Como Alemanía perdió la Gran Guerra

4dc83773785bba8b861425b6a9936aa9Seguramente no fue la primera guerra mundial verdaderamente y no fue la última, pues su original nombre de “Gran Guerra” fue sustituído por otro cuando hubo que empezar a contarlas … aunque, quizás, en siglos venideros se considerará al conjunto del conflicto y al periodo de entreguerras como un mismo gran conflicto. El 11 del 11 de 1918 se llegó a un armisticio con Alemania, a las 11 horas. Luego llegaría algo así como la paz, tras un Tratado de Versalles que pocos se tomaron en serio de respetar y hacer respetar. Alemania, que no fue la culpable del origen de la guerra, fue cargada de la culpa y terminó de pagar por ella en octubre de 2010. Casi un siglo después. Ella no empezó la guerra, pero si fue la responsable de ponerle fin. Veamos como Alemania perdió la guerra que no empezó.

1917 es el año del cambio en la primera guerra mundial. Es el año en el que Estados Unidos entra en la guerra. Aunque es falso, el torpedeo al Lusitania fue dos años antes, transportaba material de guerra y fue dejado en parte como señuelo por parte del almirantazgo. O eso se ha especulado. Tras la guerra fue utilizado como blanco de torpedos para intentar eliminar las pruebas del transporte de armamento. En vano, afortunadamente. Un choque entre Estados Unidos y Alemania por el libre comercio en el Atlántico con países neutrales como Países Bajos y el uso del arma submarina, junto al hecho de los convoyes estuvo en la trastienda de una decisión que ya en 1916 estaba meditada en lo económico. Los préstamos, el valor de la moneda … los intercambios, en Wall Street, primero de los aliados, y luego con Reino Unido como cabeza visible, implicaron un impacto de los EEUU en una guerra en la que de perder sería muy difícil recuperar el dinero invertido.

1917 fue también el año en el que Rusia se desengancha de la guerra. Aquí influye sobre todo la denominada contradicción primaria y secundaria del Marxismo. En un primer momento se alzó la victoria menchevique en febrero. Bolcheviques y mencheviques habían formado el partido socialdemócrata ruso (a semejanza del partido SPD alemán de Engels), pero se escindieron. Alemania puso a disposición de Lenin el tren sellado que llevó de Suiza a Suecia a una comitiva de comunistas exiliados con oro del Kaiser para financiar la revolución. Los mencheviques querían hacer honor a sus compromisos como país. Y los bolcheviques a que un enemigo de mi enemigo puede ser mi amigo y la palanca de cambio en el interior. Al coste que sea. Y fue muy duro y profundo. Salir de la guerra, con la vergüenza negociadora de Brest Litovsk en la que los negociadores de Lenin cedieron en todo, tanto, que dio la impresión a los alemanes que en el frente oriental habían prevalecido. Cuando décadas después añoraban la guerra, añoraban el frente en el que “habían vencido”, el oriental.

1917 fue el año en el que se pudo haber producido un motín en Francia, por las condiciones de la guerra, pero que finalmente fue sofocado cuando el alto mando se dió cuenta y fue consciente que a los soldados convenía, de vez en cuando, darles permisos, mejor comida, y un entorno más saludable… a pesar de que, efectivamente, en esa guerra las bajas, no como en conflictos anteriores, los heridos, se recuperaban más fácilmente para volver al frente. Fue el futuro famoso mariscal Petain el que sofocó los ánimos con una empatía cercana a los soldados de a pié. Algo que a futuro no le sirvió de nada, a pesar de atraerse, en 1940, a su favor, el voto de una sesentena de diputados socialistas.

