Euzkadi piensa en verde y vota en verde

Cld80ROWQAADFSfEuzkadi, la patria de los vascos, no sólo tiene una formación política, cierto es. Hay más partidos que el Partido Nacionalista Vasco, EAJ-PNV, pero la cuestión es otra, y viene dado por otras servidumbres que eclipsan y entorpecen el verdadero mandato que la vasca, el vasco, emite con su voto, de defensa de sus intereses en Madrid, que es lo importante. 6 diputados desde Gipuzkoa, 5 desde Nafarroa, 4 desde Araba y 8 desde Bizkaia suman 23 escaños de un total de 350. Euzkadi no da ni quita presidente del Gobierno en España. La clave está en enviar a nuestra gente para que sea nuestra voz en Madrid. Que mientras recuperamos el pase foral puedan frenar los contrafueros y obligar a que se tomen las decisiones correctas allí donde aún se toman, por competencias no transferidas, y que inciden en todas y todos nosotros, ciudadanos de Hego Euzkadi. A fin de cuentas, eso es lo que nos jugamos, poder ser escuchados.

Cuando en un gobierno con mayoría absoluta se envían a Madrid 6 diputados y más si estos son vascos podría pensarse que no hay posibilidad alguna de ser escuchado, pero nuestros 6 diputados llevan un mandato claro. Ser la voz de vascas y vascos, de ciudadanas y ciudadanos libres que les obligan con el inconstitucional, pero obligado dentro del partido, mandato imperativo, a seguir el cumplimiento del programa electoral, contrato ante notario con la sociedad vasca en su conjunto, y a seguir el mandato de sus, de nuestros, votantes, que son los que mandan. Y podría pensarse que en 6 meses de mandato de un parlamento cojo, como han sido los de la no nata legislatura, no da para mucho, pero sin una voz clara vasca en Madrid pudieran haber sido distintos.

Euzkadi tiene asumidas una serie de competencias. Por voluntad propia y porque podemos hacer frente a ellas en materia económica y financiera. Y en el estatuto aún hay más materias por transferir, como en puertos y aeropuertos, prisiones o el artículo 18 2 b y disposición transitoria quinta, ley orgánica 2 del estado de 1979, sobre el régimen económico de la seguridad social, y su gestión en Euzkadi, algo a lo que la líder de Podemos en el País Vasco (no se han atrevido ni a hacer un órgano de cooperación entre País Vasco y Navarra, interno a su formación) se opone, pues es tan fan de la presunta caja única como PP o PSOE. Si el PNV no hubiera estado, no se hubiera levantado la voz sobre la denominaba ley 25 que laminaba las competencias de las comunidades autónomas, y actuaba, como otras leyes del PP cuando tenía mayoría absoluta, como si las comunidades autónomas no existieran. Donde no estás para que se escuche tu voz, no se acuerdan de ti.

Euzkadi propone una serie de becas pues educación es una exclusiva dependiente de la disposición foral adicional primera de su constitución, vigente de 1979, sobre todo ahora que parece que la idea es la sonrisa de un país, España, por supuesto, y se le recurren en base a que … no se ajustan al modelo español. Funcionan, y nos las quieren quitar. Y eso que las pagamos en Euzkadi. Se ataca un modelo que la BBC compara con los de Suecia, Dinamarca o Finlandia. Para eso un gobierno no está en funciones. La única formación que ha puesto encima de la mesa el asunto de Arcelor en Sestao y Zumarraga es el PNV. Hay más diputados y senadores vascos, pero no han estado a hablar de Euzkadi. Ni de asuntos vascos. Y hay una poderosa razón.

Diputados y senadores vascos de obediencia a partidos de ámbito estatal se ven obligados a una disciplina alejada de la vasca. Asumen la prohibición del mandato imperativo. Ojo, lo dice la constitución, prohibición expresa a las cortes. Pero, que es? Es un mandato de abajo a arriba, que obliga al vínculo entre representado y representante, y vincula el programa con el mandato. Sin el mandato imperativo, cuando uno sale elegido, deja de ser electo por tu circunscripción para ser diputado del conjunto, de toda España. Y formalmente se desliga al electo de su programa. No está obligado a cumplirlo. Es un poco por esto el grito de “no nos representan”, por la ausencia del mandato imperativo. Pero EAJ-PNV lo sigue fielmente. Es por ello que cuando esos diputados y senadores vascos igualmente, salen por Pancorbo se ven obligados por la disciplina a sus jerarquías centrales lideradas desde Madrid, en las que intereses de otras partes del estado se imponen ante las cuestiones venidas desde el país de los vascos. Es por ello que, aunque hay otros diputados vascos, sólo los del PNV pueden defender con seguridad los intereses de vascas y vascos, en todo momento y condición.

