EL AYUNTAMIENTO DE LIÉBANA EN EL DEBATE POLÍTICO

EL AYUNTAMIENTO DE LIÉBANA EN EL DEBATE POLÍTICO
-UPyD propone la fusión de Liébana y Peñarrubia en un solo Ayuntamiento
-Descubre aquí cómo sería el nuevo Ayuntamiento de Liébana
-Artículo por Carlos M. Moreno Alles

 

upyd-propone

La semana pasada analizamos en el artículo titulado “Revolución en la Administración Local Cántabra” la propuesta lanzada por UPyD, en la que se diseña un nuevo mapa autonómico con 17 ayuntamientos en vez de los 102 actuales. En el artículo mencionado hicimos un ejercicio de política comparada con otros países de nuestro entorno para demostrar que la idea no es tan descabellada; así apuntábamos como Dinamarca ha pasado de tener más de 19.000 municipios en los 70 a solo 98 en 2004.

 

Hoy damos otro paso en el debate lanzado por la formación magenta y descendemos al caso concreto que se ha planteado para Liébana y Peñarrubia. El nuevo Ayuntamiento de Liébana estaría conformado por los ayuntamientos de Cabezón de Liébana, Camaleño, Cillorigo de Liébana, Peñarrubia, Pesaguero, Potes, Vega de Liébana y Tresviso.

 

En términos demográficos el nuevo ayuntamiento tendría 6.171 habitantes; sería el tercero más pequeño de Cantabria tras la fusión. Territorialmente tendría una superficie de 629,11 km2; el segundo más grande después del de Campoo Los Valles que sumaría 1.012,09 km2.

 

En términos políticos se amortizarían 7 cargos de alcaldes y 45 de concejales, ya que el nuevo pleno requeriría de 13 concejales frente a los 58 que suman los ocho ayuntamientos que formarían Liébana. En este sentido solo habría una voz para representar los intereses de los lebaniegos en Santander y uno o varios grupos en la oposición. También sería más sencillo rellenar las listas electorales por partidos minoritarios que tienen problemas para presentarse en municipios de escasa población.

 

¿Qué pasa con las juntas vecinales y los concejos abiertos? Como todos sabemos son estas entidades menores las que gestionan un patrimonio común de los pueblos y que tienen imposibilidad legal de endeudarse o hipotecarse; la propuesta defiende su permanencia aunque no observa ningún punto en que estas pequeñas instituciones participen en la vida política municipal. Este punto debe ser debatido en mayor profundidad porque es quizá en él donde residan muchas de las reticencias en el ámbito rural. Cada junta vecinal está perfectamente encajada en la vida de sus respectivos municipios y antes de firmar un cheque en blanco deben tener garantías de que su independencia y su patrimonio serán respetados en todo caso. Liébana tiene 7 juntas vecinales y 51 concejos abiertos; esto representa una labor de engranaje e información sin precedentes.

 

En líneas generales observamos coherencia entre los criterios seguidos por la agrupación para realizar la propuesta de fusión y la configuración final de Liébana. En primer lugar han buscado la proximidad geográfica observando de cerca los límites geográficos; Liébana y Peñarrubia conforman en este caso una realidad, un oasis entre las montañas. También se han observado la red sanitaria, la red educativa, las comunicaciones entre los pueblos y las relaciones comerciales para decidir integrar a los ocho municipios.

 

Muchos señalarán que la Mancomunidad ya cumple de sobra estos objetivos y que con esa estructura es suficiente. Pero, ¿es acaso la Mancomunidad de Liébana y Peñarrubia un ente democrático? ¿Quién ha votado alguna vez a Presidente de la Mancomunidad? ¿Quién ha votado un programa de gobierno presentado por un partido político para mandar en temas tan sensibles como los que maneja esta institución? No hay control democrático en la Mancomunidad porque los electores no podemos aprobar o rechazar la gestión de los políticos una vez finalizada la legislatura mediante nuestro voto.

 

¿Se consigue algo realmente con la fusión? Más allá del ahorro inicial que supone la reducción de ocho administraciones a una sola, se genera igualdad. Un lebaniego te dice que es lebaniego y luego si se insiste indica el nombre de su pueblo. De esta forma todos somos por igual lebaniegos. Lo seremos a la hora de pagar los mismos impuestos, de observar las mismas normativas, de disfrutar de las mismas subvenciones e inversiones. Seremos también lebaniegos todos por igual a la hora de promocionar nuestra tierra, seremos más de seis mil lebaniegos con los mismos derechos a la hora de obtener un contrato público o acceder a un puesto público, porque un político puede controlar con clientelismo a unos centenares de personas, pero no a millares. Tendremos unos presupuestos públicos más fuertes, porque el monto total no se dividirá entre 102, sino entre 17 y en determinadas partidas como la ambiental o la gestión del territorio el ayuntamiento de Liébana saldría ganando.

 

Con esta fusión Liébana puede aspirar a ser. Puede decidir dónde quiere estar en los próximos años y encaminar su esfuerzo conjunto a lograrlo.

 

Carlos M. Moreno Alles,

administrador de Liebanízate

 

 

Anuncios

Un Comentario

  1. Francisco María

    La atomización de las Administraciones, representan siempre un mayos costo económico que no suele estar equiparado con una mayor eficacia en la gestión. Sin embargo, aún siendo esto importante, la prioridad sigue estando en la ética administrativa y en la capacidad de nuestros representantes.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.