1917 fue para Alemania el año en el que el frente interno se resintió definitivamente. La escasez llegó a Alemania. Y el malestar ya era generalizado. Había disturbios. Y la presión interna era fuerte. A finales de ese año se buscó la fórmula de establecer una especie de gobierno parlamentario. Cabe recorda que desde 1914 los socialdemócratas y las fuerzas de izquierda eran mayoritarias en el parlamento. La internacional en 1912 había quedado que cuando las fuerzas burguesas llamaran a la guerra los trabajadores se solidarizarían y se unirían a una huelga que haría, tal vez, inutil ese llamamiento. Al final fueron todos muy patriotas. También el SPD que aprobó todos y cada uno de los préstamos y empréstitos de la guerra. En este momento la idea de democratizar el sistema o de encaminarse a ello, sin dejar la guerra, pareció una buena idea. Salvo a Ludendorff y Von Hindemburg, en la práctica el tándem dirigente, casi dictatorial, de Alemania, bajo el Kaiser. Fue precísamente en 1917 cuando lograron echar de su puesto al canciller Bethmann, que tras la destitución encubierta de Falkenhayn el año anterior les dejaba en bandeja el poder. Prefierieron una pantalla a asumirlo en persona, algo, junto a la oposición a una mayor presencia del parlamento en la toma de decisiones y una nueva constitución, que el país en su conjunto acabaría por pagar. Muy caro.

Alemania era consciente de lo que necesitaba. Como los británicos. El problema estaba en que no sabían como hacerlo posible. No se querían dar cuenta del empantanamiento en que estaban, producto del mismo empate que se produce en el tres en raya entre dos oponentes que se conocen bien. Alemania introdujo la idea de unas fuerzas especiales reducidas como avanzadilla que tuvieron su impacto en lo táctico. Los británicos primero, los franceses después, introdujeron el tanque (para esconder su propósito en los informes se los contaba como “tanques de agua”) Al final no fueron suficientes. Los alemanes necesitaban cerrar el hueco y tener una línea de frente más homogénea para volver a acercarse al Marne e intentar tomar París. Los británicos romper el frente en Flandes y el entorno de Ypres para eliminar las bases de los submarinos alemanes. Ni los unos ni los otros lograrían su propósito.

Como sucedería en la otra guerra (o en la segunda parte de la misma guerra) las potencias centrales tenían las de perder en lo de suministros, sobre todo con el estrangulamiento del comercio a través de los países neutrales. No podían asumir una guerra muy prolongada. En ese momento las colonias británicas y francesas suministraban en muy buena cantidad víveres y hombres con los que mantener viva la fuerza de guerra. Con el añadido de que los Estados Unidos, una vez terminada su aventura de perseguir a Pancho Villa, tras la “invasión” de éste de un pueblo de Nuevo México, destinaron al General Pershing al frente europeo. Querían que llegaran un millón de soldados americanos, con un Atlántico ya limpio por el uso de los convoyes del peligro cerval de los submarinos alemanes. Al principio británicos y franceses les ofrecieron servir bajo su mando, pero la idea de Wilson siempre fue tener su propio frente y sus propios mandos. Coger experiencia de combate en una guerra mayor. Para la historia queda el famoso telegrama Zimmermann.

Cuando llegó 1918 Alemania tenía prisas por cerrar el frente oriental. Aunque estaba empantanado en mantener la independencia de Ucrania y de los países del báltico y el caucaso. Con esa fuerza en el frente occidental estaban convencidos de romper el espinazo a los aliados antes de la llegada en número significativo al frente de las tropas estadounidenses. Nadie estaba listo para un próximo final de la guerra y todos hacían planes para las operaciones a desarrollar en el año 1919. Incluyendo el cierre del minado del acceso al Mar del Norte entre Noruega y Escocia. Al final no fue ni el frente oriental ni el occidental, sino el balcánico y el interior los que doblegaron el espinazo a Alemania. Y sobre todo los temores y las proyecciones, basadas en datos o no.

Spa en Bélgica era el centro del Alto Mando militar alemán. Ahí es donde, tras unas desastrosas decisiones personales de Lundendorff, en un estado deplorable y decrépito en lo personal, sin duda no en las mejores condiciones de estabilidad emocional, asumió la decisión de una última carga que fue inutil a lo largo del frente occidental. Asúmase, por otro lado, que durante toda la guerra en aquél frente se combatió en suelo francés. Aún un siglo después hay zonas del norte de Francia que no se pueden usar o no se pueden pisar por el “meneo” al que fue sometido aquél territorio. El peor de los escenarios, y previsto por los aliados, era combatir a los aliados sobre la línea de fortificaciones de la frontera alemana. Hindemburg y Ludendorff jamás aceptaron la retirada estratégica, lo cual fue un error, entonces, y posteriormente, cuando un cabo de aquella guerra, tomara las mismas erróneas decisiones. Y el mayor problema le llegó cuando pensó que por el bajo vientre les iban a entrar los aliados hasta Viena y Berlín. Por el lado de los balcanes. Cuando Bulgaria acabó pidiendo el armisticio.

