El #Brexit no tendrá lugar

scotland-referendumAunque todo el mundo habla de #Brexit como antes hablaron de #Grexit en el marco de la Unión Europea, este hecho no tendrá lugar. Y más allá del hecho de la conveniencia o no de la salida de la UE por parte del Reino Unido, está, si se quiere, el hecho de que todas las naciones y territorios dependientes del antes conocido como imperio británico pueden no estar de acuerdo con el hecho de ese abandono, pues, como se ha insinuado, y es verdad, pertenecer a la UE tiene más beneficios que costes. El coste, en global, de la salida, puede ser prohibitivo. Aunque son libres de acometer cualquier decisión, incluso las que no sean lógicas.

Cuando el Reino Unido accede a las comunidades europeas lo hace desde la EFTA, una comunidad creada porque los británicos aspiraban a una organización internacional, no algo supranacional y de integración, algo en el que los pueblos de Europa buscaran una unión cada vez más estrecha en una armonía y paz de conjunto. La UE es un caso único de compartir soberanía y estructura a camino entre la de un organismo internacional clásico y el de un estado al uso. El Reino Unido lo tenía tan claro que fue vetada su entrada en las comunidades europeas mientras el viejo general De Gaulle estuvo con vida, en los años 60. Y les conocía bien, pues fue huesped como líder de la Francia Libre durante la Segunda Guerra Mundial. Y aunque fue UK el que posibilitó que un victorioso derrotado, como Francia, tuviera un asiento permanente en el Consejo de Seguridad, no fue suficiente. Fue en 1972/73 cuando se produjo el ingreso.

Sobre 1972/73 existe una anécdota que merece la pena contarse, pues es el tiempo del Bloody Sunday; en 2002, en vez de aspirar a un gran caudal de premios de la academia, se prefirió pasarla por televisión en estreno, para beneficio del proceso de paz en Irlanda; en ese tiempo el Reino Unido ideó un plan antes de entrar en la CEE, y era agrupar a todos los católicos republicanos en el sur del Ulster Británico y los protestantes unionistas en el entorno de Belfast, una división de la división, para purificar y clarificar poblacionalmente el territorio. Por la noche, con alevosía, sin previo aviso. Es curioso que la Sudráfrica del Apartheid estaba planeando como posibilidad hacer algo parecido, un estado afrikaaneer blanco en el entorno a Ciudad del Cabo. Este modelo, el de la imposición a una población sin contar con su consentiemiento, como si no fuera el asunto con ellos no puede volver a repetirse.

A finales de los años 70 se produjo la creación, en 1979, del SME, el sistema monetario que estabilizaba las monedas, pues desde la reunión de Jamaica de 1974 del FMI las monedas fluctuaban, esto es, se compraban y vendían en el mercado, como el resto de materiales, bienes y servicios, lo cual quebraba el marco anterior, y que daba estabilidad al comercio mundial. Al menos, se quiso, en menos de un quinquenio, crear una burbuja de estabilidad en el marco europeo, que es el origen al Euro, que estuvo a punto de ser una realidad en el Reino Unido, en los años 90, pero la manipulación de la que fue objeto la lira o la peseta fue fatal para la libra. Una parte de la crisis, la relativa al euro, entre 2008 y 2015 es fundamentalmente relativa a la derrota de quienes pretendían romper al euro como moneda de referencia y estabilidad; referencia como reserva de otros países, estabilidad para saber que las exportaciones entre países de la UE y conveniados, es decir, ACP, Africa Caribe Pacífico, no tendrán un sobrecoste sobrevenido por la fluctuación diária de las monedas. Aunque, sin duda, esa guerra contra el euro, saldada con derrota para los contrarios a la moneda europea, tiene sus cicatrices, y las pagamos los europeos. Apena saber que las heridas que se hubieran producido de haber triunfado las tesis contrarias al euro no se saben ni parece serán conocidas por la ciudadanía. Y la city de Londres trabajaba en esto, aliada de Wall Street y de Moscú, interesadas en esto. La misma City que aborrece la regulación bancaria europea.