El viernes vuelven a Euzkadi. Es importante el simbolismo. Ningún diputado o senador de los grupos vascos de congreso o senado se ha quedado en Madrid más de lo necesario, ni ha usado a los electores vascos para trampolín a una carrera personal en Madrid. Tuvo que ser un senador vasco el que llevara el asunto de la siderurgia vasca al Consejo de Europa, en ausencia de un gobierno de españa más centrado en impedir el visionado de la etb en navarra, cuando en la era de la TDT es una obsesión identitaria inconfesable el que se dejen de ver partidos de pelota en euskera en el viejo reino. O traineras, o al pobre osasuna, que ahora es de primera. O temas mucho más importantes, como el Ten de Alta Velocidad, que en los presupuestos de 2015 estaba consignada una partida de 200 millones y sólo se han ejecutado 50, con un agravante, y es que el nudo de Bergara, corazón de la obra, ha visto que sus licitaciones se han cáido, pues habían sido entregadas por debajo de coste, por lo que con nueva licitación, deberá retrasarse la finalización de la obra. Una vez más. Cuando pasó por primera vez la posibilidad del TAV para Euzkadi fue en el lejano 1988, el mismo día que el AVE a Catalunya …

Intereses vascos en Madrid. Congreso y senado. Voz vasca clara. Y ha sido útil, en muy diversos ámbitos, para introducir enmiendas a proyectos mal redactados para con Euzkadi, en ámbas cámaras. Si no fuera por el grupo vasco es hub de gas sería impensable. Y que es esto? Bueno, un hub es un nodo, un centro importante. Desde hace tiempo el sector energético tiene importancia en una industria vasca que tiene un peso del 24%, cuando en España lo tiene del 12%, y llegado el momento quiso España crear un nodo en Madrid de la nada. Sin el grupo vasco no se hubiera respetado la labor previa de años de empresarios e instituciones vascas. Algo parecido a la selección vasca de surf, que tenía una federación propia… hasta que se creó una carcasa vacía, la federación española de surf, con la mera idea de taponar e invisibilizar a la vasca. Ah, por cierto, la comisión europea pretende que el peso de la industria supere en 2020 el 20%, que cada palo aguante su vela. Y para los vascos, la industria, es parte de su adn, de su tejido productivo, porque es defender empleo de calidad.

Euzkadi, con un EAJ-PNV que sigue la línea que se pactó en la postguerra europea, en la que la lucha contra el fascismo fue la base de las modernas constituciones de los países occidentales, entre los demócrata cristianos y la socialdemocracia de impulso al estado de bienestar, asume unos indicadores envidiables en saniad, educación, seguridad y servicios sociales. El problema con España no es tanto el contenido material de la descentralización, sino el cumplimiento posterior de los acuerdos alcanzados. Y es ahí donde falla España, no cumplir con la palabra dada. Y con los vascos es algo doblemente grave. Nuestro modelo de bienestar, construido en base a acuerdos plurales, pues en el país de los vascos las mayorías absolutas y los gobiernos de un sólo partido son una cosa muy rara, se ha ido sedimentando a lo largo de las décadas. En 1981 primeras políticas de I+D, en 1985 primer parque científico y tecnológico, en 1987 la primera ley de lucha integral contra la pobreza, en 1992 el segundo parque … paso a paso, sin perder el ritmo. Ahí está el modelo de rgi, que algunos quieren extender a España. Quien quiera, puede asumir todo o parte del modelo vasco, lo que molesta es pretender igualar por abajo. Atacar a quien funciona, para igualarlo con quien no funciona. Ese acto criminal es lo que la voz vasca debe y hace, defender en Madrid. Con una obediencia exclusiva a los electores vascos.

