Democracia Foral: la Diputación Foral

import_10603336_11Así como durante los primeros años de la denominada transición española y de manera alegal y aconstitucional se pasó de un marco conceptual pensado para 3 nacionalidades históricas y al lado un marco desconcentrado en diversas regiones, sin siquiera una asamblea legislativa propia, generalizándose el café para todos, en 1812, reforzado con el reparto provincial de 1833 de Javier de Burgos (premiado con un ministerio, toda vez que en el siglo XIX hubo más intentos de reordenación territorial, que no acabaron de cuajar) se produjo el café para todos de entonces con las diputaciones. Pero hay una diferencia enorme, estructural, y es que hay 4 territorios forales, con diputaciones forales, y, en este momento, 38 diputaciones de régimen común. Y las diferencias son notables.

La diputación foral vasca es ejemplo de democracia y de transparencia. A diferencia de otras se elije en urna aparte, paralela a la de la elección municipal. Como en esta, se eligen junteros o apoderados a juntas generales. En el municipio se eligen concejales, que deben agregarse en suma mayoritaria para conseguir al alcalde. Aquí es igual, pero con el diputado general. Las juntas generales son un órgano legislativo, que legisla en sus ámbitos competenciales. Y el procedimiento es el mismo que en cualquier otro parlamento, con comisiones, enmiendas y demás. Es por tanto un órgano electo, y como tal sujeto a la transparencia. Según el organismo transparencia internacional la diputación de Bizkaia alcanza 100 puntos sobre 100 posibles en dichos rankings a entidades sub estatales.

En el caso de las diputaciones forales ejercen un papel fundamental en el marco de la tutela efectiva de los municipios, algo que en el marco del estado español lo ejerce el ejecutivo del estado, lo cual redunda en un detraimiento de las capacidades de atención efectiva, según el viejo dicho que reza que quien mucho abarca poco aprieta. Las necesidades de los municipios, en general, en el marco del estado español no están en la misma medida atendidos como en los municipios vascos. Y es que, cabe decir, que el aspecto central de una diputación foral es ser el sujeto residencial del reconocimiento foral, y como gran eje del mismo, la hacienda foral, que es quien recauda (casi) todos los impuestos en el territorio.

Según la disposición adicional primera de la constitución de los españoles de 1978 (refrendada por un exiguo 30% de vascas y vascos, conste) en conjunción con la disposición derogatoria segunda se entiende que el reconocimiento del hecho foral (nuestro marco constitucional) se produce en el marco del territorio histórico, en los 4 existentes, Bizkaia, Navarra, Araba y Gipuzkoa. Las haciendas forales, que son 4, aparte de la general del estado, recaudan, y ponen en común el dinero en el Comité Vasco de Finanzas, que financia íntegramente los presupuestos del Gobierno Vasco (70%) las 3 diputaciones de la cav (15%) y los 251 municipios de la cav (15%). En las dos comunidades forales el circuito es prácticamente cerrado, pues, dejando de lado el tema de la seguridad social (artículo 18 2 b y disposición transitoria quinta de la ley orgánica del estado 3 de 1979, de obligado supuesto cumplimiento, pero incuplido hace 37 años) no hay flujos de capital desde el estado que no respondan a las competencias no asumidas que debe el estado ejercer en el marco de la comunidad. Y siempre es mayor el flujo de dinero que sale vía cupo que el que el estado invierte. Es por ello que se puede decir que con el dinero logrado por las haciendas forales, hacen sostenible el sistema. A fin de cuentas es un sistema de riesgo. Independientemente de la recaudación, que sea mayor o menor, el cupo se paga igualmente, en base al 6’24%, que es la participación de la cav en el pib del estado. Esta es una razón por la que, teóricamente, el sistema de concierto es extensible, pues la suma de todos los pib de las comunidades da el 100. Un riesgo asumido con gusto, porque el instrumento, por más que sea mejor, necesita de gente solvente, y en el caso vasco, las administraciones han hecho una buena labor de gestión.