A finales de los años 70, también en 1979, se produjo un referéndum en Escocia, sobre la re apertura del Parlamento. Jamás, incluso tras la unión desde 1707 de las coronas se cerró el Parlamento Escocés, simplemente se suspendieron sus funciones en favor de Wensminster. En el siglo XIX, tras el acta de Unión con Irlanda en 1801, lo que se “voló” del entramado escocés fue el nivel político. La administración siempre fue nombrada en Escocia. Así como la libra escocesa, ligada a la libra esterlina como el franco CFA al franco francés. Y la iglesia nacional escocesa, o las selecciones deportivas nacionales. En ese referéndum Escocia dijo si, pero Wensminster dijo no. Y prevaleció la voz de Londres. En 1997 se culminó la devolution. Y en 2014 se produjo el referéndum sobre la independencia, pactado, en el que un 45% de escoceses dijeron que SI a la independencia. Una independencia dentro de la Commonwealth, con la Reina de Inglaterra como jefa de Estado, como Canadá, Australia o Nueva Zelanda. Conviene señalar que estos estados hasta la década de los 80 del siglo XX no asumieron una constitución propia redactada por ellos mismos y repatriada de Londres a sus respectivas capitales. Aún hoy sus respectivos bancos centrales tienen un vínculo especial con la antigua metrópoli, sirva el ejemplo de que el anterior director del banco de canadá es el actual director del banco de inglaterra. Un “ascenso” que sería impensable en el caso de España con sus antiguos territorios americanos. Un elemento a considerar en el tema escocés es que en ese referéndum todos los partidos, sus votantes, incluida una mayoría del minoritario partido Conservador, apostaban por mantenerse en la UE a toda costa.

Resulta curioso. En el 18 de septiembre de 2014 la amenaza de si Escocia se independizaba del Reino Unido era la expulsión inmediata de la UE. Mentira, por supuesto, porque no está recogido en los tratados el hecho, sino otras cosas. Y siempre existe la posibilidad de pactar un derecho transicional que sirva de puente. Como se hizo, ampliación interna, cuando en 1990 se integró en la CEE la RDA dentro de la RFA, o como en los años 80, en referéndum, Groenlandia decidió mantenerse fuera de la UE, pero dentro de Dinamarca. A situaciones nuevas, se crea el camino para encauzar la voluntad de la gente. Y eso pasará sea el escenario que sea, tras el referéndum de finales de junio sobre permanencia o no de Reino Unido en la Unión Europea.

Pertenecer a la Unión Europea es como pertenecer a un club. Pero a un club especial. Se deben asumir las normas de funcionamiento. Pero como institución especial, las dinámicas tienen vida propia. Piensen en un delegado nigeriano en el FMI, después de 20 años de mandato. En ese punto, es más delegado del país de origen en el organismo internacional o el representante del FMI en el país de origen? Piensen en ello. Y que cuando en 1992 Dinamarca y en 2011 Irlanda crearon problemas en base a referéndums, se solucionó cediendo, y con Out-puts. Pero ahora el caso es distinto, y no debiera haberse cedido, pues se trataba de asuntos centrales. Si, puede ser que el centro del mundo vuelva a estar en el Pacífico. Si, puede ser que China, como lo era en el año 1800 tenga el mayor PIB del mundo. Si, puede ser que la UE sea menos poderosa que en 1957 cuando se firmó el tratado de Roma, fundador de la CEE, pero si se basa en principios y valores europeos, seguirá siendo la UE un faro de valores, derechos y libertades. Y es que somos poseedores del 40% del gasto mundial en Estado de Bienestar. Y es un valor, el del buen vivir, del bien colectivo, sin desmerecer los derechos individuales, el que debemos conservar, y exportar a quien quiera. Si al Reino Unido le gusta el modelo de Relaciones Laborales de China, lo que Karl Marx denominó el modelo asiático de producción (aunque el pensaba en India, podemos asimilarlo como parecidos), que se lo queden libremente, pero no se puede asumir como europeo algo que no lo es. Y menos como producto de un chantaje continuado.

