Samuin en Cantabria

14805549_10211026461241129_1263168172_nDicen que lo que está de moda ahora es celebrar el Halloween, que no deja de ser la derivación comercial de la histórica y tradicional celebración céltica que lo comparte todo en esencia con el día de los muertos, es decir, el castizo día de todos los santos, que lo es porque la fecha pagana tenía su éxito en el pasado. Éxito que la santa madre iglesia fue capaz de captar antes de entrar en declive al poco de nacer. Ahora lo popular es lo venido de los Estados Unidos y el pequeño y fragil Samuin lucha por permanecer en escena, por ser conocido y reconocido. Una lucha que debe ser trasladada a otros ámbitos, en días como los presentes de zozobra de lo político en el estado español.

Cuando las comunidades de régimen común deben en el entorno de 220 mil millones de euros al estado hay poca broma que hacer, sobre todo si ese montante está generado en los últimos años, después de la crisis que Zapatero y su gobierno se negaron a reconocer, aún cuando les vino sobrevenida. Una deuda que lo es en tanto que el FLA y otros mecanismos de financiación extra sistémicos, es decir, creados fuera del marco regulado, como parches de la crisis, fueron préstamos que hay que devolver al estado, no dádivas o regalos. El estado hizo de prestatario de las comunidades de régimen común, lo cual no deja de ser curioso por el tema recaudatorio.

A lo largo de las 15 comunidades de régimen común la ventanilla de recaudación es la de la administración central del estado. El programa PADRE, como el buen patrón de la nave española, recuerda quien recoge el dinero. Se imaginan que hubiera un portero en su edificio, que recolectara y recibiera las nóminas de cada vecino de escalera y después repartiera a su consideración en la asamblea en el portal lo que cada cual se merece? Pues eso es el reparto. Salvo que en casi 40 años ha habido 7 metodologías y ya debería haber una nueva hace años, y todas y cada una de ellas ha fallado y fracasado. La última fue calificada de satánica por Cristina Cifuentes, hoy Presidenta de la que su compañero andaluz JuanMa Moreno Bonilla llama paraíso fiscal madrileño. Madrid, paraíso fiscal. Correcto. Y aspiradora económica del resto de comunidades. Las comunidades tienen el dinero que el estado les da. Cuando quiere. Sólo que … les obligó a asumir el gasto más grande de un estado.

Sanidad, educación y servicios sociales está transferida. A esto, con la ley de dependencia, aprobada sin plan financiero que la sustentara, ha llevado a un muy estrecho márgen de maniobra a muchas comunidades. Más si cabe con la actual vocación de estabilidad presupuestaria, control del déficit y de la deuda. Se ha ampliado, o se pretende, del 0’3 al 0’7, pero en honor a la verdad, en el último control sólo 3 comunidades se ajustaron a lo prometido, País Vasco, Galiza y Canarias. También conviene decir que el mayor desviatario de déficit y deuda es el propio estado, que aún con el llamado austericidio y demás medidas que se le atribuyen al beatífico gobierno, llamado de los recortes, de Mariano Rajoy, han resultado en el camino contrario, en el del incremento de la deuda y un tortuguil retroceso del déficit a un nivel mucho más plano del comprometido con Bruselas. Esas obligaciones en las comunidades son una soga al cuello que les obliga a equilibrios financieros insoportables para sobrevivir, socavando desde lo financiero su capacidad efectiva de autogobierno, pues quien maneja el dinero, tiene el poder de decidir.

Cantabria se encuentra entre esas comunidades que no pueden hacer los presupuestos para 2017 por las condiciones sobrevenidas de todos conocidas. Cuando se va a elecciones el 20 de diciembre de 2015 con el presupuesto de 2016 aprobado, mal que bien, cada cual podía hacer sus cuentas. Dado que no fue posible alcanzar una legislatura normal, con gobierno, se fue a elecciones el 26 de junio, con el mismo resultado. En ambas ocasiones el partido líder de Cantabria consideró superfluo su competencia con los 4 magníficos por un puesto de responsabilidad en el escenario del congreso y del senado del estado español, lo cual le hubiera dado una voz directa en el escenario del legislativo español. Ante ese escenario, para el gobierno de Cantabria y para la comunidad sólo quedaba esperar y ver la posible clarificación de un escenario que parece permanecerá enrarecido durante mucho tiempo aún.