Franceses y británicos tenían una fuerza estacionada hacía tiempo en Salónica, que hacía más bien poco, tras la debacle de los Dardanelos (tras los que Churchill cambió el mando en el almirantazgo por el liderazgo de una compañía en el frente occidental), pero con el agotamiento de dos de los aliados de Alemania, como eran Bulgaria y el Imperio Otomano (que estaba cediendo terreno en la futura Israel y en el futuro Irak) surgió la oportunidad de avanzar y tomar Macedonia. Un temor cerval de los máximos dirigentes de Alemania en lo militar, les acercó a la idea de pedir el armisticio. Aunque a este hecho hay que añadirle los hechos que en el interior acompañaron a la idea de dejar el combate. Por un tiempo. La idea era volver una vez refrescados, como en un combate de boxeo o un tiempo muerto en baloncesto.

A un alto mando de la marina se le ocurrió la idea, a finales de 1918, de recoger toda la flota de Kiel y atacar bases británicas en las islas. La guerra, en el mar, por lo general, para las escuadras de superficie, había sido algo bastante tranquila y sin mucho sobresalto. En cada escenario el que tenía las de ganar lo era de manera evidente, y el que tenía las de perder, en debilidad, no se atrevía a hacer al otro entrar en combate. Así en el Mar del Norte, salvo casos aislados como Jutlandia y Dogger Bank, los británicos se sabían en tal superioridad que la flota alemana no salió de sus bases en casi toda la guerra. En el Báltico sucedia un poco al revés, donde los rusos no se atrevían a desafiar la clara superioridad de la flota alemana. Así pues sorprendió el intento postrero de atacar cuando casi todo estaba perdido, con una pérdida tan inutil de vidas. Esa propuesta fue la chispa que encendió la rebelión de los marineros, que se extendió a los obreros de Kiel y puso en marcha un conato de rebelión.

Con la guerra en la práctica perdida, pues era imposible ya ganarla para Alemania, y la perspectiva de retroceder en todos los frentes, el estallido en Kiel vino a socabar el apoyo interno a la guerra hasta niveles imposibles de aceptar y soportar. Otras ciudades se rebelaron igualmente, y en ese momento tuvieron que echar mano de los socialdemócratas para parar los conatos de rebeldía contra la guerra (y órdenes absurdas como la del ataque suicida de la flota) contra lo que luego sería la liga espartaquista y el partido comunista alemán. Seguramente este hecho ayudó al posterior hecho de que en el ascenso de Hitler al poder los comunistas tuvieran como enemigo principal al SPD y no al partido nazi. Sorprendentemente, mediante negociaciones, caso a caso, fueron desactivando los conatos de rebeldía, pero aquello no daba más de sí. Sin hombres no hay guerra. Y Alemania no disponía de más reservas humanas para poner en el frente de combate. Aquello se acabó. Y fue en ese momento en el que dieron el gobierno a los socialdemócratas. Para que? Para que firmaran, ellos, el armisticio que el alto mando y el ejército habían pedido que se firmara. Para no ser ellos los que se mancharan las manos. Y así empezó la leyenda de la puñalada por la espalda al ejército.

