Ref, concierto y convenio

2012 montoro guindosSuele hablarse, y más en la época de facebook y twitter, en clave de slogans, de palabras e ideas sencillas y simplificadas, algo que, dicho sea de paso, juan carlos monedero defiende como forma de actuar autoritaria. Y es que el diablo seguramente está en los detalles, pero es que es en los matices donde uno encuentra la verdad de la realidad, puesto que, las más de las veces, las situaciones no son ni de blanco ni de negro, y como diría el gabinete del Presidente Josiah Barlett, esos días en los que si que hay blanco o negro, la situación acaba con muertos encima de la mesa. O con tres periodistas secuestrados. Afiortunadamente la paleta tiene una gran pléyade de colores intermedios. Y es ahí donde debiera establecerse el diálogo, el punto de encuentro entre diferentes. Pero, es que, para alcanzarlo, todo el mundo debe dar pasos. Y si no, ese acuerdo, se hace inviable.

Canarias fue, como Navarra, conquistada a sangre y fuego, primero Canarias, en el entorno de 1490-92, aunque, como posteriormente, con las guerras que, entre otros, Pedro Esarte describe en su “Breve Historia de la Conquista de Navarra (1512-1530)” la cuestión tardó en “cuajar” como algo propio de Castilla. Y, en el listado de la constitución de Cádiz de 1812 se infiere, de su artículo 10, que no sólo se reconoce como territorio africano, sino como territorio colonial. Y es lo que hubiera logrado Antonio Cubillo, de no haber sido atacado por las cloacas del estado cuando pretendía introducir Canarias en la lista de descolonización de la ONU.

¿Porque hablamos de Canarias? Porque tiene un sistema particular y particularista, como es el REF, que, a diferencia del sistema de Concierto y Convenio, y desde 1997, está recogido en la legislación europea, en aquel tiempo, bajo la premisa de un tal Jose María Aznar, supuestamente, azote de todos los nacionalismos. El mismo Aznar que obligó en 2002 a la asunción de todas las comunidades que no lo habían pedido de las competencias en Sanidad y Educación. Y es que hay dos métodos para socavar la voluntad de autogobierno. Una, extender las competencias a todos, igualar. Y segundo, y, normalmente, en paralelo, quitar competencias a todos. No formalmente, sino segando la hierba bajo los pies. Que es lo que ha hecho y hace el gobierno de Mariano Rajoy, con cuestiones como la llamada “Ley de Seguridad Nacional”, obviando que, cuando se produjo la crisis de las grandes lluvias de 1983, todas las fuerzas, vascas o del estado, se pusieron a las órdenes del Lehendakari Garaikoetxea. Ejército incluido. Ahora quieren darle la vuelta a la tortilla. Que todas las fuerzas se pongan al servicio del Presidente del Gobierno de España. Y que lo autonómico, sea algo auxiliar, una mera descentralización administrativa, retornando el poder político al centro. Y ahí entra en juego lo que cada cual pueda pagarse. Porque el dinero es lo que da la independencia.

Suele decirse que Canarias es ultraperiférica. Y es mentira, porque se encuentra en el punto de encuentro de 3 continentes, como es América, Africa y Europa. Si fue punto de “lanzamiento” de las misiones de Colón al nuevo contiente, ese hecho debería ser, actualizado, elemento a considerar de la impotancia estratégica del archipiélago. Se encuentra al lado de la costa africana, y pudiera llegar a ser un polo de creación de riqueza y de poder benéfico para el conjunto de países africanos como el poder que ejerce sudáfrica en el cono sur. Pero, y aquí viene el problema, es que para lograr esto, no necesariamente tiene porque ser una canarias española. Sobre todo si España le niega todas las puertas, todas las potencialidades. Suele decirse igualmente, que Canarias es un archipiélago, que son islas. Y que es por ello que se les debe compensar. Bueno, hay más islas, de titularidad europea. Y si bien es cierto que las Azores disfrutan de su propio régimen fiscal, con sentencia acreditativa de los tribunales europeos, córcega, cerdeña, sicilia o la isla de man son igualmente islas. O las Baleares, que no gozan de un estatus siquiera parecido, y aparecen, junto, que casualidad, Valencia y Catalunya (los països catalans) entre aquellos territorios que siempre dan más dinero al estado del que reciben. Son españoles y bien que les cuesta pertenecer a ese club. Y es que, lo de ultraperiférica, hay dos modelos de pertenencia, que no suele contarse. Las antillas holandesas tuvieron un referéndum recientemente, y cada cual eligió su propio marco de pertenencia, tanto a Holanda como a la UE. O el caso de Groenlandia, que, es territorio danés, pero fuera de la UE. No hay una sóla forma, aunque en el caso de Canarias se quiera presentar así.

