¿NAVARROS, POR QUÉ Y DESDE CUÁNDO? (Jon Nikolas López de Ituiño)

25 06 2013 300El derecho a decidir no es un acto de fe, es un acto democrático. La democracia no es una ciencia infusa sino que corresponde a un principio de libertad, donde el respeto a todas las libertades abre el debate a las distintas opiniones contenidas en la pluralidad. La fe no exige conocimiento, basta con creer lo que alguien dice y seguirle ciegamente; la democracia, en cambio, parte de la necesidad de comprender una realidad para explicarla y llegar a entenderla como solución para lograr el bien común de una mayoría. El conocimiento democrático es el camino al entendimiento.

El título de este escrito no pretende ser provocativo sino ponderado. Una advertencia a ciertos deslumbramientos que pueden cegar la visión clara del conjunto. En definitiva, creo que es importante que la dimensión del árbol no impida ver el interés del bosque que alcanza hasta los orígenes de nuestro pueblo.

El pueblo del euskara, Euskal Herria, sabemos que somos vascones desde la conquista romana. Un nombre gentilicio que los conquistadores latinos aplicaron a las gentes que ocupaban la cubeta del Iberus Flv., HERRIBEHERA, al que su geografía de ocupación denominó AGER VASCONUM. Por encima, hasta las montañas, situaban el SALTUS VASCONUM, un territorio que comprendía los valles altos de AUÑAMENDI, BORTUETA, su Pyrenæus latino.

En un tiempo de confusión inducida resulta que vascos parece que sólo somos las gentes de un territorio periférico occidental y los originarios vascones han pasado a ser NAVARROS, con V bien marcada. En el siglo pasado se acuñó un nuevo gentilicio propenso a seguir confundiendo la realidad antropológica con la doctrina del divide y vencerás. Así fue como mi abuelo paterno, nacido en Biana, era vasco-navarro y, yo mismo, tengo que reconocerme bien como vasco, o bien optar elevando el listón para afirmar con coraje (junto a Mikel Sorauren y otros nabarros) que NABARRA ES EL ESTADO DE LOS VASCOS.

Pero, ¿desde cuándo entran en la historia de Euskal Herria los navarros? Y, ¿por qué se escribe con /V/ si en origen los cronistas del siglo VIII escribieron nabarri, con /B/?

La fecha del año 778 está señalada en la historia por la expedición de Carlomagno, al frente de un poderoso ejército, dirigiéndose a Cæsaraugusta. En la primavera del año 778, después de superar las cumbres de AUÑAMENDI, BORTUETA, Pyrenæus, Carlomagno se apoderó de IRUÑA, Panpelvn. El itinerario descendente desde IRUÑA hacia Medina Saraqusta, Zaragoza, debía seguir por Olite, HERRIBERRI, paso obligado de los carolingios, atravesando el territorio de los Banu Qasi.

Las crónicas de este tiempo son muchas. En los Annales Regii (año 778) se dice: Carlomagno entra en Hispania por dos caminos diferentes; él mismo llega a Zaragoza pasando por Pamplona, mientras otro ejército, con soldados de Burgundia, Austrasia, Baviera, Provenza, Septimania y Lombardía, se le unen en Zaragoza. Carlomagno recibe rehenes de Ibinalarabi, Abutauro y otros sarracenos (Ibinalarabi et de Abutauro et de multis Sarracenis), destruye Pamplona (Pampilona distructa), somete a los hispanos, wascones, y también a los nabarros, y se vuelve a Franconia (Hispani, Wascones sugiugatos et etiam Nabarrii, reversus in partibus Franconiæ). Los textos reconocen un itinerario inequívoco de Carlomagno con el grueso de su ejército, mientras el segundo cuerpo de su armada hacía la tenaza entrando en la Península por los Pirineos-Orientales.

La crónica cita a Hispani, Wascones y Nabarri, tres gentilicios que definen por su lugar de origen a un conjunto de personas que forman colectividades diferenciadas para el historiador franco. Son gentilicios bien definidos. Primero sitúa a los Hispani, en el territorio más oriental de la Girona mediterránea por donde avanzaron las tropas de refuerzo; luego lleva su referencia al camino principal recorrido por Carlomagno a través del país de Wascones y Nabarri, por donde en sentido inverso regresará a Franconia. Para el cronista franco estaba claro que los vascones estaban localizados en la región septentrional de AUÑAMENDI, BORTUETA, Pyrenæus; la Vasconia que los nietos de Carlos Martel habían reducido, desde el LOIRA hasta la cuenca del río DORDOÑA en el año 769, era sabido que tenía su continuidad en la Península. En el pensamiento germano del cronista carolingio los Hispani eran otras gentes, pueblos situados en territorios más orientales.

