LIÉBANA EN PICADO

Liébana en picado

CARLOS M. MORENO ALLES

 

La comarca lebaniega ha perdido un 6% de población en la última década

La comarca lebaniega ha perdido un 6% de población en la última década

 

Es un hecho constatable; nuestra comarca se encuentra sumida en una grave crisis demográfica. Según datos de los censos oficiales contenidos en el Instituto Nacional de Estadística, la población lebaniega ha descendido en un 6% en la última década.

 

Si la tendencia en 2012 fue de una caída del 0,6%, para 2013 la tendencia se ha disparado a una tasa de pérdida de población del 3%. La crisis económica o la no reposición demográfica son dos factores que explican los datos, hay menos inmigrantes empadronados y la gente cada vez tiene menos hijos. La mortalidad por tanto no se repone y eso lleva a que Liébana haya pasado de más de 6.000 habitantes en 2004 a 5.600 en 2013.

 

Y esto es algo que nos afecta a todos por igual. El despoblamiento de todos los ayuntamientos (a excepción de Cillorigo de Liébana que suma un nuevo vecino) repercute en el tejido comercial de la comarca. Cada vez hay menos gente que compra habitualmente y un 6% de pérdida demográfica sumado a la crisis se nota.

 

En Ciencia Política la pérdida demográfica es un caso práctico clásico de gestión de políticas públicas. La solución no está en quedarse de brazos cruzados a esperar que por ciencia infusa empiecen a llegar nuevos pobladores. Es a través de la política y su acción como se debe resolver este escenario que amenaza con estrangular una estructura tejida durante siglos.

 

5.600 habitantes no justifican 7 alcaldes y 51 concejales porque son cifras grotescas. Nos guste más o menos nuestra comarca representa un todo y las decisiones que toma Potes, Camaleño o Cillorigo afectan al resto. Mejor dicho; las decisiones que no se toman en los 7 ayuntamientos nos afectan y mucho; a las cifras y los balances económicos de numerosas empresas lebaniegas nos remitimos.

 

Observamos dos tipos de oposición en nuestros ayuntamientos;

1-. La oposición ausente; se da en seis de los siete municipios de Liébana. Bien sea porque su trabajo no suele trascender a través de notas de prensa, sus opiniones son conocidas por algunos vecinos afines o simplemente porque solo hacen acto de presencia en los plenos, habiendo perdido su encanto por la política en el momento en el que se cuentan los votos en las urnas.

2-. La oposición Rábago; se da en el ayuntamiento de Potes por la edil socialista. Es profundamente mediática, a través de servicios de red social y de medios de comunicación y está centrada en realizar una oposición frontal a la acción del equipo de gobierno, denunciando y criticando la mayoría de decisiones que toman.

 

Liébana no podrá avanzar mientras haya una oposición cruzada. La oposición ausente es una muestra de la imposibilidad de realizar grandes críticas por concejales de diferentes partidos en ciertos ayuntamientos, cuando sus compañeros gobiernan en el ayuntamiento vecino. En el caso de la oposición Rábago, nos consta que ha recibido incluso reprobaciones de militantes de su partido en alguna ocasión.

 

Con todo lo anterior quiero aprovechar esta columna para trazar una hoja de ruta para Liébana, que os propongo y que podemos debatir. Una hoja de ruta que cambie la tendencia y nos haga remontar el vuelo:

1-. Realizar un referéndum comarcal para la fusión de los siete ayuntamientos en uno solo. Se puede hacer a dos velocidades; integrando en un primer momento aquellos ayuntamientos que tengan sus cuentas saneadas y en sucesivas fases el resto.

2-. Un alcalde para 5.600 habitantes. Una oposición. Una única lista por partido para toda la comarca; se acabó la aritmética electoral. Puedes controlar el voto de 1.000 personas con favores y prebendas, pero no el de 5.600. La vida interna de los partidos sería más activa porque habría más intereses en juego y eso en democracia es bueno.

3-. Una vez formado el Ayuntamiento de Liébana, establecer un plan de choque a medio y largo plazo. Un solo presupuesto de mayor cuantía, permitiría desarrollar planes estratégicos de creación de empleo, mejoras de infraestructuras, incentivos empresariales, apoyo a las familias…

4-. Mayor control y fiscalización; los partidos en la oposición sabrían que se juegan mucho ante los ojos de los lebaniegos, así que tratarían de hacerlo lo mejor posible denunciando tratos de favor y potenciando así el uso de concursos públicos para todo, lo que ayudaría a la creación de nuevas empresas.

5-. El ahorro en sueldos de alcaldes, asesores y dietas, podría trasladarse a ayudas a los diferentes concejales, para que nadie trabaje por amor al arte y de verdad los ciudadanos puedan exigir a sus políticos el trabajo que se supone deben desempeñar. No queremos 7 alcaldes y 51 concejales de gratis. Queremos un equipo único que tome decisiones con miras, que cobren y respondan.

 

En definitiva una serie de políticas públicas que requieren de un esfuerzo conjunto y no atomizado, porque el tejido de Liébana no entiende de fronteras municipales. Nuestra realidad económica y geográfica está delimitada por fronteras naturales y a estas se tiene que acoplar nuestra realidad política.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.