Chantaje. Palabra fuerte. Que es? Pues cuando se negocia de manera unilateral algo no previsto y sin venir a cuento sobre realidades que no están encima de la mesa. Si, puede ocurrir que alguien quiera negociar y el otro se niegue a hablar, y obligue a tomar decisiones unilaterales. Ese es otro marco de negociaciones. En la UE la relación bilateral y multilateral está siempre presente, sobre todo por los mecanismos de toma de decisión, que empiezan en el RePer, los representantes permanentes, cuyo consejo tiene dos niveles, de trabajo previo de todos los asuntos a los Consejos Europeos, sean de ministros o de jefes de gobierno y estados. En 2003 un proyecto se puso encima de la mesa, muy interesante, y que reflejaba la vocación federal de la UE (además del Euro, prueba tangible) y era el proyecto relex, de eliminación de legaciones diplomaticas y consulares de los paises miembros dentro de la UE, sustituyéndolas por delegaciones gubernamentales. Y esto me recuerda un hecho histórico, y es que en mayo de 1940 Reino Unido ofreció a Francia la fusión temporal de sus dos países para dotar de ciudadanía británica a todos los ciudadanos franceses, y de alguna manera afrontar juntos las consecuencias del derrumbamiento de Francia en escasas semanas frente a la Werhmach (no quiero pasar por alto las lecciones que pueden extraerse de “El Rompehielos” para calibrar la postura del PCF en 1940 frente al avance de las tropas alemanas). En 2003, en el 40 aniversario del acuerdo del Eliseo entre Francia y Alemania, propusieron medidas para un estrecho progreso de relaciones, incluida la presencia permanente de un secretario de estado del otro país en el gobierno del otro. A fin de cuentas, desde los años 20 con Koudenov Kalergi, y antes, incluso con Victor Hugo o Inmanuelle Kant, se soñaba una Europa Unida, distinta de las que soñaron Julio Cesar, Napoleón o Hitler.

Es obbligado hablar, negociar, pactar, pues los asuntos, de convivencia, y más los que marcan hechos trascendentales, se deben vincular a decisiones de mayorías, con el respeto de las minorías, claro. Consultar es fundamental. Y en los países avanzados se hace, habitualmente, como Suiza, Italia o Estados Unidos. El día de noviembre de la reelección de Obama en 2012 hubo a lo largo de Estados Unidos 1200 consultas, del tipo que sea, incluyendo una soberanista en Puerto Rico, a la que el propio Obama había reconocido el derecho de autodeterminación. Y no pasó absolutamente nada. Y es que, si el Reino Unido quiere salir del marco de la UE, bien, pero tendrá que tener algo en cuenta. Que el día después del referéndum escocés David Cameron habló, más bien recordó, que el Reino Unido está compuesto de 4 naciones: Inglaterra, Escocia, Gales e Irlanda. Si, la nación es Irlanda, aunque el Reino Unido sólo tenga una parte del condado del Ulster. Y no iba a dar más Devolution a Escocia, sino a todas las naciones. Igual Escocia, Irlanda o Gales apuestan por seguir siendo parte de la UE en el referéndum. O alguno de los territorios, como Gibraltar o Malvinas. Es un grave problema.

