MENÉNDEZ PELAYO (2ª PARTE)

MENÉNDEZ  PELAYO

(2ª parte)

-Artículo de José Luis Gómez Fernández

fpl

En el anterior escrito sobre Menéndez Pelayo, de la semana pasada, solo me interesaba resaltar aquella precocidad de un joven de veinticuatro  años (de la que tantas veces nos habían hablado en la Universidad exaltando su figura) como la llegada a la cúspide del saber de un investigador que se atreve a lidiar con la historia de España en una mano y con la de la Iglesia en la otra vertebrándolas en la secular tradición testamentaria y doctrinal de nuestra Patria.

En éste, hoy, trato de profundizar en un Menéndez P. en cuyo contexto cultural, de ese siglo XIX, queda envuelta su vida y tal vez el acicate que le motivó a escribir la historia de los heterodoxos españoles.

El bienio progresista, 1856, año de su nacimiento, entre uniones liberales, pronunciamientos e inestabilidades gubernamentales y educativas, va a determinar su estado de ánimo y su aventura intelectual.

En Europa, después de la Revolución francesa de 1789, reina el liberalismo como carta de pago para allanar el camino de la ciudadanía política y las credenciales culturales mínimas solventadas y sostenidas por los Estados nacionales.

 

Su obra, los HETERODOXOS ESPAÑOLES, parece ser un ajuste de cuentas con el siglo y  que el autor, como providencialista, cree y se afirma  en el destino de una España sin mácula siguiendo las directrices de una Iglesia católica, apostólica y romana, percibiendo como necesidad ineludible  la educación de una juventud que demandaba la igualdad y la participación política.

En todo el siglo apenas un 40% estaba escolarizado; no había Centros escolares  públicos suficientes y tampoco dineros para erigirlos; y las contradicciones de los liberales que, buscan una enseñanza secularizada y, al mismo tiempo, expulsan a las Órdenes religiosas, no ven otra salida que depositar en el progresista duque de Ribas el reparto de las cargas estatales de responsabilidad política y económica entre las instancias oficiales de los ayuntamientos para la enseñanza primaria, de las diputaciones para la secundaria y la del Estado para la universidad.

 

En España la Carta de 1812 acredita el salto de la denominación de “súbdito”, del antiguo régimen, a la de “ciudadano”, del nuevo orden social en el que prima el derecho a la igualdad, a la participación política y a la educación. Tres derechos fundamentales ineludibles en todo Estado nacional.

Las leyes de Educación, (desde la ley Pidal de 1845 o la ley Moyano de 1857), tratan de uniformizar y centralizar los planes de estudio para todo el territorio nacional que, por la supervivencia de los idiomas locales, entorpece una educación igualitaria conduciendo en los días de la Restauración a una reforma más del ministro Orovio que restringe la libertad de cátedra por miedo a la gestación de ideas convulsivas en los Centros, consiguiéndose la huida de las más eminentes figuras del País.

La Iglesia, en desacuerdo con la secularización de la enseñanza con la suspicacia de la Revolución francesa que, acabando con el antiguo Régimen, provoca la  emigración de las congregaciones religiosas de Francia (refugiándose muchas de ellas en España), pacta, mediante Concordato, la  implantación de su presencia  e influencia social en todos los estamentos y niveles educativos hasta la Universidad. No nos extrañemos que desde entonces hasta hoy abiertamente se habla de los espacios inútiles que ocupan las capillas universitarias.

En adelante, este pequeño trabajo va a bucear en los mismos textos y contextos de la obra “los HETERODOXOS ESPAÑOLES” desde las primeras  épocas, romana, visigoda, con la expansión del cristianismo y el surgimiento del “gnosticismo” o del arrianismo.

Dejo, entonces, esta tarea para una 3ª parte

Anuncios

Un Comentario

  1. Mayte lega

    Me encanta el articulo de Jose Luis
    Gomez, porque es algo original que no habíamos encontrado en otra parte, a pesar de que sobre Menéndez Pelayo habíamos escuchado que era un gran polígrafo y escritor de nuestro tiempo. Mayte Lega

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.