POR UNA BIBLIOTECA PARA LIÉBANA

POR UNA BIBLIOTECA PARA LIÉBANA

-Propuesta para la Agenda 21
-Por Carlos M. Moreno Alles

torreinfantado

Hace unos días se propusieron numerosas iniciativas ciudadanas en la llamada “Agenda 21” que busca acercar las administraciones públicas a la sociedad, haciéndola formar parte de la toma de decisiones, del desarrollo inicial de futuras políticas públicas. Hubo numerosas propuestas y esta iniciativa merece respeto.

 

En una época en la que nos pasamos el día criticando y llevándonos las manos a la cabeza por los escándalos de corrupción que se suceden de forma imparable, es más necesario que nunca que los ciudadanos no demos la espalda a lo público; debemos estar encima y reclamar mejoras sustanciales en todo lo que se nos ocurra. Solo así construiremos una sociedad mejor y menos criticable. Si eres parte de ese porcentaje de españoles que encuesta tras encuesta responde que los políticos son un problema, o de los que le preocupan mucho la corrupción, ahora más que nunca es el momento de plantarse y tomar la iniciativa.

 

Se puede participar de muchas maneras en política; a través de un partido político, a través de una asociación o un grupo de interés e incluso directamente participando como un ciudadano anónimo a través de los canales que las administraciones públicas ponen a nuestra disposición; buzones o canales de sugerencias, hojas de reclamación o la Agenda 21.

 

¿No participo en política si me quejo constantemente en las redes sociales? Las redes sociales, los medios de comunicación, los blogs y nuestros propios perfiles, sirven para lanzar mensajes e ir conformando lo que se llama opinión pública; muchas veces será tenida en cuenta por los órganos que han de tomar decisiones en ese campo, pero también es verdad que la atomización de la masa ciudadana conseguirá menos que una buena propuesta de un grupo de interés. Y eso no es muy democrático que digamos.

 

Por eso quiero que esta propuesta parta de forma individual y que todas las personas que lo deseen la hagan suya y se sumen. Sin oscuros objetivos tras las siglas de ninguna asociación ni grupo político. Una propuesta ciudadana con destinatarios concretos; Presidente de la Mancomunidad de Liébana y Peñarrubia, Alcaldes y concejales de cultura de la Mancomunidad, grupos políticos, Centro de Estudios Lebaniegos, asociaciones, grupos culturales, bibliotecarios y todo aquel agente que se sienta aludido por esta iniciativa.

 

Si la educación y el acceso a la cultura definen y moldean al ciudadano, creo que es urgente tomar una determinación mayor en este campo. Liébana no puede pretender ser un referente cultural de primer nivel sin un mayor mimo a su patrimonio, sin conservar su historia y su cultura. No basta con tener un cronista oficial o una persona responsable de organizar todas las actividades culturales de calado en la comarca. El acceso a la cultura en Liébana tiene que ser libre a cualquier persona; se debe facilitar su acceso porque solo así surgirán artículos, ensayos y propuestas que hagan renacer el interés por uno de los rincones más injustamente desconocidos de la geografía española y que tanto tiene que ofrecer.

 

La propuesta es muy sencilla; la centralización, digitalización y acceso libre a toda la documentación publicada en o sobre la comarca y concentrada en un espacio único que haga las veces de biblioteca pública para absolutamente todos los lebaniegos y visitantes de cualquier edad. Dotada con manuales, obras de referencia, sala de estudio y sala de investigación. Un proyecto común en el que todos los agentes públicos indicados habrían de participar, bien cediendo fondos, partidas presupuestarias, locales, etc.

 

La Biblioteca Pública de Liébana, insertar nombre tipo Biblioteca Pública Beato de Liébana, Biblioteca de la Provincia de Liébana (nombre histórico de nuestra comarca), etc., sería un ejemplo de política pública de consenso. Generaría una riqueza cultural sin precedentes en nuestra comarca. Potenciaría las investigaciones históricas en la zona y sería ejemplo de que trabajando juntos se pueden poner al alcance de la mano de los vecinos recursos públicos infravalorados; sacar de las sombras fondos documentales que duermen en cajas, generar valor añadido a edificios infrautilizados, etc.

 

Además acabaría con la desigualdad tradicional de que tan solo los vecinos de Potes tenemos biblioteca municipal y el hecho de que haya muchos más agentes implicados aseguraría su continuidad en el tiempo, evitando una imagen de abandono por cuestiones de recortes presupuestarios. Todos sabemos que a la hora de recortar se empieza por la cultura y en ese sentido parece que en Liébana a recortes no nos gana nadie.

 

Creo firmemente que ya es hora, que ya toca tener una biblioteca centralizada que aglutine todo el conocimiento y documentación atomizada por Liébana. Es hora de que las autoridades reclamen a los particulares que “custodian” documentación histórica y oficial, su legítima devolución para conformar este proyecto. Que su consecución se haga con concursos públicos aunque la ley no lo exija y que cualquier agente haga suya esta iniciativa y plantee una propuesta global o parcial.

 

Hace siglos Beato de Liébana escribió sus Comentarios al Apocalipsis y puso en el mapa al Monasterio de San Martín de Turieno gracias a sus elocuentes cartas discutiendo teología. Los historiadores coinciden en que solo teniendo acceso a una gran biblioteca pudo haber adquirido esos conocimientos. Estoy seguro que las “otras reliquias” a las que hacen referencia las crónicas sobre la llegada del Lignum Crucis a la comarca de Liébana, eran libros. Porque en aquella época un libro era un tesoro al que muy pocos tenían acceso. Beato de Liébana pudo escribir uno de los documentos más importantes de la historia de occidente porque se apoyó en una biblioteca. Hoy tenemos la oportunidad de generar un proyecto que ponga los cimientos para que nuestros descendientes vuelvan a contar en Liébana con una biblioteca tan digna como la que se encontró Beato. Porque si siempre decimos que Liébana es el paraíso, tenemos que hacer caso a Jorge Luis Borges quien escribió; “Siempre imaginé el paraíso como una especie de biblioteca”.

 

Carlos M. Moreno Alles

Anuncios

Un Comentario

  1. Carmen

    En Camaleño también tienen biblioteca pública, con varios tomos sobre Liébana y el Parque Nacional, revistas como National Geographic, libros infantiles y también bastantes libros de literatura.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.