Autogolpe Institucional del PP: elección directa de alcaldes

E_101204-122903De la misma manera que Alberto Fujimori en 1990, que se había presentado frente a Mario Vargas Llosa a la Presidencia del Perú, que, por cierto, igual es por esa razón por la que el PP y la derecha española y españolista, es decir, nacionalista española, le gusta el sin duda buen escritor, pero pésimo intelectual y peor persona … el PP tiene una idea extraña de lo que es la democracia. Ya conocíamos el intento fraudulento de imponer un sistema electoral a “Vascongadas” (País Vasco y Navarra, es decir, Euzkadi) con la adulteración del censo (y no el de Asturias con su archifamosa “Asturias Ta Askatasuna”, causante sin duda de ese éxodo censal), luego el exagerado modo alérgico a las elecciones directas, sean referéndums o consultas y ahora llega la elección directa de alcaldes. Una reforma, dicen ellos. Pero no lo es. Es un cambio completo de Sistema.

Seguro que hay alguna disposición constitucional que impediría el cambio de modelo, pero está claro que si es el PP (o el PSOE) quien se salta la constitución, como tienen copado y como una tercera cámara al Tribunal Constitucional, y no pasa nada, no haremos el esfuerzo de buscar la respuesta ahí. La democracia es la mejor respuesta. Y es que no se eligen alcaldes. Ni se eligen presidentes de comunidad, ni se elige Presidente del Gobierno. Aunque sea lo más vistoso. Y aunque en el caso del estado español sea un convencionalismo proclamar al candidato a Presidente del Gobierno, y alguna vez, al Presidente del Congreso, y que el primero sea el cabeza de lista por Madrid, no deja de ser un convencionalismo no escrito, pues, formalmente, el último candidato del PP por Murcia o por Soria tiene, de ser electo, las mismas opciones para ser nombrado Presidente del Gobierno. Sólo demuestra que para España el centralismo está muy introducido. En todos los sentidos.

El centralismo de otros estados hace que tengan otros sistemas, legítimos, pero que no son el caso. En Inglaterra se adopta el sistema de circunscripciones uninominales, que puede proporcionar un escaño a quien saca un 35%, despreciando al resto. Hace escasos años se hizo un referéndum sobre la introducción de una hipotética segunda vuelta. Dijeron que no. No a que las dos personas más votadas fueran a una segunda vuelta. No a que se introdujera un sistema de segundas preferencias, y si nadie llega a un porcentaje cercano al 50% se iría, o no, a una segunda vuelta. En Francia los ediles van por un lado, y el alcalde por otro. Y así se puede encontrar con un consejo que esté en su contra. Algo así como el gobernador de Venezuela y líder de la Oposición Henrique Capriles, que ganó el cargo de gobernador, pero el mismo día perdió el control de la asamblea legislativa que está destinada a ejercer el control de su gobierno. Algo que ha conducido a situaciones esperpénticas.

El centralismo es contrario a la cultura del pacto, del diálogo, de la negociación. Se eligen concejales, un poco a semejanza de la primera vuelta en Francia, es cierto. Cada cual elige lo que quiere. Y eso da paso a un pluralismo político muy necesario. Esta es la clave. Dar la oportunidad de que cuantos menos votos queden fuera del recuento, y más gente se sienta representada. Porque el Slogan de “Un hombre/mujer, un voto” debe ser matizado. Nada puro al 100% sobrevive. Más bien mata. Por ejemplo, un entorno con 100% de Oxígeno. Son necesarios correctores. Iendo a lo sustancial, la gente debe poder elegir a sus reprentantes directos, en su pequeña circunscripción llamada municipio, en sus elecciones locales. ¿Que van en una lista? Si. Cerrada. Pues si. A esto hay dos comentarios. Uno, que en el Senado hay listas abiertas, y nadie las usa. Y segunda, que puedes afiliarte a un partido. Si no te convence, puedes construir uno. Sea tipo Podemos o sea una agrupación municipal. Opciones hay. Otra cosa es que sea más fácil echar la culpa a los demás que a uno mismo. Porque tu, si, tu, tienes responsabilidad sobre lo que pasa en tu ciudad. Si, tu también eres político, ejerzas o no. Y si no lo haces, otro lo hará por ti, en tu nombre. Y si no votas y te abstienes, das tu consentimiento implícito y explícito.

