DECLARACIÓN ZONA CATASTRÓFICA

ESPECIAL ARGAYO EN SEBRANGO

-Carlos M. Moreno Alles

-Analizamos la figura del real decreto que regula la declaración de zona catastrófica y las subvenciones que contempla

 

¿En qué consiste la declaración de zona catastrófica?

El Real Decreto 477/2007, de 13 de abril, modificó el Real Decreto 307/2005, de 18 de marzo, para dar una respuesta más eficaz a aquellas situaciones de emergencia o de naturaleza catastrófica. La administración central del Estado toma la iniciativa de este modo y a través de las Delegaciones del Gobierno afectadas, coordina las ayudas a los afectados.

La citada modificación apuntaba la preocupación del anterior ejecutivo de Rodríguez Zapatero para “extender el ámbito de protección de este real decreto a aquellos ciudadanos que han visto interrumpida bruscamente su actividad profesional a causa de un hecho catastrófico, coadyuvando, mediante la concesión de las subvenciones que se recogen en esta norma, al restablecimiento y pronta recuperación de su medio ordinario de subsistencia

 

¿Quién debe coordinar las actuaciones?

La Delegación o Subdelegación del Gobierno deberá coordinar las actuaciones de otras administraciones, organismos y sobretodo desde los momentos inmediatamente posteriores a la catástrofe, el impulso de los informes técnicos necesarios para valorar el daño subvencionable y la situación socioeconómica de los damnificados.

Para el caso del argayo de Sebrango y Los Llanos, sería el Delegado del Gobierno en Cantabria, Samuel Ruiz (PP), el que debería asumir este papel si se decidiera la petición formal de la declaración de zona catastrófica.

 

¿Quiénes pueden beneficiarse de las ayudas?

1-. Unidades familiares o de convivencia económica que sufran daños personales o materiales.

2-. Corporaciones Locales que acrediten escasez de recursos para hacer frente a los gastos derivados de la situación catastrófica.

3-. Personas físicas o jurídicas que requeridos por la autoridad competente, hayan llevado a cabo prestación personal o de bienes.

4-. Personas físicas o jurídicas titulares de establecimientos mercantiles, industriales o de servicios, con menos de cincuenta empleados.

5-. Comunidades de propietarios que hayan sufrido daños en elementos de uso común.

 

¿En qué supuestos se concederá subvención y cual será el máximo?

1-. Destrucción total de la vivienda. Hasta 15.120€

2-. Daños que afecten a la estructura de la vivienda. Hasta 10.320€

3-. Daños menos graves que no afecten a la estructura de la vivienda habitual. Hasta 5.160€

4-. Destrucción o daños en los enseres domésticos de primera necesidad. Hasta 2.580€

5-. Daños que afecten a elementos de uso común de una Comunidad de Propietarios. Hasta 8.000€

6-. Daños o destrucción de edificios y de instalaciones comerciales, industriales y de servicio, siempre que estuvieran registrados, en funcionamiento, con un número igual o inferior a cincuenta empleados e imprescindible que el titular del establecimiento tuviera contratada una póliza de seguro en el momento de la catástrofe. Hasta 8.000€

 

Carlos M. Moreno Alles,

administrador de Liebanízate

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.