LA POLÍTICA Y LOS POLÍTICOS

LA POLÍTICA Y LOS POLÍTICOS

-Artículo de opinión por José Luis Gómez Fernández

Aristóteles

Aristóteles

 

La política nace en la ciudad (la polis griega) y se hace en la ciudad y para organizar la ciudad. Ahora bien, qué sea la política, quien la defina y por cuánto tiempo, se dice que sólo son los políticos quienes tienen la llave. Pero este asunto no se agota ahí, porque quiénes son los políticos, quién los hace y por cuánto tiempo y para qué. Se supone que para organizar la ciudad e implantar justicia.

A primera vista y al alcance de todos (incluidos quienes votaron a Zapatero dos veces, tropezando en la misma piedra), la política suena como el noumeno de Kant, intangible, sustancializable en sí misma e intrascendente a la vida sociológica de la fenomenología, siendo así que los políticos aparezcan como los fenómenos, y la política como la sustancia.

Según este símil, la política no sólo no cambia sino que no debe cambiar si nos atenemos a las ideas eternas de Platón.

Los griegos nos asedian por todas partes cuando invocamos estos temas.

Y ¿los políticos? En la ordenanza del régimen político griego, el quehacer de los políticos queda diseñado del siguiente modo de gobernar: 1) o gobierna un grupo, (la oligarquía), o 2) uno sólo, (la monarquía) o 3), todos, (la democracia).

Volviendo al símil kantiano nos podemos hacer esta reflexión: ¿no estará ocurriendo con harta frecuencia que la sustancia política nos la tomamos como aquel deseo de cambio para que nada cambie ? y, a los políticos, como aquellos fenómenos que son sólo fenómenos, es decir, apariencias y sólo apariencias?

Hoy parece que ya nadie debería ser profano en el religioso rito político de saber a conciencia  a quién quieren votar sin pillarle desprevenido. Y sin embargo, no es así. ¿Quién le iba a decir al pueblo andaluz que su gobernanza, que jugaba al pilla, pilla, a ver quién era más listo robando su propio dinero, tanto como para asar una vaca, y a la chita callando otorgaba la fechoría volviendo a votar a los mismos usurpadores  simplemente porque eran de casa (ateniéndose a aquello de más vale lo malo conocido que lo bueno por conocer: ¡!tanto daño ha hecho el per!!)

Bueno, pues ahí estamos con la algarabía de campañas electorales a ver quién se lleva el “el gato al agua”. Dicho de otro modo, a ver quién mejor roba la cartera del vecino trincando su voto, que es tanto como trincar su voluntad en el aquí y ahora, que mañana ya me las arreglaré yo, político, para adulterar tu persona, tu economía y tu ilusión democrática.

Pero, ¿quién se ha creído ser el político? Nadie debería osar ejercer de político sin antes haber ejercido una profesión remunerada de la sociedad civil, y, previa declaración de todos sus bienes y patrimonio, volver a desempeñarla al cabo de un ciclo razonable.

¿Alguien en su sano juicio puede creerse con seriedad que Rubalcaba está capacitado para enlazar la última lección de química, como, sí, lo estaría Fray Luis de León tras cinco años en prisión?

En fin, que nadie ose vivir de la política para sí, ni para sus familiares; a nadie pasa desapercibido que el hijo de Aznar, con pocos años, dirige ya un emporio de inmobiliaria, y que los hijos de Felipe González poseen propiedades en Marruecos, o que el hijo de Guerra ya tiene cargo en Europa. Los hijos de Bono no pasan desapercibidos, y los…., etc.

¿No dicen que todos somos iguales ante la ley y que la única desigualdad legítima son las cualidades, tiempo  y esfuerzo que cada cual ha empeñado en ello?

¿Qué es eso de invocar “los derechos humanos” a todo quisqui que, sin dar palo al agua y sin haber demostrado una pizca de humanidad aducen derechos sin antes haber pringado con sus deberes? Revisemos en la enseñanza pública, tan cacareada, esta nueva antropología en el nuevo convulso mundo que nos desborda por todas partes. ¿Qué nueva política pondrá el cascabel al gato?

¿Va estar Pablo Iglesias dispuesto a debatir la cuestión de nuevos conocimientos científicos, políticos, humanísticos, como parecen estarlo ya los diseños estadounidenses ante la dicotomía de la técnica, la cibernética, la ingeniería, la ciencia social o la antropología’?

Como escribía yo en un artículo anterior: “Las ideas que Pablo Iglesias lleva en la mochila” ¿Qué ideas lúcidas llevadas a la práctica le rondan en la cabeza a Pablo Iglesias? No será lo que se le ocurrió al secretario de Psoe, Pedro Sánchez, ayer, en esas intervenciones mitinescas, cuando dijo que él pretendía cambiar al país 360 grados …

Anuncios

Un Comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.