Algunos, como el PNV del previsiblemente re electo Lehendakari Iñigo Urkullu, llevan tiempo advirtiendo que los años de Rajoy en el gobierno del estado, consejo de ministros tras consejo de ministros de los viernes han supuesto una recentralización de facto y un irrespeto a la vocación de autogobierno de las comunidades. Muchas veces, demasiadas, se ha hecho una interpretación restrictiva, centralizadora, incluso haciendo como si los estatutos de autonomía no existieran, en leyes que salían del congreso de los diputados. Ahí el grupo vasco ha sido de mucha utilidad, utilidad que seguramente le hubiera servido a uno o dos diputados cántabros del PRC, que hubieran, tal vez, intentado, junto con otros, frenar la ola, incluso, dentro de una mayoría absoluta, de la que, afortunadamente, ya no goza el pp, un pp que se asume, tiene 170 diputados. Incluida la diputada Ana Oramas, única, de Coalición Canaria. Este hecho de la recentralización es algo que vive hoy el gobierno de Cantabria, que lo conoce muy bien. Tiene escaso margen de maniobra por el lado del ingreso, pero también lo tiene desde el lado del gasto, con un control más estricto, y un margen de maniobra menor en lo competencial. De manera sobrevenida desde un Madrid que siempre ha visto el hecho autonómico como algo exógeno, suprefluo, incluso, como si fuera una imposición desde fuera, de un enemigo, que puede que se llame Euzkadi, Catalunya y Galiza. Y mucho más en una comunidad que se negó con fuerza y fiereza a ser parte de esa comunidad fallida llamada Castilla y León.

Sumamente complicado el momento es, y a esto viene a añadirse la crisis en el PSOE y la vocación de renegociación de los acuerdos autonómicos de los podemitas. Por partes. El PSOE ha decidido suicidarse de manera orgánica y desordenada ante la perspectiva de que Pedro Sánchez, que había hecho lo que el Comité Federal había dicho que hiciera, pactara algo distinto a lo políticamente correcto con esos separatistas catalanes de la antigua Convergencia y de Esquerra. Aún dejando de lado lo del referéndum pactado, a la escocesa. Disgresión, es curioso que el 20D le dieran en el senado una mayoría absoluta que no le dieron en el congreso. Y más lo es que el 26J la mayoría absoluta en favor del PP fuera más abultada. La gente no sabe o no quiere saber votar al Senado. Y bien importante que es. Y eso que son listas abiertas, ahora que se habla como fetiche de regeneración … aunque claro, los alcaldes del cambio ya están empezando a recular con lo de la poda de asesores y medios materiales; ya llegarán algún día los nuevos a explicar que votar, como y cuando. Hasta entonces, papá quiere matár al abuelo para ser el cabeza de familia de la izquierda. Y el psoe no quiere afrontar los problemas de fondo, sino los epidérmicos. Que fue el problema de ZP, que no se atrevió a pinchar la burbuja inmobiliaria y buscar un nuevo modelo económico, de raíz industrial, cuando había dinero en las arcas, tomando como ejemplo, no a Europa, sino a Euzkadi, que está más cerca. Un suicidio ordenado que repercute en zonas donde se oponen a abstenerse a la investidura de Rajoy como pueda ser la federación socialista en Cantabria, donde el psoe tiene un acuerdo de gobierno con el PRC.

Si es complicado gobernar Cantabria con un psoe previsiblemente roto, en lo federal como, seguramente, con sus rescoldos en Cantabria, la revisión permanente que van a intentar los podemitas, en la senda de tocar poder, más allá de lo de condicionar políticas y trasladar la voz de su gente, la que les vota, de la calle, a las instituciones … no deja de ser curioso como los denominados nuevos se parecen a lo peor de los denominados viejos, y los 4 magníficos tanto al antiguo bipartidismo, en democracia interna, toma de decisiones y búsqueda del poder por encima de todo … va a ser un escenario complicado, con sus complejidades, en tanto que pp y ciudadanos no tienen mayoría absoluta, pero en las cercanías del Samuín, en el Parlamento de Cantabria, va a salir adelante un acuerdo conjunto, sobrevenido, pero que se pretende que se vote el 24 de octubre, entre PP, podemos y ciudadanos, contra el gobierno, el de prc y psoe, que tiene un escaño de menos. Ese que obligó a Francisco Javier López Marcano a dejar de ser, no ya consejero, sino simple diputado, lo cual a la luz de casos como el de Echenique y demás, resulta sin duda escandaloso y merece una petición pública de disculpas desde los podemitas hacia el veterano regionalista de la comarca del Besaya.