El itinerario descendente de Carlomagno en su dirección hacia Zaragoza forzosamente tuvo que atravesar el territorio de los muladíes Banu Qasi. Era «el territorio de la gran llanura próxima a los montes», NABA HERRI, NABARRI, como corresponde al pensamiento original de las gentes de Euskal Herria. Sin otra referencia que la expresión propia del euskara los cronistas francos difícilmente podrían haber recogido el gentilicio que identificaba a sus habitantes. Gentes que hablaban en el euskara de la población autóctona de HERRIBEHERA, propio del legado histórico de un idioma normalizado entre las comunidades de la gran cubeta del IBAIBEHERA. Sin duda, con la continuidad léxica, la lengua funcional mantenía vivo el pensamiento que se expresaba en euskara.

En el territorio de HERRIBEHERA propio de los nabarri, Carlomagno no encontró resistencia a pesar de que los Banu Qasi, maulas de los Omeyas, mantenían su fidelidad al emir Abd al-Rahman de Córdoba. Ni en la historiografía de las fuentes carolingias, como tampoco en las crónicas musulmanas, existe reseña alguna que contemple algún choque en territorio de los muladíes.

Sin embargo, es con la relación espacio-temporal del contacto de los francos con los muladíes donde se da, por primera vez, la aparición en las crónicas francas del apelativo nabarri. Se refiere a las gentes del siglo VIII, habitantes del AGER VASCONUM, aspecto importante y significativo por lo que representa para la extensión del euskara como lengua funcional en HERRIBEHERA. Esta denominación fue recogida de manera directa por alguien que tuvo contacto presencial con personas de la región mientras Carlomagno se dirigía hacia Medina Sarakusta.

El mismo trayecto tuvo que seguir a su vuelta de Medina Saraqusta, Zaragoza, para dirigirse a IRUÑA, Pampalona. El itinerario obligado después de su fracasada expedición cuando, Carlomagno, recorrió con un cuerpo de ejército más numeroso perdiendo los rehenes recibidos, en su viaje de ida, al atravesar NABA HERRI: en aglutinación NABARRI, la «depresión de terreno entre dos vertientes». Quizá aquellos rehenes recibidos de Abutauro, cuando bajó de IRUÑA en la primavera, fueron quienes ilustraron al cronista confirmándole su condición de NABARRI, habitantes de la gran cubeta del IBAIBEHERA.

Como dice J. M. Lacarra (“La expedición de Carlomagno a Zaragoza y su derrota en Roncesvalles”, 1981): Son los “Anales menores”, los que saben más detalles del viaje de Carlos a Zaragoza, a diferencia de los que podemos llamar oficiales. En su trabajo establece con rigor los pasos y el camino que siguió Carlomagno hasta llegar a Saraqusta (Zaragoza). Allí se encontró con las puertas cerradas por la negativa musulmana a cumplir el pacto de Paderborn sellado el año anterior. En resumen, la conclusión de J. M. Lacarra es convincente: Un análisis detenido de los Anales carolingios nos permite distinguir tres etapas:

a) Llegada a Pamplona y sumisión de la plaza (et adquisivit civitatem Pampeluna). Después de dejar una guarnición de francos en IRUÑA, Carlomagno siguió el itinerario dirigiéndose con sus mesnadas hacia HERRIBEHERA.

b) Presentación de Abu Tauro a Carlos, entregándole rehenes; han llegado, pues, a tomar por primera vez contacto con los musulmanes. Fue en su descenso hacia el *IBAIBEHERA, Ibervs Flv., wãdĩ Ibru, donde, forzosamente, tuvo que alcanzar Olite, HERRIBERRI, nabarrorum oppidum, plaza fuerte del nabarri musulmán. En esta etapa fue cuando se hizo presente la realidad euskalduna de las gentes que vivían en HERRIBEHERA; gentes del AGER VASCONUM de los romanos vueltos NABARRI con el euskara. Así es como aparece el gentilicio nabarro unido a la presencia de la autoridad de los Banu Qasi en la cubeta del *IBAIBEHERA, Ibervs Flv. latino, wãdĩ Ibru árabe.

c) Llegada del ejército de Carlos a las puertas de Zaragoza.