Ahora mismo no se sabe del todo cual es la pretensión del PP sobre las elecciones municipales, aparte de cambiar una normativa electoral a meses de las elecciones, con o sin acuerdo con otros partidos, con la idea de mantener plazas importantes como Valencia o Madrid dentro del redil del PP. Y quien no crea que el PP sea capaz de moldeas sus normas en base a una mayoría absoluta que recuerde el asunto del Tamayazo, donde otro golpe institucional derrocó a la mayoría progresista de la Asamblea de Madrid. Algo que, sin duda, lo sabían incluso gente de base de Nuevas Generaciones con suficiente antelación como tranquilizar a su militancia en tiempos de zozobra y de temor sobre la pérdida de la citada institución. ¿Quieren que la elección sea cuando un partido supere el 40%? ¿Además de eso ha de haber un GAP de diferencia entre el primer y el segundo partido? ¿Y si se hace, se le da al ganador la mayoría absoluta del pleno? ¿Como se compondría el resto del pleno? ¿Con un reparto en fórmula d’hont como hasta ahora? ¿Y porqué en ese caso sí y en el resto de corporación no? Si hubiera segunda vuelta … ¿No se podría dar el caso que el alcalde electo tuviera enfrente a la mayoría absoluta de la corporación y teniendo que tirar por ello de los poderes y decretos de alcaldía el resto de la legislatura? Las preguntas son muchas, porque la falta de preparación y escrúpulos a la hora de defender lo indefendible es también mucha.

Está claro que pueden proponer estas cuestiones desde una óptica que quiere limitar la poca participación ciudadana existente. Si, los implicados en política activa siempre es un número reducido, por desgracia. Y en el caso del estado español mucho menor el número. Y es por ti por lo que intentarán llevarlo adelante. Porque saben que a ti te preocupa la corrupción, pero no harás nada, nada de provecho ni efectivo para impedirla. Las claves son tres: un gobierno honesto y transparente, pluralismo político y pluralismo institucional. Check and Balances que dicen en Estados Unidos. Y esas tres claves son las de la democracia foral que ejercemos en Euzkadi. Por supuesto que, al menos mientras la política, y otros ámbitos también, tengan a humanos como parte central de la ecuación, corrupción y otras lacras siempre serán posibles, pero si se puede minimizar. En vez de hacer eso, van en la otra dirección: concentración de poder, concentración de la toma de decisiones, centralizar el poder, en este caso municipal. Es por todo ello que la propuesta es un error. Y no sólo es un error, sino que viene a subvertir todo el sistema pre existente. Y propone otro modelo, que aún no conocemos, y, tal vez, nunca conoceremos.

Concluyendo. Si, además, tienen en la memoria el tema de que la Segunda República Española devino tras unas elecciones municipales y quieren evitar una mayoría de IU con Podemos, con o sin el PSOE, según el sitio, el problema lo tiene el que no se ve capaz de concitar el apoyo de la ciudadanía. Porque el PP sabe que o tiene la mayoría absoluta o no gobierna. Salvo que haya un acuerdo para respetar la lista más votada. Algo que se da en algunos sitios. Salvo que haya problemas locales pre existentes. Porque la política local, sobre todo en aquellas localidades pequeñas, y de hasta 50.000 habitantes, que son la mayoría, tienen componentes endógenos de cariz y peso fundamentales. Alguno dirá, por otro lado, que hay demasiados municipios. Pero esa es otra cuestión, por otro lado, cuestionable, porque en Francia hay muchos más municipios, y en Estados Unidos hay muchos más niveles institucionales. O en Alemania. Esto debe huir de dos males demasiado extendidos: la reducción a argumentos manejables y sencillos cuestiones complejas, y la infantilización de los debates complejos y serios. ¿Reforma? No, el PP presenta una propuesta anti sistema. Porque va contra el sistema actual. La democracia se mejora votando más, con una calidad y profundidad mayor de dicha democracia. Y ante este reto, si, a este desafío, la clave está en que tu, si, tu mismo, y todos los que te rodean, se conciencien de que votar más y mejor es la solución. Estar concienciado, ser libre de pensamiento y obra, en todo lo concerniente a la Polis, es decir, la política, es la solución. Para que no te sustraigan tus derechos. Para que no te roben la elección de tu alcalde. Para que puedas darle a tus concejales el mandato de nombrar a tu alcalde. Con el compromiso de ser leal con el pleno, que os representa a ti y a todos y cada uno de los ciudadanos que componéis el municipio. Si a la democracia participativa. Si a consultas y referéndums. Si a los consejos sectoriales y territoriales. Si a la elección del alcalde por el Pleno Municipal. No a la propuesta del PP de un autogolpe institucional.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s