Claudio Sánchez Albornoz escribió “pero yo le decía al presidente del gobierno vasco cuando yo era presidente de la república (en el exilio): hablen el vasco, si es que pueden, porque la mayoría no lo saben, pero a pagar impuestos como todos los españoles” (recogido en “Los españoles y los euskaldunes” de joxe azurmendi, escrito en 1976 y que sólo pudo ver la luz en 1994). Ahí está la clave. No sólo del pensamiento de algunos, sino, también, de cierta concepción del federalismo en españa. Blindar competencias culturales, incluso en educación, apoyar el folklore, y la política lingüística, pero, ah, con la pasta no se juega. Ahí, todos iguales. Es por eso que hay movimientos no sólo para elevar las cuantías de los cupos vasco y navarro, sino, intentar, como en el pasado, cargarse ambos sistemas, siempre con la peregrina idea de que supuestamente, no sería moderno, no sería europeo, y no sería lo más guay, cuando, es democrático, es europeo, y es moderno, un sistema, al que precísamente, otros tienden a imitar. Algunos de ellos, que no lo harán, debieran buscar y leer “El Yermo” de Christian Campos. Muy revelador.

Aunque se supone que es conocido, mas, claro, si se empieza por querer desconocer que concierto y convenio incluyen mecanismos de solidaridad con otros territorios del estado español… el sistema de concierto y convenio son sistemas de riesgo. No son rescatables. Uno apechuga con lo que tiene. Como cualquier otro sistema impositivo y fiscal. No en vano el Lehendakari Ardanza, cuando la familia europea aún tenía sólo 12 miembros, afirmaba que el nuestro era el sistema número 13. Luego entrarían Austria, Finlandia y Suecia. Por cierto, Austria, que comparte el alemán con Alemania, pero no comparte estado común; Finlandia, que es el que más se ha opuesto a las pretensiones de Tsipras, y que es primo hermano de Estonia, que, hace 25 años yacía bajo la bota soviética, y este año colidera el crecimiento en la UE, y Suecia, quien, que casualidad, la actual dinastía reinante surge de un oficial napoleónico, francés para más señas, colocado en aquella corona por el genial corso, natural de Pau, es decir, la localidad donde se encuentra el Parlamento de Navarra, es decir, el origen de la actual dinastía real sueca se encuentra, si, en el viejo reyno de Navarra. Y son países de tamaño medio, que sobreviven, y bien, sin depender de otros, y dentro del seno de la UE. Pero volvamos a la línea, de que son sistemas de riesgo. Porque lo que uno ingresa debe ser superior a lo que uno gaste. Así es como funciona. Aunque hay una serie de salvedades, que luego se explicarán.

Hay, pues, gente, que tiene un esquema mental prefijado. Y es que el marco del estado español es único, monolítico, sólo son capaces de ver un estado inmutable. Como si, y refirámonos al libro “Españoles que no pudieron serlo”, del carlista navarro Jose Antonio Ullate Fabo, que explica que las independencias americanas del primer tercio del siglo XIX no eran algo inevitable. Como no lo fue el caso de Cuba posteriormente. Porque pedían una mera autonomía dentro del marco del estado, y para cuando el estado pensó en que podrían concedersela (más bien debería hablarse de reconocimiento) a los cubanos ya no les interesaba y buscaban algo más perdurable, como es la independencia. Y es que, cabe recordar, que ningún territorio que ha avanzado en la asunción de más autogobierno, de soberanía, ha hecho retrocesión de esos logros conquistados. Ahí está el listado, del siglo XIX, del XX, pero también del XXI. Hay gente, pues, que es incapaz de visualizar la existencia de estados compuestos, de estados plurinacionales, de reconocer que la constitución española, además de nación española, reconoce, dentro de sí, 4 nacionalidades y 13 regiones. Y que eso no es malo, sino al revés, enriquecedor. Y que estados compuestos, los hay, en europa y en el mundo. Y que esto es globalización y modernidad. Reconocer las diferencias, ni mejores ni peores, simplemente, somos distintos. Y entre diferentes es que hay que acordar, encontrarse, pactar. España no es una realidad objetiva. Todo es constructo social. Porque no hay nación sin sus gentes, no hay patria sin humanidad. Patria es humanidad. Son las colectividades humanas las que hacen la nación y las leyes. Y la legitimidad que surge del pueblo es más poderosa que cualquier ley, puesto que la ley no emana de ningún dios, sino de seres humanos, y la nación pertenece a los vivos. Y como cuerpo vivo, es mutable. Y puede cambiar.

