EL SOCIALISMO INSOLIDARIO (la historia de un fracaso y de un odio a la derecha)

Estamos asistiendo en España en estos primeros días de nuevo año político al esperpento valleinclanesco más indiciario de la burla e ineptitud de hombres incapaces de sobreponerse a sus intereses personales egoístas y encarar con reciedumbre y coraje los problemas de España cristalizados en una convivencia económica, jurídica, laboral y administrativa que cubra las necesidades más perentorias de todos los ciudadanos.
La historia del socialismo, originada en el marxismo, ha sido siempre su compañero de ruta: bajo la consigna de la “solidaridad” y el “todos iguales”, (aunque unos más que otros), so pretexto de cambiar el mundo y dejar de teorizar sobre él, como decía Marx en su teoría filosófica del materialismo histórico, lo que en realidad profesa es la propaganda solidaria contra todos los demás, (algo así como la solidaridad de los 40 ladrones confabulados contra…)

Aquí, en España, en los albores de los 80, al subir al poder (Felipe Glez.), los socialistas se apoderaron realmente de todas las instituciones, incluida la Universidad, alrededor de la cual merodeaban desde hacía tiempo en sus pasillos miles de Penenes, (advirtamos al público no avezado en estas lides, que PNN significaba Profesor No Numerario), que anhelaban ser catedráticos como fuera y por la vía rápida, máxime si ideológicamente se conciliaba el examinando con el Tribunal examinador, como de hecho así ha venido sucediendo sin solución de continuidad en un crescendo con las autonomías, donde todo el mundo se conoce y se recomienda, como favor a cuenta.

Esta fue la razón por la que llovieron Decretos que jubilaban a Profesores universitarios a los 65 años, (en el mejor momento de su preparación científica y pedagógica).

A continuación, con 40.000 plazas vacantes disponibles, entran en tropel a la Universidad otros tantos profesores, mal preparados, y sin la experiencia y el bagaje intelectual que se requería.

De aquellos polvos, estos lodos. Hoy la Universidad está plagada de ideólogos. De los alumnos, mal vocacionados, por aquello de que, mediante la Selectividad facilona, “todos a la Universidad”, abandonándose la Formación profesional, que es lo que hubiera contribuido a levantar el país, de los alumnos, digo, hay que decir lo mismo (similia similibus).

Hoy al “socialismo”, tanto en España como en Europa, se le da por fenecido. Voces autorizadas ya hablan de “reconstrucción”.

Como fenecida y caótica ha sido su historia, aquella que pronosticaban en el siglo diecinueve de honradez y de duración de cien años, con Pablo Iglesias a la cabeza.

En España ha dejado su huella, (desde la subida al poder en los años ochenta con Felipe González), dejando pelos en la gatera allí por donde ha pasado.

La etapa de Felipe !qué vergüenza!, la corrupción, con Filesas, empresas fantasma para financiar al partido, el crimen de Estado, el robo a manos llenas de los fondos reservados, Roldán, la condena firme de ministros, como Barrionuevo o Vera, con 28 asesinatos del GAL, secuestro de un francés, inocente, como Marey (que pasaba por allí) en una tenada de ganado en Colindres, (Santander), cercanías de Santoña, Cantabria; el caso Lasa y Zabala, dos vascos quemados y enterrados en cal viva en la costa de Levante (para alejar sospechas), y un largo ecétera, que lejos de haber servido de escarmiento, los estertores del zapaterismo socialista, con su “proceso de paz” (y ETA en las instituciones, mejor, con su proceso de mierda, de ignorancia, de debilidad, de dejación, de burla y de miedo a Eta, lo han llenado de gangrena y exterminio, no sólo económico sino social, (con dos Españas enfrentadas) y cultural, ( con una “educación para la ciudadanía”, que vergüenza da leer sus consignas), y jurídico (con la politización de la justicia, pues hemos dejado de ser iguales ante la Ley), y político, porque la política ha llegado a ser la fea de la familia.

Qué extraño es que, en una Universidad (que se creó, para gloria y disfrute de Peces Barba y otros peces, que, a río revuelto, se transformaron de pececillos-penenes en tiburones depredadores), qué extraño es, digo, que el cultivo de sus alumnos no haya dado más de sí que para alimentarse ideológicamente de la demagogia sembrada por sus guías-gurú, con creación de programas para adiestrar en la sofística y la retórica más abstrusa (al estilo de Habbermas, el gurú imprescindible), que conduce inexorablemente al riego de la planta del odio y enfrentamiento.

¿Es que no saben más? ¿Dónde están sus publicaciones?, ¿dónde, sus obras?, ¿dónde, sus fundamentos filosóficos?

Tal vez, ¿son esos los fundamentos, que luego se han visto cristalizados en la “educación para la ciudadanía”?

¿No suena esto a la inculcación de un catecismo ideológico rayano en la anarco-libertaria moral de la adolescencia, como si de un tatuaje impregnado en la epidermis se tratara?

La llamada “Transición” del 77, elogiada por muchos, no ha sido reconocida por el entorno de Zapatero. De ahí, la obsesión con el Valle de los Caídos. Parece como si vivieran retrospectivamente y trataran de recobrar aquellas amargas fechas del Frente Popular, raíz y origen del enfrentamiento de la Guerra civil del 36.

José Luis Gómez Fernández,
colaborador de Liebanízate

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.