Cuando uno se aviene a dar un ordago debe haber calibrado todas las opciones, y haber valorado todas las consecuencias. Y ser consciente de que llegado el caso, hay que ir hasta el final, con todas las consecuencias. La UE no perdería más de lo que perdería el Reino Unido en muchas materias. Empecemos por el cheque británico, que fue asunto de Margaret en los años 80, y que ahora, contablemente, y en especial en el asunto de la PAC ya no tiene sentido. Por otro lado, en las reuniones de la OMC Reino Unido tendría el mismo peso que Noruega o Suiza, es decir, muy poco, porque la voz en materia de comercio es única, de la UE. Por no hablar de aranceles, de transporte, cuyo coste sobrevendría sobre los empresarios y ciudadanos británicos. Quien sabe de números, sabe que es un mal negocio. Y se lo han dicho a Cameron, caido en desgracia en popularidad por los papeles de panamá, incluso la City lo sabe, aunque le cueste reconocerlo.

El llamado #Brexit es un juego muy arriesgado para tratar de cambiar las reglas de juego fuera del circuito habitual, forzando las circunstancias, en un marco en el que no era necesario, pues los circuitos habituales de Bruselas estaban y están abiertos, como siempre. Y es que, seguramente, pueda ser sólo Inglaterra la que, con su mayoría poblacional, la que pueda decidir la salida. Pero, que harán los demás países europeos y la Comisión si las naciones que no son Inglaterra asumen la continuidad en la UE? Mirar a otro lado? Asumir de facto su “declaración de independencia”?Lo lógico es esto último. Minimizar los efectos negativos. Conservar el máximo posible. Y más de europeistas convencidos, como son los escoceses. Así pues, que los ingleses hagan lo que quieran, son libres de ir, incluso, contra sus propios intereses. Ya lo dijo el famoso titular aquél sobre la niebla sobre el canal, ergo, el continente era el que se quedaba aislado. Si, de las Islas Británicas. Así son, y no merece la pena cambiarles. Ya sabremos lo que quieren. Y que cada cual, asuma sus consecuencias. En todos los órdenes. Y empezar a hablar de que, posiblemente, si la votación sale SI, suponga, de seguro, una ruptura del Reino Unido, una fractura interna, cuya recomposición, en entes separados, supondrá un cambio importante a la relidad política dentro de los estados miembro, dentro de la UE. No, al mundo, en verdad, salvo en lo noticioso, no le cambiará nada el #Angloexit.

Anuncios

  1. jlgf15

    Permítaseme advertir que todo lo publicado bajo LA FRANJA DEL PENSAMIENTO LIBRE es propiedad exclusiva de JOSÉ LUIS GÓMEZ FERNÁNDEZ, como quedó confirmado y sellado entre Carlos Moreno y José Luis Gómez en su día

  2. jlgf15

    El artículo sobre el Brexiti , aparece sin autor, lo que no es de recibo. Además de ser farragoso para cuantos no tenemos por qué estar al día en informaciones periodísticas y en siglas al hoc, es desmesuradamente largo y tedioso. Todas las noticias, aunque sean especializadas y, máxime por serlo, han de apreciarse por ser sencillas e inteligibles para todos. Gracias

  3. altamira300

    Bueno, gracias también por lo que me toca de “campeona” “hanstarlpérez” porque soy de las que SI leen tus publicaciones. No suelo poner comentarios, me gusta o no y con conocimiento de causa: son, a veces demasiado largos y también me cuesta, por tantas citas y nombres seguir el hilo conductor, aunque le resumes casi en el título, son difíciles de comprender si no se tiene un profundo y actual conocimiento de Hª. Me llama la atención que unas veces publicas en Franja de Pensamiento Libre y otras, desde hace poco en “Un mundo por ver”, perfecto para Hillary contra Trump y el anterior.
    Hoy me he atrevido a hacerte un comentario general, sin ánimo de crítica porque Liebanizate, parece no cuenta hoy con demasiados autores, me siento culpable también y teniendo dos o tres textos en mente, no me decido y va pasando el tiempo.
    Mucho ánimo a todos los que seguís y a los que hacéis que la vida de Liébana y lebaniegos sigan siendo primordiales para tantos lectores.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.