¿Cuales son las salvedades citadas? Pues, seguramente, no se ha pensado, pero lo mismo que el estado no permite que las cámaras autonómicas legislen y adapten las directivas y los reglamentos de la UE, a diferencia de estados como Austria, Alemania, Reino Unido, Bélgica y otros, es posible que el dinero proveniente de la UE para materias de aplicación autonómica se cuenten como dinero que el estado recibe y que lo cede a los marcos autonómicos, incluidos los marcos forales, de las 4 hermanas de Euzkadi sur, y es que el dinero, para una competencia exclusiva, como es las políticas activas y pasivas de empleo, y que fue objeto de traspaso competencial en 2010-2011, negociado por el entonces gobierno en la sombra vasco, por Iñigo Urkullu y Josu Erkoreka, con el acuerdo entre Italia, Francia, España y Alemania de hace unos años, la transferencia de capitales se hizo al estado, y ahí se retenieron los fondos. Este principio puede haberse usado al elaborar las balanzas fiscales. Algo a tener en cuenta. Por ejemplo, con todo el tema del Tren de Alta Velocidad como buque insignia.

Ahora, recordemoslo, el estatuto de gernika no se cumple en su artículo 18 2b y transitoria quinta que hablan claramente del régimen económico de la seguridad social, que debe ser transferido. Y no se ha hecho en los vigentes 36 años. Y es una ley orgánica del estado. De esas que cuando juran cumplir y hacer cumplir la constitución y las leyes … es de perjuros, es perjurio. Pero, quien les va a condenar a eso en el marco del estado, cuando nadie se ha atrevido a condenar por inconstitucional el cambalache de Almería en el marco de la construcción de la autonomía andaluza? No vaya a pensarse que la propia autonomía pueda adolecer de inconstitucionalidad … al menos, en sus cimientos, en uno, en el almeriense. Porque el de Jaén se pudo solucionar sin componendas. Susana Díaz ya ha dicho que Andalucía servirá para usarse por ella y el PSOE para chantajear al resto de nacionalidades y regiones sobre el posible marco futuro. Lo mismo que usaron el nuevo estatuto andaluz para tratar de ponerle bridas al nou estatut catalán. Y luego dirán por si y la humanidad. Ah, no, que le metieron a España por medio.

El marco del estado español o será plural o no será, o será compuesto o no será. Se le podrá llamar federal, confederal, voluntarioso, asimétrico, pero las bases deben encontrarse en la extensión del marco “federal” de gasto, al ingreso, que exista la doble cuestión de la voluntariedad de todo el autogobierno que uno pida, siempre y cuando uno se lo pueda pagar. En el marco vasco, el foral, de los 4 territorios, la fórmula gira en no imponer, no impedir, ni yo sobre ti, ni tu sobre mi. Suele olvidarse que es una fórmula que obliga a las dos partes, no sólo a la parte vasca. Y es que si no hay bilateralidad, es la parte del estado la que estaría rompiendo la baraja y dejando plena libertad a la otra para hacer cumplir la voluntad soberana de sus ciudadanas y ciudadanos. Y es en este contexto, de posible cambio o reforma constitucional en el que resurgen las palabras de Albornoz, pero con otros matices y por otros medios. Cultura Vasca, bueno, si, tolerada, pero, vale. Pero, la pasta, para el estado. Sin querer entender que los estados compuestos pueden tener realidades compuestas, en las islas y en el continente, que no se puede hacer distingos. Y que cuando dicen que vascos y navarros pagan poco, primero, las cifras lo niegan, si se estudian seriamente, y segundo, que eso se decide en unas comisiones mixtas de concierto y convenio. Entre el estado y la comunidad foral correspondiente, porque como reconociera Jose Enrique Serrano, hay dos comunidades forales, y no sólo una. Y que, si se habla de supresión de concierto y convenio, que, por otro lado, no sería una novedad en la historia del estado (recordemos que hasta 1839 las fronteras comerciales estaban en el Ebro y que Navarra emitía monedas propias, es decir, que la Unidad Económica y Monetaria del estado, en términos históricos es de antesdeayer), deberán, a renglon seguido exigir sin más miramientos la supresión del REF y de cuanto sistema auxiliar se le acompañe en Canarias. Y es que, no hay que compensar nada. Pues antes del REF, en canarias, ya existía la ley de puertos francos. Igual, también en Canarias, lo que hay que compensar no es lo que dicen, sino otra cosa. Y ahí está ese manual para el conocimiento del archipiélago como es “Canarias con Futuro” del economista canario Jorge Dorta. Canarias, País Vasco y Navarra son 3 elementos de una misma realidad, esa que señala al estado como quien debe definirse quien es y que quiere ser para el futuro, para que los demás podamos conocer, por fin, el terreno y el suelo sobre el que nos encontramos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.