Por el orden en que se recorrieron las tres etapas se confirma una cronología y un trayecto del itinerario inequívoco que siguió Carlomagno tras la conquista de IRUÑA. La importancia de que, por primera vez, el ejército de Carlomagno tomase contacto con los muladíes nabarri cuando avanzaba hacia el IBAIBEHERA demuestra que IRUÑA era ciudad de los vascones. Más abajo, en el inicio de la cubeta de HERRIBEHERA, estaba la ciudad de Olite, HERRIBERRI, nabarrorum oppidum, solar originario de los Banu Qasi. La entrega como rehenes del hijo y el hermano de Abu Tawr al poderoso ejército invasor es la constatación de la alarma y la prudencia de los nabarri ante la evidencia de la fuerza armada de Carlomagno.

Sin el legado histórico del euskara y su valor descriptivo para encontrarnos en la memoria de Euskal Herria, no tendríamos un presente para avanzar hacia un horizonte con futuro.

El exponente más representativo de los vascos es su lengua. La conocida expresión Lingua navarrorum figura en el documento del año 1167, conservado en la Catedral de IRUÑA. NABARRA es la designación que adoptó el viejo reino de Pamplona con Sancho VI el Sabio, como referencia a la lengua extendida a todos los lugares del nuevo Estado pirinaico.

Jon Nikolas Lz. de Ituiño

Autor de “Arquitectura de las naciones” y “El surco de Babel”

Anuncios

  1. Oscar Garjón (@OscarGarjon)

    Cierto, pero no olvidemos que los vizcaínos, guipuzcoanos y alaveses no eran vascones, sino que pertenecían a otras etnias; los autrigones, várdulos y caristios. Precisamente fueron también vascones parte norte de Aragóia. Vasconía es una limitación geográfica racial, no política como pretenden manipular ciertos nacionalistas. El término “euskaherria” es a razón de definir a un pueblo étnico, no en razón de reivindicar un supuesto estado político sacado de la manga de un sólo hombre como lo hizo Sabino Arana.

  2. Jon Nikolas Lz. de Ituiño

    El comentario anterior es una forma de ignorar la relación que tiene la definición propia de un territorio que se conoce como Euskal Herria,EUSKARAREN HERRIA, “LA TIERRA DEL EUSKARA”, y que, por supuesto, es muy anterior a que un político vasco del siglo XIX reidivincase un sujeto político para su tiempo como Euzkadi. La cultura y la identidad de los vascones como tales es anterior a los romanos que dieron nombre a una parte del pueblo que según la clasificación antropológica de Pedro Bosch Gimpera se conoce como astur-pirinaico y perigordino. Un pueblo del Paleolítico que dejó la impronta de su cultura en las pinturas de las cuevas y que compartía un pensamiento común en la lengua más antigua de Europa.
    Las gentes de Euskal Herria, con su cultura, lengua e identidad, fueron desde su etnogénesis el SUJETO HISTÓRICO que como SUJETO COLECTIVO fue sometido al tributo por la conquista romana cuando ocupaba desde el río ASTURA (antes que Esla) la Bardulia hasta el Duero (comprendiendo KANTABERRI, Cantabria además de HERRIGOKOA, Autrigonia, La Rioja,y un oscuro grupo de gentes ‘caristi’ , sin duda en euskara KARISTI, HARISTI). Anteriormente este mismo SUJETO COLECTIVO, desde la cubeta del Iberus Fluvius (IBAIBEHERA) hasta los PYRENEUS con la conquista a sangre y fuego fue la parte del teritorio de Euskal Herria que los romanos llamaron AGER VASCONUM Y SALTUS VASCONUM. También al Norte de los PYRENEUS, César conquistó para Roma un territorio que era la tercera parte de las Gallias, que era una nación distinta de los galos y tenía una lengua distinta de los galos. Todos estos territorios fruto de la conquista romana, desde el ASTURA, Duero, por el Iberus Fluvius (IBAIBEHERA) hasta el LOIRA, eran la antigua EUSKAL HERRIA.
    El SUJETO COLECTIVO tuvo durante la Alta Edad Media su propio SUJETO POLÍTICO en Vasconia primero, luego reino de Pamplona, más tarde Reino de Nabarra hasta la invasión de 1512 por las tropas de Fernando de Aragón y regente de Castilla.El SUJETO POLÍTICO del Estado de los Vascos al Norte de los PYRENEUS fue absorvido e integrado en Francia con la Revolución francesa en 1789.
    El SUJETO POLÍTICO, el demos político de los vascos, mantiene vivo el SUJETO COLECTIVO enriquecido por las aspiraciones de todos vascos del presente para conseguir el Estado de Bienestar y Justicia para las nuevas generaciones.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s