¿Porqué Grecios y no Griegos?

dialogo-socratesDecíamos ayer que alguien que dicen fue Presidente de los Estados Unidos acuñó para el mundo el término “grecios”. Y la respuesta no pudo ser más contundente, y es que hasta un 30% de los ciudadanos de aquel país se quedaron sin cobertura sanitaria en el proceso que ha llevado desde la quiebra efectiva hasta el momento presente. Obviamente, en Zimbabwe, Burkina Faso o Somalia el concepto de Sanidad Universal es algo bastante lejano. Y, por otra parte, el país heleno mintió descaradamente en su ingreso en el euro, que, aunque tardío, llegó para sumarse desde el primer momento, cuando las primeras monedas y billetes empezaron a circular, el 1 de enero de 2002. Mintieron con sus cuentas. Como mintieron en Islandia, el país donde la revolución que no tuvo lugar ha retrotraido al país a las posiciones previas a la crisis, y donde la que algunos llamarían casta que llevó al país a su quiebra han vuelto a ser los elegidos para gobernar el país. Si en Islandia han vuelto, en Grecia, los que han hecho lo que han hecho, volverán. Es cuestión de tiempo.

Año 2004, juegos olímpicos en Atenas. Ya entonces el país de los grecios había sobrepasado el 100% de deuda sobre el PIB del país. Y lo que quedaba, pues ha llegado a sobrepasar el 250%. Conste que en una de las quitas (que, en el caso de Grecia, ha habido, en la historia reciente, dos públicas y una solapada no declarada) pasó, de un día para otro, de ese 250 al 175 actual. Lo que significa que, de un día para otro, aquellos que tuvieran deuda griega, por decreto, perdía una parte importante de su valor. Pero, dejemos eso a un lado. Un país en el que el poder se lo repartían entre el PASOK y la Nueva Democracia, si, pero también un país donde se le expulsó al monarca mediante referéndum, y en donde el ganador, sea por la diferencia que sea, se lleva 50 escaños gratis en el parlamento. Lo cual hace, a aquél sistema, algo especial. Grecia mintió sobre sus cuentas, y lo hizo de la mano de un gobierno de Kostas Karamanlis, de Nueva Democracia, antes de que Papandreu, que se ha dado de baja del PASOK que fundara su propio padre, lograra más de un 40% de voto. Ahora debe tener sobre un 4%. Bien es cierto que, desde cierta banca privada, Mario Draghi ayudó a falsear las cuentas grecias, pero, se convendrá, que la principal responsabilidad en tal negociado recae en las autoridades helenas, que, por acción u omisión, cometieron fraude, que acabaron por pagar todos los ciudadanos del país.

Hagamos memoria sobre el tema del euro. Entra en vigor, al menos, teóricamente, el 1 de enero de 1999, con lo que se decide su puesta en marcha formal en la reunión de Madrid de 1998, sobre los tests realizados en 1997, con los datos de 1996. Si bien es cierto que se suele atribuir al PP la entrada en el euro, esos presupuestos, casualmente, fueron los últimos del último gobierno de Gonzalez, y llevan la firma de Pedro Solbes, quien, casualmente también, fue el comisario europeo de economía encargado del despliegue del euro en aquella incipiente eurozona. Sirva el ejemplo para señalar que las cuestiones tienen su complejidad, y conviene estar atentos a los detalles, a los matices. Y es que, cuando llega el PP al gobierno, las bases de la recuperación ya están puestas, aunque no sean perceptibles. Más allá del titular, hay historias, entre líneas, o fuera de líneas. El Presidente de Islandia que propició la ley que creó la burbuja especulativa financiera e inmobiliaria en Islandia es, actualmente, el Presidente de Islandia. Aquellos partidos que quebraron el país, son aquellos que están gobernando. Y son los que han acabado por, este año 2015, romper toda negociación sobre integración en la UE. Algo así como Noruega, pero sin el petróleo noruego.

Islandia ha retornado, en poco tiempo, a los viejos habitos. Y es que, la no membrecía de Noruega es un ejemplo de participación en negativo. Asumen todas, o casi todas, las directrices del Banco Central Europeo, asumen reglamentos y directivas. Cumplen con el acervo comunitario más que otros países dentro de la UE (los países más denunciados por incumplimiento son Italia y España), pero, al no estar dentro, no pueden participar en la toma de decisiones. Y lo que, al menos, por ahora, creen los noruegos, con su petróleo y su fondo de pensiones que garantiza las mismas para las próximas 5 generaciones, y, algo, el tema pesquero, les beneficia, aunque les venga un paquete procesado, que deban asumir (por propia voluntad, y por el contexto, es de suponer), algo que, los islandeses, con una economía financiera dependiente de amsterdam y londres … y es que, se diga lo que se diga, en islandia, la nueva presunta constitución participativa quedó en agua de borrajas, se plegaron completamente a los dictados del FMI, pagaron a sus deudores, y los políticos encarcelados acabaron, en general, absueltos. Han vuelto por la senda, como si nada de lo sucedido hubiera servido para un aprendizaje, para una mejor comprensión del futuro. Obviamente, son libres de hacer lo que quieran con su país, y es un ejemplo de que, siendo europeos, no es necesario ser de la UE, aun en contra de todas las encuestas que pedían mantener las negociaciones, aunque fuera para, como en el caso noruego, ir a un referendum y rechazar el ingreso. Ahora bien, hay que asumir las consecuencias de las decisiones que se toman, pues ninguna es neutra, todas tienen sus efectos.

Grecia apela a la solidaridad europea, y juega con fuego con elementos externos como Rusia, que, con el tema de Ucrania, de la guerra internacional de ocupación que allí sucede, ha elevado, en poco tiempo, de un 25% a un 35% el apoyo de la membrecía de Suecia y Finlandia a la OTAN. Algo que, en las por lo demás, sociedades pacifistas, neutrales y no alineadas como son estos dos países escandinavos debieran dar a las autoridades grecias la medida de las cosas, más allá de los caractéres cirílicos y la religión ortodoxa. Los cliches son buenos para el turismo, pero no para el largo plazo, y las bases han de ser sólidas para la cooperación. Y no se puede basar en solidaridad puntual, sino en solidaridad estructural, que va más allá del aporte de fondos, sino en el mantenimiento de unas estructuras, unos servicios y una administración que uno se pueda financiar por sí mismo. Como diría el Lehendakari Ibarretxe, el problema está cuando se pide prestado para hacer la compra en el Eroski, no cuando se pide para poner en marcha un centro tecnológico y de innovación. Una economía cometitiva, con una sociedad consciente, con capacidad de decisión, con conciencia crítica, libre, debe ser la base del futuro paso de vuelta, de grecios, a griegos. Y es que, como se ha dicho, el ejemplo islandés señalaría lo que no hay que hacer precísamente, porque les mantiene en el mal camino, y en el riesgo de volver a perderse por el mismo. Y, en su caso, sin la opción a la ayuda solidaria de la UE. La solidaridad, no puede ser reciproca en pie de igualdad numérica. Y menos bilateral. Son grecios porque el problema, de fondo, fundamental, es de mentalidad. Hay que liberar el alma del pueblo, la conciencia cívica del ciudadano, para que este sea plenamente griego, sienta que es posible hacer un país sostenido y sostenible. Una Grecia que tenga sentido, y futuro. Una Grecia libre, de griegos, europeos, libres.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.