A Madrid hay que ir, y hay que volver de Madrid, con la satisfacción de haber defendido a personas, empresas, colectivos, intereses, vascos, contables en cada ley, en cada inciativa, que otros, no serán capaces. En 1986 el grupo vasco ya hablaba de ser la embajada vasca en Madrid. Otros acceden ahora a serlo, aquellos que en esos momentos lograban 1 escaño por navarra, si, la HB de ayer, que hoy se llama Sortu-eHBildu. Hablan de transferencias, y de cumplir con un estatuto que menospreciaron, que nos hace diferentes, y no es ni mejor ni peor que otros, simplemente distintos. Porque del artículo 2 se olvidan que hay una distinción entre nacionalidades y regiones, y en el marco constitucional español actual hay 4 nacionalidades, es decir, naciones, andalucía, catalunya, galiza y euzkadi. Aunque es mejor mantener el debate en el asunto del reconocimiento de una realidad objetiva, y que desde fuera se ve mejor que desde dentro: que se llame como se llame, el estado español es un estado compuesto, plurinacional, plurilingüístico, pluricultural. Y esa realidad objetiva debe ser cuestión de orgullo, asumida, de unidad entre diferentes. La exclusión es la que lleva a la separación. Es en Madrid donde están los separatistas. En las periferias se reacciona al olvido y a la falta de reconocimiento político. Ser para decidir. Euzkadi es la patria de los vascos. España puede ser un estado para los vascos. Nunca lo olviden. Si no lo pueden ser, los vascos se buscarán otro, como lo pudo ser la alternativa Garat. O la independencia.

Al verdadero debate hay que darle tiempo, es difícil televisarlo, pues se debe empezar por el respeto al diferente, reconocerle su valor argumentativo, y acudir no a los slogans fáciles, al simplismo y a la simplificación, sino a los datos, a las reflexiones profundas, a las realidades complejas, poliédricas, que, como la vasca, tienen varios puntos de vista, pero, que, en el caso de su visualización en Madrid, se puede resumir en “agenda vasca”. Y para defenderla, tiene que asumirla alguien capaz, con una visión desde aquí, desde Euzkadi. Porque la pregunda fundamental no puede ser aritmética, sino cualitativa. Para que. Para hacer que. Y es en lo que falló la negociación en el estado, y acertó en Navarra tras las elecciones forales de mayo de 2015, que permitió el gobierno del cambio en el que participa el PNV de la mano de la presidenta Uxue Barkos, quien ya estuvo en Madrid, como periodista, y como la voz de las navarras y los navarros.

Antes de hablar de números, las ideas, el proyecto, lo que se quiere hacer, con una visión de conjunto a 5, 10 o 15 años vista, que se pretende para tu comunidad, un horizonte hacia el futuro, en el que se garantice o impulse un modelo productivo, con alto valor añadido, con alta calidad en el empleo, con diversificación de las fuentes de ingreso, con diversidad de los sectores productivos, con diversificación y autosuficiencia energética, con alta protección social a los más vulnerables, en donde nadie se quede atrás … una vez con eso, es cuando, elección tras elección, se puede “confrontar” con otras visiones, y sentarse, acordar y pactar, dependiendo del apoyo que cada cual tenga, lo que el pueblo reconozca como el camino correcto. Y después y sólo después, es cuando se puede empezar a hablar de la composición de ese gobierno, de las personas. Porque primero, son las personas, las del pueblo al que representará ese gobierno. Porque estar en política es como un alfarero, trabajar para moldear la sociedad en una determinada dirección. Saber cuales son esas posibilidades y adaptarse a ellas es una virtud necesaria.

España, como vecino de Euzkadi, debe ir bien si o si, en cualquier circunstancia. Ah, pero no es responsabilidad de Euzkadi el “imperialismo” transformador, como ha intentado muchas veces desde Catalunya el nacionalismo catalán, de catalanizar España. Eso no funciona nunca. Debe ser endógeno. Unamuno hablaba de vasquizar España, y de imponer un imperialismo vasco sobre Andalucía como Italia había hecho, según el, sobre el reino de las dos sicilias. Eso tampoco funciona. El desarrollo ha de ser una opción, y para eso, los españoles, con su voto, pueden elegir opciones que, libremente, algunos vascos, también eligen. A cada cual, su responsabilidad. Y a los vascos, en general, que quieren la defensa de lo suyo, y, por añadidura, que las cosas vayan mejor en el conjunto, su única opción, vasca, vasquista, abertzale, es la de Aitor Esteban, la que ofrece el grupo vasco, la de EAJ-PNV, que, llegado el caso, y desde la modestia, como voz de vascas y vascos, aporta a contribuir a la estabilidad y progreso del sistema. Desde el reconocimiento de cada cual, y de que el modelo vasco, funciona. Y que las y los representantes de Euzkadi deben ir a Madrid a protegerlo y proyectarlo al futuro. Para que sirva de inspiración, modelo y faro a otros. A quien desée un futuro mejor para su gente, que sepan, que si, que se puede. Porque los vascos, hemos sido capaces. Modelo Euzkadi, marca vasca, modelo EAJ-PNV. A votar en verde el 26J.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s