Ser Riojano sin ser Castellano

12473562_986221948134915_3223819833271964013_oAnte la presencia del Partido Riojano y la irrupción en el escenario de la formación Hegoalde hay unos términos del debate que merece la pena fijar. Y es que a veces se producen simplificaciones que no vienen a cuento o miedos que no tienen sentido para evitar mirar en la verdadera dirección en la que puede venir el peligro. A algunos les viene perfecto el “que vienen los vascos”, aunque ahora estén estrenando el “que vienen los navarros”, que, por ahora, no tiene tanta aceptación entre las fórmulas existentes para meter miedo al electorado. Y es que el mayor problema, en ese caso, es que se pone en duda la existencia de una identidad riojana consolidada, sólida y de contenido. Y que, en el fondo, o así debiera ser, sin el concurso de las y los ciudadanos riojanos, no debiera haber un cambio del status actual. Ah, y no olvidemos que los castellanistas no han olvidado ni digerido que La Rioja sea algo distinto y separado de Castilla. Se puede ser Riojano sin ser Castellano. Ese es, puede, y debe ser el punto de partida.

Cuando se habla de la historia uno se puede ir a los estudios de Eduardo Aznar sobre la presencia del Euskera en La Rioja desde hace miles de años, ser patrimonio de la Historia, del pueblo, de la comunidad, de la misma manera que lo es el alemán de Suiza, Austria o Luxemburgo, sin ser estos parte del Estado que lidera Angela Merkel. O más aquí se puede señalar los intentos en la segunda república española y en la transición de hacer un algo en común con vascos y navarros, es decir, hacer parte de Euzkadi. Sin duda la historia está ahí para aprender de ella, como recordar que San Bernabé, el motivo de la famosas fiestas, está en Navarra, para explicar como hemos llegado hasta aquí, pero no más allá, no en la esfera política. Pasados hay muchos, y es el futuro lo que urge construir, y para ir al futuro es necesaria una identidad, hoy, política, que aglutine a la sociedad de ciudadanos libres e iguales de La Rioja. Esa es la clave del asunto.

Antes que nada es imprescindible señalar que el estatuto de autonomía de esa comunidad fallida que es Castilla y León (recordemos que León no pudo ser comunidad, cuando es una región histórica del estado, que fue reino por derecho propio y Segovia que intentó ser comunidad autónoma uniprovincial se le fue abortado desde fuera el intento) aún tiene una disposición que le permite integrar en su territorio otras provincias limítrofes. Sin duda esto está pensado en Cantabria y en La Rioja. Aunque tenga poca popularidad, por lo menos, cada 23 de abril, día de los comuneros, resurge la vocación de una rioja castellanista, y como dice Mikel Laboa en una de sus canciones hemos de decir una y otra vez nuestra historia para que no se pierda. Una vez superado el riesgo de involución, en el caso de La Rioja, hay fundamentalmente dos caminos, el propio y el vasco-navarro.

Asumamos el camino propio como algo interesante para una sociedad como la riojana, que puede ser. Cuales son los indicadores sociales, económicos y políticos de la Rioja? La situación de la sanidad es buena? Y de la educación? Servicios sociales? Los ayuntamientos y la administración autonómica están bien gestionados y financiados? Se cumple el estatuto de autonomía? Son algunas preguntas que para evaluar, junto a otras, un verdadero estado de la comunidad, deberían formularse. Igual una ponencia parlamentaria para evaluar el grado de cumplimiento del actual marco jurídico institucional no sería una mala cosa, para tener un diagnóstico actualizado de como marchan las cosas. Sin duda podría ser una referencia fundamental para comprender si el actual estado de cosas es bueno, regular o malo, o si es perfectible y en que punto. Y es que actualmente se dice que el mayor reto es acercar de nuevo lo “político” a los ciudadanos (creo que políticos somos todos, pues tenemos derechos y libertades, y sufragio activo y pasivo), por lo que el mejor servicio sería “devolver” la rioja a los riojanos, más si cabe cuando su marco autonómico no fue objeto de su ratificación por medio de referéndum.

Cuando se habla desde Hegoalde de estrechar vínculos o de volver a hacer parte La Rioja con País Vasco y Navarra entiendo que el primer enfoque es interno, de estructura de la propia Rioja. Y es que una identidad definida es importante en el mundo de la globalización. Y usted, quien es? A que representa? Si es castellano, igual su relación preferencial debe ser con Burgos y Soria. Aunque no se integre en Castilla. Si es otra cosa, igual puede tener en Urkullu y Barkos sus interlocutores preferentes. Y es que la vinculación entre ambas orillas del Ebro son importantes. En lo humano y en lo económico. Hasta que punto puede llegar esta senda? Bueno, eso nunca se sabe, amistad o matrimonio, es algo que no se contempla, seguro, por ahora, pues si hubo problemas con el convenio sanitario hace no tanto, el camino es muy largo y plagado de posibles mejoras. Beneficiosas para ambos lados del Ebro.

Sin duda la mejor apuesta de La Rioja es por una rioja riojana sin complejos y apostando por sus capacidades, y eso, con una formación franquiciada como es la Popular, o los socialistas, o los ciudadanos (sin duda el mejor aliado del poder del PP en La Rioja) como los podemitas (muy plurinacionales, pero incluyen un 20% de votantes que se quieren cargar el marco autonómico actual, ojo) no se puede llevar a término. Porque en el fondo, no les interesa La Rioja en tanto en cuanto les sirva para mantener o alcanzar el poder, y siempre supeditados a lo mandatado por sus direcciones en Madrid. La democracia surge de abajo a arriba, y la mejor defensa para un riojano es de alguien desde la Rioja, sin servidumbres más allá. Ahí el punto de partida. Una vez sentado ese principio, a donde deba caminar la comunidad, es un asunto de las y los riojanos, en un debate sereno, tranquilo, y con todas las puertas y ventanas abiertas, sin cortapisas ni apriorismos, sin vetar opción a nadie, siempre que las posturas estén bien explicadas y comprendidas, y que el depositario de las decisiones en último término sea la propia sociedad riojana. El principio democrático, clave de todo.

Si el debate sereno se establece, sobre los retos de futuro, y las mejores opciones se plantean, será sin duda un interesante debate de oportunidades, en sanidad, educación, servicios sociales, en cultura, en infraestructuras, en vivienda, en el marco empresarial, en la internacionalización de las pymes … y en el sector bancario y financiero. Debates sectoriales, con numeros, cifras y argumentos para una Rioja mejor, más justa y con el futuro mejor garantizado que el actual, sea cual sea el escenario elegido. Sea con un especial acercamiento a vascos y navarros o un status similar al actual, tanto como cualquier otro que su imaginación pueda inventar, nunca hay que olvidar que si las cosas vienen mal dadas, si el problema se llegar a a instalar en la realidad de la Rioja, no se podría escapar del debate de como uno puede ser riojano sin ser castellano. Ver el cuadro completo, ver toda la información, clave para la toma de decisiones. Y la palabra y la decisión, riojana, riojano, que no te priven de ella, será tuya.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s