Democracia foral: las primarias vascas

Vascos_06_550Algunos que se dicen nuevos, pero que no son sino herederos de ideas e ideologías que tienen décadas, cuando no siglos, les parece bien no sólo tener un modelo de conformación y desarrollo interno de su vida orgánica sino pretender explorar e imponer una visión sobre otras formaciones políticas, lo cual sería una suerte de imperialismo político o, dicho en castizo, yo soy demócrata, tu no, así que toma de mi democracia. Y si no, también te la llevas. Y así es que se pretende imponer el marco de las primarias a todos los partidos. Dentro de un decálogo genérico que de tan poco apegado al terreno, pudiera ser de aplicabilidad en Buenos Aires como en Albacete, en Tokio como en Logroño, en Moscú como en Santander. Y es que es imprescindible comprender el sustrato real para poder apreciar la posible receta. Y es que no hay una única forma de entender las primarias en política, hay muchas fórmulas probables, y sin duda, la mejor, es la que mejor se adapta a las costumbres y necesidades de cada pueblo y cada formación política. Porque ser afiliado a un partido es absolutamente libre; libre es la afiliación, como la marcha, y, sin duda, la vida interna y su grado y modelo de democracia interna recae en las y los afiliados. Y si no, ahí tienen el ministerio de interior para entregar los estatutos de una nueva formación, tal y como hicieron Ciudadanos (C’s) y Podemos (P’s).

EAJ / PNV tiene un modelo de funcionamiento interno basado en la realidad histórica del país, y, por otro lado, es un banco de prubas hacia el país, poniendo en práctica el marco institucional que se quiere para el país; y es ahí donde reside la especificidad vasca, en el marco de su derecho consituedinario, su derecho natural, que es el derecho foral, la foralidad. La construcción debe ser de abajo a arriba, desde lo más pequeño a lo más grande. Es tan moderno y europeo que se ajusta completamente al principio de subsidiariedad, y al histórico principio de unión en la diversidad. Así como es el marco ideal de construcción de los pueblos como reflejo a la evolución de las sociedades que adquieren la autoconciencia de ser una nación, con vocación de ser para decidir. Y poder tener un futuro propio en el concierto internacional de las naciones.

Suele ponerse como modelo de unas primarias la de los partidos, sobre todo, demócrata y republicano, en Estados Unidos, con el referente de las elecciones presidenciales como el ejemplo más claro. Sin entender dos hechos relevantes, uno, que en las elecciones primarias, no se vota a nivel federal a un candidato, sino que se producen estado a estado. Es posible ser el ganador en los delegados, sin haber obtenido el mayor apoyo, y ser nominado por la convención correspondiente. Al igual que es posible tener un presidente que no habiendo logrado la victoria en el voto popular, puede llegar a ser presidente, investido por el colegio electoral. Y es que, aunque pueda parecerlo, las elecciones primarias y presidenciales no son modelo de democracia directa, sino indirecta. El pueblo elige a aquellos que elegirán al nominado y al presidente. Y eso es porque en el marco estadounidense, así han evolucionado las cosas, y en general, les parece bien como están las cosas.

