eso es lo importante, y lo que deben valorar en Navarra. Y es que no hubo apocalipsis, el mundo no se acabó, y se sigue trabajando día a día por una Comunidad, cada día más foral, de verdad, que es la forma en Navarra de ser … demócrata. Hay que ser demócrata antes que cualquier cosa (navarro, vasco, francés, español … o chino; que por cierto, que idioma tiene más futuro, el castellano o el chino?) y eso implica romper con trincheras y abrirse al mundo, como hace este Gobierno. Por sus hechos les conoceréis, dijo el señor. Hechos, no palabras. Hechos para Navarra. Hechos que se ven, palpan y expresan con la fuerza de la convicción de confiar en el depositario de la soberanía navarra, que a fin de cuentas, no dejan de ser sino las y los electores, que son los que eligen a su Parlamento, que es donde se elije al jefe del gobierno. La última vez tuvo el honor de serlo Uxue Barkos. Y en 2019, con un programa electoral, con el compromiso con su pueblo, cumplido, dejará en las manos del pueblo que elija entre promesas o realidades. Consolidar un proyecto o volver al pasado. Y es que, para Geroa Bai no hay dudas en lo que se quiere. Simplemente, Navarra.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s