45336726A la hora de minimizar casos de corrupción, que es absolutamente imposible eliminar del todo, porque va en el hecho humano, y sólo podría erradicarse por completo si eliminamos a la humanidad de la ecuación (algo que imagino nadie está dispuesto) es necesario 3 elementos. Uno, que exista pluralismo político. Esto es, que las mayorías absolutas sean una rareza. Como en el caso vasco. Y que existan varios partidos, más de dos, claro, y más de cuatro. Obliga a negociar, acordar y pactar. Entre diferentes. Segundo, que exista pluralismo institucional. Esto es, que varias instituciones tengan capacidad de hacer lo que los americanos llaman checks and balances, algo consustancialmente foral, de lo que ya se inspiraron, en parte, para su esquema constitucional. En el caso vasco, la existencia de unos municipios, las juntas generales y las diputaciones forales a nivel territorial, y el parlamento y el gobierno a nivel nacional es fundamental, dado que, a veces, las competencias están compartidas entre esos 3 niveles. Y tercero, tener gobiernos transparentes, honestos y que digan siempre la verdad. Se puede constatar fácilmente que instituciones como el Gobierno Vasco, la diputación foral de Bizkaia o ayuntamientos como el de Bilbao o el de Getxo tienen 100 puntos sobre 100 en transparencia.

Obviamente puede haber conflictos de competencias, y para eso puede servir de ejemplo la comisión arbitral, residenciada en el parlamento vasco, que vendría a ser un tribunal constitucional vasco, especificamente creado para dirimir asuntos competenciales. Por otro lado, en estos tiempos, es fundamental el tema del endeudamiento, de la deuda y del déficit. Está claro, según los indicadores, que el nivel general de endeudamiento de los diferentes niveles, local, teritorial y nacional, son perfectamente razonables y asumibles. En los municipios de más de 10 mil habitantes el de mayor endeudamiento, Bermeo, asume una deuda de 550 euros por habitante. Además, hay que insistir en el hecho antes referido de que las deudas contraidas por las instituciones vascas son asumidas por las instituciones vascas, sin ningún “rescate” externo (la cav no ha acudido a ningún mecanismo de ayuda instaurado por motivos de la crisis, y la cfn de manera podría decirse que residual, y a saber con que motivación). Es, por tanto, un capítulo que sólo debe preocupar a vascas y a vascos.

Gobernar es elegir, priorizar. Y ahí está el para qué de la existencia de cualquier institución o entramado institucional. Ahí están los datos en educación y en fracaso escolar, los datos en sanidad, los datos en reposición de los copagos, el mantenimiento de la RGI, de las ayudas a la dependencia, de los transportes públicos, de paro, por más que sería deseable que fuera mejor. Porque el quid de la cuestión no está en recaudar, sino en generar sinergias que creen economía productiva, generar riqueza para poder redistribuir. Churchill hablaba que el comunismo era la socialización de la miseria. Entiéndase que se debía referir a que quien no crea nada, sólo distribuye la nada, aunque sus niveles de reparto sean espectacularmente sociales. Crear empresas, investigación, desarrollo, y crecimiento sostenible. El primer plan de I+D de las instituciones vascas es de 1981. Y la primera ley integral del estado de tratamiento de la pobreza es vasca, de 1987. El profundo ámbito social, la huella, viene desde los tiempos del Lehendakari Aguirre y su doctrina social. Pero, como es natural, creando oportunidades. Y el sucesor de Aguirre, incluso en los peores tiempos, como pudo ser evacuar Bilbao en 1937, el entonces consejero Leizaola, salvó de la dinamita las fábricas de la márgen izquierda del gran bilbao, porque el pueblo vasco, en el futuro, debía seguir existiendo, y en algún momento, poder volver a ser dueños de su futuro. Está en el ADN de las instituciones vascas. Porque el partido nacionalista vasco lo ha incorporado.

Así pues, las diputaciones forales vascas son, con las haciendas forales que se encuentran en su seno, centro vital del sistema democrático vasco, recogiendo el reconocimiento constitucional, y de la bilateralidad que marca el ni yo sobre ti, ni tu sobre mi, no imponer, no impedir. Y es que, quede bien claro, que el sistema funciona, y nos sirve a los vascos. Y que es de asunción libre. Y que, llegado el caso, es exportable, a quien lo quiera coger como modelo o como inspiración. Ah! Pero que quede igualmente claro que cualquier modificación unilateral del marco de convivencia supone darle a la otra parte completa libertad para actuar libremente, y seguir su propio camino. Seamos sensatos y reconozcamos que la existencia de la democracia foral requiere de las diputaciones forales, y que son seña de buena hacer, buen gobierno, buena gobernanza y de transparencia.

Anuncios

Un Comentario

  1. http://google.com

    Οk,? Lеe said and then he stopⲣed and thought.
    ?The most effectiѵ thijng about God is ??? hmmmm?????..?
    He puzzled because hе had so many things that were great about God however he wantеd to selet the
    best one ѕo hhe would win the game. ?Тhat he is aѡare of everything.
    That?s really cool. Thaat means he may also help me with my homework.?
    Larry conclսded wіtһ a proud exрression on һis facе.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.