En EAJ / PNV, tanto al elegir cargos internos como públicos se produce la llamada doble vuelta, que es el marco en el que se producen las primarias de EAJ / PNV. El concepto es sencillo, de abajo a arriba. En principio, los órganos ejecutivos del partido están en la obligación de hacer una propuesta. Con un marco de avales bastante reducido (dejando bien abierta la posibilidad de participación a quien quiera hacerlo), se pueden presentar candidatos. Pongamos los casos de Presidente del EBB o Lehendakari. Se ha comentado que en toda Euzkadi hay sobre 200 batzokis, que responden a las correspondientes Uri Buru Batzar, es decir, las juntas municipales. En aquellos municipios donde existan más de una UBB, existe una interjuntas, un órgano de coordinación entre las UBB y entre estas y el ente municipal, es decir, en los más de los casos, con el equipo de gobierno en el ayuntamiento. Si se produce una mayoría de 2 o 3 batzokis, según elección, en la primera vuelta, se pregunta al candidato si acepta la nominación, y se le examina la elegibilidad y las incompatibilidades. Y, sean los candidatos que sean, pasan a la segunda vuelta, teniendo que salir ya elegidos definitivamente, los o el cargo para el que se puso en marcha el proceso. Hay un claro régimen de incompatibilidades, basado en el liderazgo del partido por un lado y el del gobierno por el otro, siendo el partido el que ejerce el control sobre los diferentes niveles institcionales, sin confundir esferas. Es por ello que Iñigo Urkullu es Lehendakari y Andoni Ortuzar el Presidente del EBB del PNV (que este es otro elemento curioso y poco conocido: no hay presidente del PNV, sino el EBB, que es un órgano colegiado, y, sobre el papel, el Presidente del EBB es un primus inter pares). En el marco de la doble vuelta el circuito sigue de la siguiente manera, se vota en los UBB, en los batzokis. Ese mandato se eleva a las asambleas territoriales, y de ahí pasa a la asambea nacional, que es donde se ratifica definitivamente el mandato. Obviamente, en otros casos, territoriales (como a Juntas Generales, Diputaciones Forales, ejecutivas territoriales) se ajusta el prodecimiento al ámbito correspondiente. La primera vuelta sería prospectiva, y la segunda, decisiva. Conceptualmente, algo similar a la doble vuelta francesa, pero, como es lógico, sólo lo parece.

En el marco de la doble vuelta, el mandato imperativo, es absolutamente imprescindible. Aunque el mandato imperativo, falsamente tildado de Antiguo Régimen, y prohibido por la actualmente vigente constitución española de 1978 (y que los vascos votaron favorablemente con un exiguo 30’4% sobre el censo) es aquel que marca que los representantes de un UBB en la asamblea territorial deben asumir y defender la postura mayoritaria de la asamblea del citado UBB, y así en los niveles superiores. Así es que participan todos los afiliados. Todos los afiliados pueden participar en el proceso democrático, pero no todos en la misma urna ni, necesariamente, el mismo día, aunque esto, por procedimiento, sea lo más recomendable. Es una forma de hacer partícipe de l toma de decisiones a la afiliación, de manera participativa, pero con un marco de decisiones vasco, surgido desde la historia, la tradición jurídico – política, con un modelo sentido y propio. Y el mandato imperativo, es, además, el que obliga a los representantes electos a cumplir con el programa electoral con el que se presentaron. Un ejemplo de mandato imperativo puede ser la revocación de mandato a mitad del mismo si se cumplen determinadas condiciones.

Doble vuelta, mandato imperativo, de abajo a arriba … son ingredientes que, combinados todos ellos, conjugan una forma de ser y hacer política que define el modelo asambleario de EAJ / PNV, como partido que ejerce la democracia participatada y participativa, con gran posibilidad de ser sujeto activo como pasivo en la toma de decisiones. Algunos pretenden hacer ver que la única forma de hacer unas primarias es aquella en la que absolutamente todos los afiliados (en algunos casos, hasta los simpatizantes) voten en un único proceso en una única urna (conceptualmente, porque esto es un imposible, dada la dispersión territorial de las y los afiliados). Es un absoluto error. Aunque, al que le guste, que se las compre, y se las lleve. Sin problema por ese lado. Que cada cual haga lo que quiera en su casa. El problema surge a la hora de pretender imponerle algo, en base a la fuerza, la coacción o el chantaje, a alguien, sea quien sea. Buscar tender a un modelo de algún tipo de primarias es un esfuerzo loable, y, seguramente, necesario. Pero, sin duda, también, ha de surgir de manera natural, en una evolución endógena, y no exógena, no importada, para que la gente a la que va dirigido, no sólo lo asuman como propio, sino que salga, en parte o en todo, de su iniciativa. Es por ello que el modelo de primarias vasco, el de la democracia foral, es bueno. Pero sólo, únicamente, es válido para EAJ / PNV, que es para quien funciona, en el marco de la democracia foral que el propio EAJ / PNV preconiza para Euzkadi.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.