Tanto psoe como podemos están rotos internamente, y más en el caso de podemos en Cantabria, como es del todo conocido. No son socios fiables y de futuro. Afortunadamente pp y ciudadanos no pudieron hacer gobierno juntos. Ojo! Un ciudadanos que se presentó en 2008 en Cantabria con la mochila de la “vuelta” a Castilla y León. Pero que, tomen nota, en la Navarra del cambio, Ciudadanos apuesta por la supresión del convenio, y la UPN hermana siamés del PP no ha dicho ni pío con el acuerdo en el congreso entre PP y C’s que elevó a 170 escaños de apoyo a Rajoy. Y ahora, han filtrado, les interesaría a los podemitas, entrar en el gobierno de Uxue Barkos. A tener en cuenta de la trayectoria de los demás. Porque si alguien ha debilitado y denunciado el fuero de Navarra, ese ha sido el muy mejor amigo de UPN, el PP, ante el tribunal constitucional. Son centralistas, jacobinos y muy españoles. Para un nacionalista o un regionalista ya debería haber señales de alarma suficientes como para re evaluar la situación, tanto la coyuntural como la estratégica, y tratar de dibujar un futuro posible de aquí a 10 o 20 años. Un futuro, también para Cantabria.

Seguramente lo primero que hay que hacer es evaluar que mimbres existen. Y en el parlamento o fuera de el habrá que hacer un lugar de encuentro en el que valorar el estado del autogobierno, en lo económico y financiero, en lo legislativo y administrativo, y en lo institucional, en su engarce interno, de municipios y comarcas, y su engarce europeo, con españa y las instituciones comunitarias, en una etapa en la que una región de Bélgica, como es Valonia, en virtud de sus competencias, ha bloqueado, con su quinta negativa, la firma del acuerdo de libre comercio entre Canadá y la Unión Europea. Se imagina a Cantabria con un papel similar? A que no? Y luego dicen que España es el país más descentralizado del mundo. Viejos clichés que conviene revisar, con el espejo de la realidad. Verdad, no mitos. Y la verdad es que la situación, una vez evaluada en su integridad, podría llevar a conclusiones tales como, en 2017, una crisis de gobierno en Cantabria, o, incluso, si la cosa no se puede encauzar por otras vías, a unas elecciones anticipadas antes del verano, que pongan en claro, negro sobre blanco, con las condiciones actuales, cual es la apuesta de cada cual, a medio o largo plazo, con un equipo de personas capaces de llevarlo adelante.

Samuin es época de reflexión, de lo que ha sido y de lo que ha de venir. Es la época de los muertos, pero los muertos no sólo se han ido, sino nos recuerdan que la nación se hace por sedimentación, capa a capa, respetando su historia, tradición y vocación de permanencia en el futuro. El futuro ha de garantizar la previvencia de una forma de ser, una forma de ver el mundo, de estar en el mundo, con valores familiares, culturales, materiales, espirituales, contenidos en los derechos humanos y en un sinfin de declaraciones y convenios, de derechos individuales y colectivos, de la segunda mitad del siglo XX. Esa vocación de reproducción del legado de los que nos precedieron en las generaciónes futuras es la labor del estadista, pensar en los que han de venir décadas en el mañana y no en las siguientes elecciónes. O no sólo. Y ese compromiso con la democracia, de abajo a arriba, construir desde la base hacia escalas más complejas es lo que la gente pide y requiere, para que nadie se quede atrás, para afrontar la búsqueda de la felicidad, para que todos tengan cubiertas sus necesidades más básicas. Desde lo propio hacia lo universal. Y ese reto sólo lo puede asumir, en Cantabria, la formación líder, pronto sin Revilla, como es el Partido Regionalista Cántabro. Un reto difícil, y que no está lejano. Más cerca de lo que la gente se cree, y que supondrá el momento decisivo de la historia reciente de Cantabria, por lo menos, desde el reconocimiento de la autonomía en 1981. Un momento en el que es fundamental tener las ideas claras, la organización bien engrasada y saber convencer al electorado, al pueblo de Cantabria, que más allá de sobaos, anchoucas y orujo de potes, hay un discurso trascendente que ponga en el mapa a Cantabria en 2050, una Cantabria cantabrista, que exista, para el desarrollo personal y colectivo de todas y todos los hijos de Cantabria.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s