Es curioso, pero jamás se toma en consideración el millón de hombres alemanes afectados por la gripe “española” (de China) incapaces de combatir. Y los aliados hubieran podido invadir Alemania, aunque en el momento del armisticio ni un sólo centímetro de su suelo había sido invadido. Pidieron el armisticio que se firmó en un vagón del tren en Compiegne. Allí acudirá Hitler para humillar a Petain y a Francia en 1940. La torna. Un armisticio que sorprendió a todos, aunque más que nada, porque los datos de la realidad de las cosas no eran del dominio público. Si en la segunda guerra mundial la prensa tenía prohibido publicar asuntos relativos a la metereología por ser secreto de estado … En Austria Hungría quien desbarató el imperio no fueron los comunistas ni los socialdemócratas, sino aquellos pueblos con ansia de libertad, como consecuencia de la equivocadas decisiones territoriales de las fuerzas imperiales, desde Viena. Ayudó, pero no mucho, a terminar la primera guerra mundial. Y eso que si empezó, fue por culpa de ellos, y su negligencia a actuar como represalia al asesinato de un archiduque que pretendía federalizar el país con una tercera pata, eslava, junto a la húngara y a la austríaca. Al final, el inicio y el final, las razones de empezar y de terminar, y los términos en los que se produjo el armisticio no tenían mucho que ver, como volvió a pasar en la segunda parte, en la segunda guerra mundial, respecto al hecho nacional polaco.

Alemania firma el tratado de Versalles el 28 de junio de 1919 y la paz, formalmente, entra en vigor el 10 de enero de 1920. Una derrota con un acuerdo draconiano que el mismo negociador económico británico Keynes denunció como abusivo. Una negociación compleja y complicada que tuvo sus consecuencias, al imponer una nueva forma de concluir una guerra. Hubo un intento de tribunal internacional, algunas penas se impusieron por parte de tribunales alemanes, pero el perdón alcanzó a hacer su efecto muy pronto. Un antecedente pretendido de lo que luego sería Nuremberg. Una guerra que terminó de manera abrupta para el gran público, y con una Unión Soviética en circunstancias especiales. En esos años 1919 1920 estaba siendo invadida en apoyo de los rusos blancos por las potencias aliadas y tropas alemanas recien derrotadas. Al salir de la guerra nadie quería pensar en otra, pero …

Lenin aventuró ya en 1918 una segunda guerra capitalista. Y el primer ataque soviético fue 3 días después del armisticio alemán en el frente occidental. La Unión Soviética quiso desde el primer momento recuperar lo perdido en el anulado por Versalles tratado de Brest Litovsk. Estados Unidos ideó la Sociedad de Naciones, pero Wilson calibró mal y el senado rechazó el tratado (primera vez en su historia) junto a la fundación de la SDN y se sumieron en un aislacionismo dentro de la doctrina Monroe (américa para los americanos) durante toda la década de los años 20. Reino Unido salía endaudado con sus primos americanos y con la necesidad de restablecer y restaurar los debilitados vínculos con su imperio colonial. Francia fue el escenario de los combates y era el principal interesado en que Versalles, de la que era autora principal, se ejecutase … pero la futura URSS, tras la victoria en la guerra civil en 1921, estaban poco interesados en Versalles.

Echémosle imaginación y afirmemos de la siguiente manera … la URSS le dice a Alemania, quieres tanques? Alemania dice, no puedo, tengo limitaciones en el Tratado de Versalles. Bueno, la URSS tiene terreno para poner fábricas de tanques, de aviones, de entrenamiento de tanquistas y aviadores, fábricas en Moscú de desarrollo de armas químicas para la IG Faben … Y eso empezó en 1922 con el acuerdo “secreto” en Rapallo, Italia, en paralelo al tema de las reparaciones de guerra, como algo de justicia para con una Alemania ahogada. La guerra había terminado, pero para algunos era más bien un interludio. Uno que acabó poniendo en pié a lo que Stalin llamaba el rompehielos de la revolución, Adolf Hitler, cuando este alcanzó el poder, e hizo trizas la relación de Alemania con un Tratado de Versalles que los aliados fueron incapaces de respetar y hacer respetar. La guerra terminó, la gran guerra terminó, pero no fue el final de nada, más allá de los combates inmediatos. Había rescoldos suficientes como para, al ser incapaces de ganar la paz, una paz con honor, duradera, estable, cuando las condiciones lo hiceron posible, acabaron por volver a incendiar Europa y el Mundo.

Anuncios

Un Comentario

  1. Jack

    Thеse are truly enormous iideas in on thee topic of
    blogging. You have toucһed ѕome nice factor here.
    Any way keep up wrinting.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.